Ciudad BA

La improvisación queda en evidencia mientras se inauguran más metrobus

Por CM.- Se demolerán paradores que fueron terminados el año pasado en la avenida Sáenz para construir un centro de transbordo. El Gobierno porteño ya había quedado en evidencia cuando anunció la traza sobre Cabildo.


La alternativa más barata y fácil de ejecutar para ordenar, en parte, el tránsito en las calles porteñas se convirtió en una política de estado para el Gobierno. Primero fue el metrobus de la avenida Juan B. Justo al que luego se sumaron el de la 9 de Julio y la zona sur.

 

Durante estos años la fiebre de sembrar carriles exclusivos para los colectivos por toda la ciudad fue acompañada por una campaña de difusión del sistema en cuanta convención asistieran los funcionarios de la subsecretaría de Transporte. Todo permitió que el metrobus porteño comience a proyectarse en las provincias e, incluso, a ejecutarse una obra en conjunto entre la ciudad y un partido cercano al jefe de Gobierno.

 

Pero en el camino la falta de previsión de los responsables de las obras, tal vez producto de las urgencias electoralistas, quedó demostrado en varias ocasiones. La última, y más reciente, es la reforma que comenzó a realizarse sobre la traza del Corredor Sur donde se construirá el Centro de Transbordo de la avenida Sáenz.

 

Allí ya culminó el ensanchamiento de veredas y en los próximos días se desmantelarán dos estaciones que fueron inauguradas el año pasado. La empresa adjudicataria de la obra es Bricons SA, la misma que tuvo a su cargo el proyecto del metrobus.

 

En el gobierno porteño argumentan que dicha modificación estaba prevista de antemano y que los paradores eran provisorios porque cuando se proyectó el metrobus sur la estación de la línea H de subte no estaba definida y había una posibilidad de que se instalara debajo de la avenida, como finalmente ocurrirá. Además aseguran que las estaciones no serán demolidas en su totalidad sino desmontadas para luego reutilizar las estructuras en el metrobus que se construirá en la avenida San Martín. Esto incluye columnas, luminarias, cubierta, tableros, mobiliario y barandas.

 

En su momento, las obras del Corredor Sur fueron adjudicadas a Bricons-Miavasa por $118.000.000, pero tuvo un costo final superior a los $ 223.000.000. La traza tiene 23 kilómetros y 49 paradas, por lo que se invirtió cerca de $ 10.000.000 por kilómetro, $ 4.500.000 por parada y $ 1.000.000 por cuadra. Para la construcción de los nuevos paradores del Centro de Transbordo –que será utilizado por unos 350.000 pasajeros entre colectivos, ferrocarril Belgrano Sur y futura línea H- se desembolsarán $40.000.000.

 

Meses atrás el Gobierno había dado otra señal de su falta de previsión cuando anunció la construcción de metrobus sobre Cabildo que más tarde recibió el nombre de Corredor Norte. Esa traza con carriles exclusivos era una de las cuatro que hasta 2015 se irían inaugurando paulatinamente –las otras en las avenidas San Martín y Paseo Colón, y la autopista 25 de Mayo-.

 

El año, no es casual. Nadie pensó, o a nadie le importó, que en la avenida se había construido el boulevard que separa ambas manos y que aún no estaban terminados. Esa obra costó, al menos, $5.000.000.

 

Por otra parte ayer se publicó en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires el llamado a licitación para ejecutar la obra de la avenida Cabildo entre General Paz y Monroe, que continuará por la avenida Maipú hasta la calle Villate en Vicente López, donde el intendente es Jorge Macri, el primo del jefe Mauricio. El costo estimado de la obra es de $ 220.000.000 y tiene un plazo de ejecución de cuatro meses.

 

¿La ciudad financiará una obra en Vicente López? Sí, en parte. El municipio destinará unos $30.000.000 para acondicionar las veredas y realizar obras hidráulicas para prevenir futuras inundaciones, mientras que el Gobierno porteño destinará un monto similar para la construcción de los paradores del lado de provincia. Suena raro, pero la operación se lleva adelante por medio de un convenio entre ambas jurisdicciones al entender que así se ordenaría el flujo de vehículos y pasajeros que recorren a diario Cabildo y Maipú.

 

La administración desprolija de los recursos destinados al metrobus fue una característica de la gestión Mauricio  Macri y de la subsecretaría de Transporte encabezada por Guillermo Dietrich. Vale hacer un repaso de lo que sucedió en 2013 cuando se inauguraron los carriles de Juan B. Justo y 9 de Julio con una inversión total de 418.000.000 de pesos, alrededor de $ 200.000.000 por encima del valor inicial de adjudicación de obras.

 

El tramo de la 9 de Julio tuvo un costo final de $ 195.000.000 para unir Constitución con Retiro cuando había sido adjudicado a la empresa Riva SA por $ 115.000.000. Con 17 paradas y un recorrido de tres kilómetros, tuvo un costo de $65.000.000 por kilómetro, $ 11.500.000 por parada o $ 6.500.000 por cuadra. En el monto final está incluido el presupuesto destinado a la construcción de la playa subterránea de estacionamiento para combis, calculado en $ 127 millones.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar