Municipios

A 2 años de la inundación, en La Plata ya no se ven pecheras de La Cámpora

Letra P.- Llamativamente las organizaciones políticas que en los días posteriores a la tragedia aparecieron en todos los medios de comunicación mostrándose solidarios con los damnificados, nunca más volvieron a decir presente cada vez que se conmemora una nueva fecha recordatoria de la tormenta. Este último jueves fueron los militantes de izquierda y algunas otras fuerzas opositoras quienes estuvieron en plaza Moreno.

No deja de ser tal vez un dato de color a la hora de pasar lista y anotar presencias y ausencias en el punto de encuentro que mes a mes reúne a los familiares de las víctimas de la peor catástrofe en la historia de la capital provincial. Pero que en definitiva deja al descubierto el verdadero compromiso y responsabilidad que tienen unos y otros, implicados directa o indirectamente con el antes, durante y después de aquella noche de abril de 2013.

 

Este jueves se recordaron los primeros 2 años de la inundación y en plaza Moreno se realizaron diversas actividades que empezaron desde temprano y culminaron con la movilización hacia Casa de Gobierno. En el centro de la ciudad de las diagonales se reunieron familias, curiosos y militantes de varios partidos políticos que encabezaron reclamos artísticos, charlas abiertas y mini espectáculos.

 

El Frente de Izquierda junto al PTS, al PO, a la Izquierda Socialista, al MAS, Libres del Sur, la Juventud Radical, FAP y Patria Grande, entre otros, fueron algunos de los bandos que coparon en distintos puntos el espacio frente a la municipalidad. No estuvieron quienes hace dos años capitalizaron fuertemente toda la atención, colaborando en la distribución de donaciones para los barrios más afectados del temporal, utilizando remeras, pecheras y banderas distintivas, lo cual generó una gran polémica por el rechazo que causó en mucha gente, poniendo en el centro del debate la presunta utilización política que hacía el kirchnerismo de la tragedia.

 

“El que especula medio centímetro con la tragedia es un reverendo hijo de puta”, le había dicho a este portal el diputado provincial del FAP Marcelo Díaz, en el medio de aquella polémica, con cruces mediáticos y hasta disputas violentas entre distintas agrupaciones políticas que participaban de la ayuda para los damnificados de la feroz inundación.

 

“La dirigencia política lo que no tiene que hacer es el papelón que hizo, con peleas de punteros a ver quién le da donación a quién”, reprochó por aquel entonces el legislador, refiriéndose primero a la polémica generada alrededor de las pecheras de La Cámpora en la Facultad de Periodismo de la UNLP y luego al ataque protagonizado por gente que respondía al dirigente gremial Juan “Pata” Medina contra voluntarios que repartían donaciones y militantes de Unidos y Organizados.

 

Teniendo en cuenta que los principales dirigentes K aquel entonces ignoraban esas acusaciones y decían que realmente estaban comprometidos con las víctimas, trabajando sin parar desde aquella casa de estudios -que funcionó como punto neurálgico para la planificación de la tarea-, ahora resulta al menos llamativo cómo los miles de jóvenes que participaron de esas cansadoras jornadas hoy brillan por su ausencia en las convocatorias para reclamar memoria, verdad y justicia; al igual que los referentes, que a lo largo del mes de abril de 2013 difundían activamente los trabajos por todos los medios.

 

El mismísimo vicepresidente Amado Boudou, junto a los ministros de Educación, Alberto Sileoni, de Desarrollo Social, Alicia Kirchner y de Justicia, Julio Alak, entre otros, se habían acercado a la ciudad para acompañar a los militantes. Hoy, ninguno de ellos realizó siquiera reflexión alguna a modo de recordatorio de las 89 víctimas. Silencio que fue extensivo a la presidenta Cristina Fernández y al gobernador Daniel Scioli. Por su parte, el intendente local Pablo Bruera encabezó tímidamente un efímero acto durante la mañana -al que no convocó a nadie-.

 

Precisamente esos tres dirigentes fueron los acusados en la lectura final del comunicado de los familiares de víctimas en el acto de plaza Moreno como los principales responsables de la inundación. Y la multitud presente los silbó, porque no había nadie que los aplaudiera.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar