OMAR PEROTTI

“Con el peronismo unido, en Santa Fe no se habla más de polarización; la pelea es entre tres”

Por Gabriela Pepe.- A dos semanas de las PASO provinciales, el candidato a gobernador asegura que Del Sel “viene bajando” en las encuestas, que el FPV tiene chances de volver a pelear por el poder y que el tiempo del socialismo ya terminó. Reutemann y las peleas internas.

Desde que perdió el poder a manos de Hermes Binner, en el año 2007, el peronismo de Santa Fe no pudo volver a recuperar su caudal de votos en elecciones generales. Producto de feroces internas, entre otros factores, perdió casi 20 puntos entre esa elección y la que tuvo lugar cuatro años después, en la que el Frente Progresista retuvo la gobernación con lo justo, frente a aparición del fenómeno Miguel del Sel.

 

Aquel 22 por ciento en las ejecutivas de 2011 se repitió en las legislativas 2013, generó una crisis interna y provocó el debate sobre la necesidad de limar las asperezas y volver a competir por la gobernación con una lista de unidad. Con María Eugenia Bielsa fuera de juego, el Frente Justicialista para la Victoria eligió como candidato para 2015 a Omar Perotti, diputado nacional y ex intendente de Rafaela, que tiene el desafío de devolverle al peronismo su protagonismo en la provincia.

 

“El PRO quiere plantear una polarización, antes del cierre decían que el peronismo volaba en mil pedazos, querían llevarse una parte. Pero no se fue nadie, todos los candidatos a intendente forman parte de nuestro espacio”, dice Perotti, vía telefónica desde Rosario, metido de lleno en las últimas dos semanas de campaña. La foto de la unidad se verá el lunes 6 en una actividad en el teatro ATE Casa España, en la capital provincial, donde habrá representantes de los 363 pueblos y municipios santafesinos y candidatos a senadores provinciales. Los dirigentes firmarán un compromiso de inclusión educativa como parte de una hipotética primera acción de gobierno.

 

-Usted dice que el escenario de polarización entre el Frente Progresista y el PRO cambió, ¿por qué?

 

-Hay una clara intención del PRO de plantear ese escenario. Antes de nuestro cierre ellos decían que todo el peronismo se pasaba al PRO; los intendentes, los senadores. Sin dudas estaban interesados en llevarse un pedazo. Pero el peronismo alcanzó la unidad y la realidad es que todos los intendentes, presidentes comunales y la mayoría de los senadores hoy están formando parte de nuestra lista. No se pasaron a otra fuerza política. En la provincia no se habla más de polarización, va a haber una pelea entre tres.

 

-Pero el peronismo quedó en un escenario complicado, más aún después de la renuncia de Bielsa.

 

-Fue mucho más mediático que otra cosa, tenemos 473 listas que nos  acompañan en todo el territorio provincial. Todos sabíamos que cuando nos pusiéramos en campaña, tanto con María Eugenia como conmigo, el peronismo iba a empezar a crecer, que es lo lógico. Estamos en una tendencia de crecimiento pero lo más importante es que yo todavía tengo un 30 por ciento de desconocimiento. Eso es favorable. Del Sel, por ejemplo, ya no puede crecer más porque alcanzó el 100 por ciento de conocimiento. Por el contrario, está bajando. El peronismo está unido y entusiasmado. Partimos del hecho de que ganamos las dos últimas PASO, con más del 40 por ciento.

 

-Pero eso después no se reflejó en las elecciones generales, ¿por qué?

 

-Nuestro principal error fueron las peleas, las divisiones internas. Las PASO fueron muy duras y, entre las PASO y la elección general hay muy poco tiempo. Después de internas tan duras fue muy difícil unificar, lograr que un candidato pudiera cerrar heridas y erigirse como el que representaba a todos. Es una lección aprendida. Estoy convencido de que podemos recuperar nuestro lugar.

 

-Cómo evalúa el fenómeno Del Sel? ¿Le sacó votos al peronismo?

 

-Su primera aparición fue en el marco de candidatos que no terminaban de cerrar en ese momento. Ni (Agustín) Rossi ni (Antonio) Bonfatti generaban mayores expectativas. Ahí apareció Del Sel como opción, pero en 2013 cayó mucho en votos. Y en las primeras mediciones de este año tampoco se tuvo en cuenta al candidato del peronismo. Todas eran entre Del Sel y el socialismo. Frente a ese escenario, quien quería demostrar su disconformidad, automáticamente se pronunciaba por Del Sel.

 

-Porque el peronismo no definía su candidato.

 

-Claramente. Desde que se definió, comenzó el crecimiento. Hoy, frente a esa instancia de cambio, el santafesino sabe que tiene opciones de personas con experiencia, con amplitud. Todos saben que soy una persona de diálogo con todos los sectores de la sociedad. Y que tanto mi compañero de fórmula, Alejandro Ramos, que fue intendente de Baigorria, Héctor Cavallero, de Rosario, como yo tuvimos que hacernos cargo las intendencias en momentos muy difíciles y los tres devolvimos mejores ciudades a nuestra comunidad.

 

-¿Su candidatura expresa a todas las líneas del peronismo?

 

-A los que estamos al lado de la Presidenta, los que no están tan cerca y los que están más lejos. Estamos todos con el compromiso de recuperar la provincia.

 

-¿Cómo impactó en el PJ la decisión de Carlos Reutemann de apoyar el PRO?

 

-Es una decisión personal que uno no comparte. Creo que el peronismo no tiene motivos para estar afuera de la fórmula que hemos armado, sobre todo después de ver todo lo que se ha unido al PRO y el acuerdo con el radicalismo. Si hay algo claro en el peronismo es la divisoria de aguas en un esquema electoral, uno sabe dónde hay que estar y pertenecer.

 

-¿Qué peso puede tener lo de Reutemann sobre la elección de la provincia?

 

-Esta provincia es muy exigente. Vos te podés sacar la foto con quien quieras pero Santa Fe no elige delegados. Nadie va a elegir ningún delegado de Macri ni de Reutemann, la gente va a elegir gobernador. No hay que hacerse ilusiones con que si te sacaste la foto con fulano, eso funciona. Eso ya nos pasó a nosotros. Rossi se ha sacado todas las fotos con Cristina y después (en 2011) sacó 22 puntos. A los 20 días, Cristina ganó la elección en Santa Fe con el 39 por ciento, el resultado que se había dado en las PASO. Es la señal más clara de que eso no le funciona a nadie: ni a Binner, ni a Macri, ni a Reutemann y tampoco nosotros. Creo que el santafesino va a buscar otra cosa y nosotros tenemos mucha experiencia de gestión para ofrecer.

 

-El Frente Progresista refrendó su liderazgo desde 2007 para acá, ¿por qué cree que puede cambiar ese escenario?

 

-Sí, yo respeto eso. Es una fuerza que uno respeta, pero yo esperaba que hicieran mejor las cosas, pensé que iban a hacer más. Incluso hasta entiendo la posición del santafesino, cuatro años atrás, cuando decidió darles una oportunidad más. Si al peronismo le había dado antes mucho tiempo, por qué no darle un período más al socialismo. Me parecía dentro de lo lógico pero ocho años ya son muchos, creo que el tiempo terminó. Es una provincia que se recibió con muchos recursos. El socialismo gobernó en el momento de los mayores presupuestos de la historia de la provincia y no los priorizó bien.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar