19|1|2023

Vicentin zafó pero sigue esquivando balas a poco del cierre del concurso 

09 de junio de 2022

09 de junio de 2022

El presidente de la firma evitó las rejas. El juez le bajó el precio a la acusación y pidió no usar el fuero penal para otros fines. Espinas cerca del final. 

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Finalmente, Vicentin zafó. El juez penal de primera instancia Nicolás Foppiani dispuso la excarcelación del presidente del directorio, Omar Scarel, quien había sido detenido luego que la fiscalía le imputara desobediencia por haber avanzado presuntamente con la venta de acciones de una empresa del grupo para impulsar el concurso preventivo cuando una cautelar se lo prohibía. Todo se da a pocos días del límite para cerrar la propuesta concursal en una definición rociada de espinas, instancia que está abierta y promete mucha tensión en las decisiones judiciales y comerciales. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El respiro de los directivos de la cerealera llegó cuando el juez denegó la prisión preventiva y decretó la liberación inmediata de Scarel, más allá de que resolvió una fianza de 500 mil dólares. La imagen del presidente del directorio preso hubiese sido lapidaria para las aspiraciones concursales en momentos en que se espera la firma de los bancos extranjeros, principales acreedores, para cerrar la propuesta por el default de 1.500 millones de dólares. 

 

En el entorno a la concursada siguen sosteniendo que es animoso el impulso penal por estafas y otros delitos como el que se le imputó a Scarel. Por eso  arrojan suspicacias sobre la detención, e interpretan que se da en momentos en que algunos damnificados que no están de acuerdo con el desarrollo del concurso y por lo tanto intentan embarrar la cancha. Claro, tienen su razones, millones de razones. 

 

De hecho, hay una definición del juez que fue determinante y que empuña la cerealera: planteó que “cuesta creer pensar una maniobra tan burda” como la denunciada por la Fiscalía en parte porque el proceso concursal y penal es de público conocimiento y “está a la vista de todos”. Incluso, en ese sentido, habló de “un delito de ejecución imposible”. Hasta sugirió que no es preciso usar el sistema penal como forma de influir en otros fueros.

 

La imputación de la Unidad de Delitos Económicos y Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) lo señala por incumplir la orden judicial de 2020 que le prohibió a la firma vender sus activos para evitar un vaciamiento. La operación cuestionada es la venta de un porcentaje de Renova que aún conservaba Vicentin, a su socia estratégica Viterra. 

 

La Fiscalía entiende que es una venta y se incumplió la cautelar de no innovar por más que la operación deba ser aprobada en el marco del concurso. Allí se trabó la discusión. El propio Scarel dijo que la venta jamás se consumó, sólo se realizó un acuerdo de transferencia sujeto a condiciones. La firma no se fía por los pocos días que quedan hasta el vencimiento del período de exclusividad y, así, el escenario queda abierto: si los bancos internacionales aceptan la propuesta, la pelota quedará para el juez del concurso Fabián Lorenzini quien deberá definir si homologa o no el acuerdo, pero previamente tendrá la compleja tarea de acordar con la justicia penal levantar las cautelares.