X

Los borrados de diciembre

Los borrados de diciembre

04/01/2019 20:27

 

Finaliza diciembre y, contra muchas predicciones, ha transcurrido sin grandes conflictos sociales. Qué pasó, por qué, quién o quiénes se beneficiaron y quiénes perdieron son algunas de las preguntas que podemos hacernos.

El cuadro social es muy grave desde hace varios meses: inflación, despidos, crecimiento de la desocupación y la pobreza, cierre de escuelas nocturnas en la Ciudad y, como postre, el anuncio de nuevos aumentos de tarifas para el año que viene. Parafraseando al ministro Dujovne, con el ajuste que se hizo cualquier otro gobierno hubiese caído.

Obviamente el oficialismo no estuvo de brazos cruzados y, especialmente, atendió la situación de los sectores más vulnerables con alimentos, bono de fin de año, etcétera. Pero llama mucho la atención la conducta del kirchnerismo, que pide profusa y constantamente que en el 2019 se vaya Mauricio Macri

Su flamante y reincidente aliado Hugo Moyano, Hugo Yasky, Sergio Palazzo, Juan Carlos Schmid, es decir, el brazo sindical kirchnerista, se borró de la calle durante diciembre pese a que, meses atrás, pronosticaban rayos, centellas y estallidos para esta fecha. Lo mismo ocurrió con los movimientos sociales comandados por Juan Grabois, que están cada vez más jugados con la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner. Ni siquiera durante el funcionamiento del G20 se salieron de la orientación de actividades en locales cerrados que definió "La Jefa".

Ya son varios los sondeos de opinión pública que vienen alertando del hartazgo de una gran parte de la sociedad con la famosa "grieta" que representan Macri y Cristina. Particularmente, hay uno realizado por Gustavo Córdoba que refleja la caída de imagen de esas dos figuras y, a la vez, que esa mayoría que los rechaza no encuentra todavía ningún otro candidato que la interprete.

Claro que no todo permanece igual para siempre, por eso CFK ha decidido no atizar el fuego social y las movidas callejeras, pues es conciente que el deterioro abrupto de Macri no implica que sus votatantes migren a su redil, sino que existen más posibilidades que lo hagan hacia otro espacio.

Del mismo modo, Macri resiste la presión de Elisa Carrió, Clarín y del exterior para que se encarcele a Cristina, pues sabe que en el temor de la vuelta de la ex presidenta al gobierno en amplios sectores de la sociedad es que anida parte de su suerte electoral.

Como decía el general Perón, gran conocedor de la cultura de los justicialistas, a veces parece que nos estamos peleando pero en verdad nos estamos reproduciendo. Podría decirse que Macri y Cristina, con sus declaraciones duras, parece que se están peleando. En parte es así, pero mas allá de la batalla verbal se están sosteniendo por conveniencias mutuas. Estrategias electorales que le dicen.

Claro que de acá a octubre media todavía la fragilidad del frente externo de la economía argentina, el ajuste que aún falta aplicar, la voluntad y la inteligencia de quienes nos proponemos construir una alternativa que nos saque de las opciones del ajuste del presente macrista o del fracaso del pasado kirchnerista.

Los borrados de diciembre

Secretario general del Movimiento Libres del Sur

 

Finaliza diciembre y, contra muchas predicciones, ha transcurrido sin grandes conflictos sociales. Qué pasó, por qué, quién o quiénes se beneficiaron y quiénes perdieron son algunas de las preguntas que podemos hacernos.

El cuadro social es muy grave desde hace varios meses: inflación, despidos, crecimiento de la desocupación y la pobreza, cierre de escuelas nocturnas en la Ciudad y, como postre, el anuncio de nuevos aumentos de tarifas para el año que viene. Parafraseando al ministro Dujovne, con el ajuste que se hizo cualquier otro gobierno hubiese caído.

Obviamente el oficialismo no estuvo de brazos cruzados y, especialmente, atendió la situación de los sectores más vulnerables con alimentos, bono de fin de año, etcétera. Pero llama mucho la atención la conducta del kirchnerismo, que pide profusa y constantamente que en el 2019 se vaya Mauricio Macri

Su flamante y reincidente aliado Hugo Moyano, Hugo Yasky, Sergio Palazzo, Juan Carlos Schmid, es decir, el brazo sindical kirchnerista, se borró de la calle durante diciembre pese a que, meses atrás, pronosticaban rayos, centellas y estallidos para esta fecha. Lo mismo ocurrió con los movimientos sociales comandados por Juan Grabois, que están cada vez más jugados con la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner. Ni siquiera durante el funcionamiento del G20 se salieron de la orientación de actividades en locales cerrados que definió "La Jefa".

Ya son varios los sondeos de opinión pública que vienen alertando del hartazgo de una gran parte de la sociedad con la famosa "grieta" que representan Macri y Cristina. Particularmente, hay uno realizado por Gustavo Córdoba que refleja la caída de imagen de esas dos figuras y, a la vez, que esa mayoría que los rechaza no encuentra todavía ningún otro candidato que la interprete.

Claro que no todo permanece igual para siempre, por eso CFK ha decidido no atizar el fuego social y las movidas callejeras, pues es conciente que el deterioro abrupto de Macri no implica que sus votatantes migren a su redil, sino que existen más posibilidades que lo hagan hacia otro espacio.

Del mismo modo, Macri resiste la presión de Elisa Carrió, Clarín y del exterior para que se encarcele a Cristina, pues sabe que en el temor de la vuelta de la ex presidenta al gobierno en amplios sectores de la sociedad es que anida parte de su suerte electoral.

Como decía el general Perón, gran conocedor de la cultura de los justicialistas, a veces parece que nos estamos peleando pero en verdad nos estamos reproduciendo. Podría decirse que Macri y Cristina, con sus declaraciones duras, parece que se están peleando. En parte es así, pero mas allá de la batalla verbal se están sosteniendo por conveniencias mutuas. Estrategias electorales que le dicen.

Claro que de acá a octubre media todavía la fragilidad del frente externo de la economía argentina, el ajuste que aún falta aplicar, la voluntad y la inteligencia de quienes nos proponemos construir una alternativa que nos saque de las opciones del ajuste del presente macrista o del fracaso del pasado kirchnerista.