X
Sobre la hora, el presidente asomó la trompa en la campaña santafesina. Habló con una radio del norte provincial. Promete un vínculo "sin doble discurso" con el ganador.
Por 14/06/2019 9:56

A su manera y a distancia, el presidente Mauricio Macri se inmiscuyó en la campaña electoral santafesina. A horas del arranque de la veda, pidió el voto para el candidato de Cambiemos José Corral, y ninguneó a sus dos adversarios, el peronista Omar Perotti y el socialista Antonio Bonfatti. “No los conozco, la verdad que he tenido muy poca relación con ambos (...) Espero que (la genet) elija a Corral”, dijo el mandatario durante una entrevista con Reconquista Hoy.

 

 

En rigor, siempre tuvo un elogioso concepto del rafaelino, al que deseó incluso sumarlo al armado de Cambiemos cuando el sello, en un pasado no tan lejano, arrasaba con todo lo que encontraba a su paso. Con Bonfatti, en cambio, la relación siempre fue fría. Porque, en un momento, cuando el gobernador Miguel Lifschitz se esforzaba en cuidar su vínculo con la Casa Rosada, el candidato socialista no paraba de fustigar la gestión nacional.

“Yo espero que elijan a Corral, pero con el que elijan voy a tener la misma actitud que he tenido con todos desde el primer día, con la verdad sobre la mesa, sin doble discursos”, cerró el presidente.

Macri: a Perotti y a Bonfatti "no los conozco; espero que elijan a Corral"

Sobre la hora, el presidente asomó la trompa en la campaña santafesina. Habló con una radio del norte provincial. Promete un vínculo "sin doble discurso" con el ganador. 

A su manera y a distancia, el presidente Mauricio Macri se inmiscuyó en la campaña electoral santafesina. A horas del arranque de la veda, pidió el voto para el candidato de Cambiemos José Corral, y ninguneó a sus dos adversarios, el peronista Omar Perotti y el socialista Antonio Bonfatti. “No los conozco, la verdad que he tenido muy poca relación con ambos (...) Espero que (la genet) elija a Corral”, dijo el mandatario durante una entrevista con Reconquista Hoy.

 

 

En rigor, siempre tuvo un elogioso concepto del rafaelino, al que deseó incluso sumarlo al armado de Cambiemos cuando el sello, en un pasado no tan lejano, arrasaba con todo lo que encontraba a su paso. Con Bonfatti, en cambio, la relación siempre fue fría. Porque, en un momento, cuando el gobernador Miguel Lifschitz se esforzaba en cuidar su vínculo con la Casa Rosada, el candidato socialista no paraba de fustigar la gestión nacional.

“Yo espero que elijan a Corral, pero con el que elijan voy a tener la misma actitud que he tenido con todos desde el primer día, con la verdad sobre la mesa, sin doble discursos”, cerró el presidente.