X

La medida alcanza a casi cuarenta médicos correntinos que trabajan en el sistema de salud chaqueño y fueron puestos en aislamiento. La decisión de Valdés que generó malestar con Capitanich.

Redacción 30/03/2020 11:13

La jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, decidió ordenarle al gobierno de Corrientes que levante la medida restrictiva que había dictado para casi 40 médicos que viven en esa provincia pero trabajan en el Chaco, quienes habían sido obligados a cumplir un aislamiento obligatorio.

En su resolución, la magistrada ordenó que el gobierno de Gustavo Valdes  “arbitre las medidas necesarias para permitir a los profesionales médicos la libre circulación hacia esta provincia para la prestación de los servicios esenciales de salud en los establecimientos en que ellos se desempeñan y su regreso hacia Corrientes”.

En medio de la pandemia, Nirempeger remarcó que “existen servicios esenciales que el Estado Nacional ha determinado que quedan exceptuadas de esas disposiciones, y el primero de ellos es el de atención de salud”.

La jueza también precisó que la medida tendrá vigencia hasta que finalice el aislamiento social, preventivo y obligatorio y/o se dicte sentencia definitiva, y ya cursó la documentación digital al gobernador Valdés y al Fiscal de Estado de Corrientes. 

La decisión de Valdés, que generó malestar con su par Jorge Capitanich, fue que las personas que viven en Corrientes y trabajen en Chaco cumplan la misma exigencia de quienes regresan de los países  con circulación viral como Estados Unidos o Europa, mientras  dure la emergencia sanitaria por el coronavirus. 

Esta situación fue advertida a Capitanich por parte de  dirigentes de la Asociación de Clínicas y Sanatorios y de  colegios profesionales como Federación Médica, quienes remarcaron el tremendo impacto en la capacidad de atención de muchos  servicios sanitarios por esta reducción de personal.

Previamente a la resolución, la administración de Valdés había defendido la medida restrictiva y anticipado su decisión de apelar la embestida judicial. “Este no es un conflicto -con el Gobierno del Chaco-; estamos trabajando de manera conjunta, pero en este punto yo no voy a dar el brazo a torcer, y esta va a ser la decisión del Gobierno de Corrientes”, dijo el mandatario.