20|6|2022

Larreta y Bullrich cruzaron disparos en la cena de la Fundación Libertad

10 de mayo de 2022

10 de mayo de 2022

El evento anual del think thank liberal reunió a las principales figuras de JxC, que hablaron en tono electoral. Milei, ausente. La interna, presente. 

La cena anual de la Fundación Libertad, que se realizó en el salón Gold Center de Parque Norte, fue el escenario de la interna que vive Juntos por el Cambio (JxC) de cara a las elecciones del próximo año. El think thank liberal reunió a los halcones y las palomas de la alianza opositora, con Patricia Bullrich, Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta como principales figuras, quienes dejaron expuestas sus diferencias al discutir sobre el dilema de cerrar o no la grieta.  

 

Sin Javier Milei, quien no aceptó la invitación al convite, el evento contó con la presencia de representantes empresariales, gobernadores y legisladores del arco opositor, quienes disfrutaron de un cocktail de bienvenida. Fue una oportunidad para ver a los presentes distendidos, cruzando sonrisas y abrazos, con un Macri solicitado y eludiendo definiciones sobre una eventual candidatura presidencial.

 

Luego, los invitados pasaron a otro salón, en un piso superior del complejo, donde se desarrolló la cena, otra ocasión de pacífica convivencia y sonrisas entre dirigentes. Cuando llegó el momento de los discursos, las diferencias entre los precandidatos ya lanzados a la carrera presidencial quedaron bien marcadas. 

 

Con su perfil moderado, el jefe de Gobierno porteño inauguró la ronda de exposiciones y envió un mensaje al interior de la coalición, en especial al sector más duro del PRO: "Se necesitan más agallas para dialogar con quien piensa distinto que para tirar piedras". De esta manera, destacó la necesidad de "terminar con la grieta" que “tanto daño le hace al país”.

 

“El próximo gobierno de la Argentina tiene que ser sí o sí un gobierno de coalición. La legitimidad que surge de una elección ganada con el 50% más uno de los votos ya demostró no ser suficiente para impulsar las transformaciones que necesita nuestro país. Sin apoyo político, no hay transformación posible ni sostenible”, sostuvo Larreta.

 

En esa línea, imaginando un futuro gobierno, el alcalde pidió mayor amplitud de la alianza con palabras directas al corazón del ala más dura de su espacio: “Con el kirchnerismo y con la izquierda, yo nunca me pondría de acuerdo. Esto no significa que vayamos a ganar la elección con el 70%. A partir de la primera vuelta, se pueden sumar voluntades para el ballotage. Y una vez ganada, hay que sumar a los que coincidan con nuestra visión de país y hay que integrarlos al gobierno. Hay que negociar, ceder poder para poder hacer”. De Milei, ni una palabra.

 

Y precisó: “Esto no puede ser una transacción, no se puede cambiar dos leyes por tres cargos, o que un gobernador apoye una ley por un puente; no se trata de juntar dirigentes de manera circunstancial. Se trata de construir un mandato social que una mayoría amplia del sistema político pueda expresar. Es algo probado que funcionó en muchos países. Además del típico ejemplo del Pacto de la Moncloa, también funcionó en Alemania, Israel y Chile.”

 

El guante que lanzó fue recogido con mucha celeridad por  Patricia Bullrich. Media hora después, la exministra de Seguridad se subió al escenario y le respondió: “No hay medias tintas. No podemos jugar al medio. El medio es la continuidad de la decadencia”. Acto seguido, opinó que “la grieta no es un invento de esta coalición, sino una construcción cultural de quienes hoy dominan el poder del gobierno para generar la idea transversal de un enemigo”. Sin vueltas, estableció que el próximo gobierno debe encarar “un cambio cojonudo”.

 

Sobre el cierre de la jornada y mientras los postres circulaban por las mesas, Macri tomó la palabra y se alejó de la moderación del alcalde porteño. "No siempre acompañar lo políticamente correcto, lo que suena bien y lo que evita los conflictos de crecimiento: hacer lo que hay que hacer”, afirmó el expresidente. Y agregó: “No hay magia. El último mago que tuvimos fue Diego Maradona y se nos fue”.

 

Además, Macri llamó a “reforzar los sistemas institucionales” porque sostuvo que “con la previsibilidad hay empleo porque hay inversión a largo plazo” y exhortó a “achicar el peso de los Estados en la vida de la gente, que están asfixiando al sector privado”. “Los Estados no pueden ser un lugar donde se reparten privilegios; no puede ser que los que están dentro del Estado sean ciudadanos de primera y los que están fuera, de segunda”, completó.

 

Estuvieron presentes los legisladores Ricardo López Murphy, Diego Santilli, Cristian Ritondo, Humberto Schiavoni, Federico Angelini, Rogelio Frigerio, Waldo Wolff y Hernán Lombardi, el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, los senadores Alfredo Cornejo, Luis JuezMartín Lousteau Maximiliano Pullaro y las senadoras Carolina Losada y Mariana Juri. También concurrió la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.