Política

Julián Alvarez reconoció que hay desigualdad social y la oposición salió a cruzarlo

Letra P.- El camporista también reclamó a la Justicia un “mayor compromiso”. Relató que fue secuestrado en 2003. Desde la oposición le facturaron “la década ganada” en el plano social. También criticaron la política oficial en Seguridad.

El gobierno nacional, a través del viceministro de Justicia Julián Alvarez, admitió hoy que la Argentina “no es Suecia” sino “un país desigual”, donde “hay zonas de emergencia y vulnerabilidad que son focos donde se generan personas que delinquen”.

 

Alvarez, uno de los principales dirigentes de La Cámpora y miembro del Consejo de la Magistratura, aclaró que “uno no le puede pedir al Estado (que haga) lo que uno haría personalmente” con los ladrones, como aplicar “mano dura”, y reclamó un mayor compromiso de la Justicia.

 

“No vivimos en Suecia. En Argentina hay desigualdad. No podemos negar su existencia. La desigualdad es lo que produce que la persona se vaya por el camino equivocado, delinca”, sentenció el funcionario, quien contó duras experiencias personales con la inseguridad.

 

Contra la mano dura

 

El funcionario detalló que ya en 2003 -el año en que ganó las elecciones y asumió como presidente Néstor Kirchner- fue secuestrado durante 12 horas y que el ex marido de su madre fue asesinado, pero insistió en que “no se puede predicar desde situaciones personales”.

 

“Me agarraron en Lanús, al lado de mi casa, en 2003, estaba con el auto. Me secuestraron 12 horas, se pagó el rescate, etcétera. ¿Qué me pasó? Que cada vez que llegaba a mi casa y veía un auto estacionado, entraba corriendo. Y también lo mataron al ex marido de mamá”, señaló. “Pero yo no puedo predicar por eso. Yo como Estado tengo que pedir Justicia. La clave está en analizar lo que podés hacer antes y la respuesta es que se pueden hacer cosas con inclusión”, manifestó Alvarez.

 

En tanto, reclamó la ayuda de la Justicia para luchar contra la inseguridad, al advertir que “los pungas que están en la ciudad de Buenos Aires los meten presos y entran y salen, entran y salen”.

 

“Es un país desigual, donde efectivamente hay zonas de emergencia y vulnerabilidad que son focos donde se generan personas que delinquen”, afirmó el dirigente de “La Cámpora” en diálogo con radio La Red.

 

La oposición salió a cruzarlo

 

El diputado nacional por Unión PRO Cristian Gribaudo aseguró hoy que “es cierto lo que dice” el secretario de Justicia porque “con el kirchnerismo hay más pobreza estructural y la brecha entre ricos y pobres creció”.

 

Por su parte, el diputado nacional por la UCR Manuel Garrido señaló hoy que en el kirchnerismo “dicen década ganada, pero siguen hablando de desigualdad social”, y aseguró que el Gobierno nacional “no se hace cargo de su no política” en materia de seguridad.

 

Y la diputada massista Graciela Camaño sostuvo que “los que se están robando la Argentina no son esos focos de personas que delinquen, los que se están robando la Argentina son los que gobiernan mal, los que gobiernan con causas penales en la cabeza”.

 

Consideró hoy que Argentina “es un país desigual” donde “hay zonas de emergencia y vulnerabilidad que son focos donde se generan personas que delinquen”.

 

Agustín Spaccesi tiene la llave del cuórum esta semana, en la Legislatura de Córdoba.
José Luis Espert, diputado de La Libertad Avanza. 

También te puede interesar