Las bóvedas de la Argentina

Olor a dólares en el tesoro: plata en cajas de seguridad, clave para el éxito del blanqueo

Buena parte del dinero que permanece fuera del sistema está en el país, oculto en esos boxes de metal que guardan otros secretos de ahorristas desconfiados. Cómo es ese submundo opaco.

"Si tenés buen olfato, cuando entrás al Tesoro te das cuenta de que las cajas de seguridad están llenas de dólares: hay olor a billetes”. La descripción corresponde a un gerente bancario de la City porteña que acostumbra, por su tarea diaria, a traspasar la compuerta más preciada de una entidad financiera. Respondía sobre su visión particular respecto al éxito o fracaso del blanqueo de capitales que elevó al Congreso el Gobierno nacional. Es que las amnistías tributarias están erróneamente asociadas en forma directa con el retorno de capitales que permanecieron, por diferentes razones, en el exterior: la realidad indica que, de los cerca de 400 mil millones de dólares argentinos que están fuera del sistema (desde la década del 70 a hoy), hay muchas divisas que no están en otros países, sino aquí, pero lejos del sistema bancario -en colchones, en casas o invertidas en bienes. Y buena parte de esos dineros se guarda en cajas de seguridad dentro de bóvedas. Los que conocen este metier afirman que si el Ejecutivo logra captar estos fondos, obtendrá buenos niveles de blanqueo. De hecho, como ocurrió en otros blanqueos anteriores, la Casa Rosada llevó adelante sondeos entre los círculos empresarios, bancarios y de cercanía para medir potencialidad de dólares que podrían ser sujeto de amnistía impositiva. De esas rondas, surgió el número estimativo que sacó a relucir el Ministerio de Economía.

 

Los bancos, en general, son renuentes a otorgar datos sobre cajas de seguridad. Es un mundo extraño, privado, donde los boxes de metal tienen diferentes tamaños y capacidades. Son receptáculos en los que se han guardado cosas que van desde dólares y euros hasta joyas, revistas para adultos y películas. Eso es lo poco que pueden contar los banqueros. La única aproximación más o menos certera a este fenómeno apareció en el informe “Fuga de Capitales III”, que elaboró el desafortunadamente desaparecido Cefid-Ar, el centro de estudios de cifras y fenómenos bancarios que sustentaba la banca pública en la gestión del kirchnerismo. Allí se grafica, con los pocos números disponibles, la importancia de las cajas de seguridad para los argentinos. Existían hace unos diez años cerca de 515.000 cajas de seguridad en las instituciones bancarias del país: vale decir, una cada 80 habitantes. “La cifra es alta si se la compara con las de otros países. En Uruguay, por ejemplo, considerado hasta hace poco tiempo una guarida fiscal, existe una ‘caja de seguridad’ bancaria cada 168 habitantes. En España habría actualmente sólo 15.000 ‘cajas’”, precisa el trabajo.

 

Fuentes de la City consultadas por este portal explicaron que las cajas de seguridad tienen estatus de propiedad privada. En síntesis, son una variante más formal y segura que el dinero en el colchón. Pero este submundo de cajas privadas excede al sector bancario. En el microcentro porteño hay empresas especializadas que rentan estos lockers de dinero para aquellos intrépidos que incluso quieren resguardar identidad hasta en la ventanilla de entradas.

 

El negocio de cajas privadas se popularizó desde inicios de 2012 hasta fines de 2015, período en el que duró el cepo cambiario instaurado por el kirchnerismo. Buena parte de las cajas en depósitos privados están oficializadas pero muchas otras se manejan en la clandestinidad. Vale aclarar que no hay normativas del Banco Central (BCRA) que pongan límites a esa actividad.

 

@leandrorenou

 

 

El 20% de los hogares de bajos recursos puede perder los subsidios de luz y gas.
María Julia Cordero junto a funcionarios de Transporte de Javier Milei

También te puede interesar