Economía BA

Las ventas minoristas bonaerenses registran una caída del 2,6%

Es durante los primeros ocho meses de 2017. Así se desprende de un informe de la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA). En agosto, la contracción fue del 0,9%.

De acuerdo a un informe dado a conocer por la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA), el volumen de ventas minoristas bonaerenses durante los primeros ocho meses de 2017 acumula una caída del 2,6%, comparado a igual periodo de 2016. En tanto, en agosto, el retroceso fue del 0,9%. La entidad vaticina una “tibia mejora” en los próximos meses, pero advirtió que “persisten señales de alerta debido a los niveles de inflación que siguen deteriorando el poder adquisitivo”.

 

Asimismo, FEBA indicó que, luego de varios meses, algunos rubros relevados mostraron crecimiento: Construcción aumentó un 1 por ciento, al tiempo que Alimentos y Bebidas creció un 0,4 por ciento. Las caídas más significativas se dieron en Calzado y Marroquinería (-2,7 por ciento) y Bazar y Juguetería (-1,9 por ciento).

 

Asimismo, un 46 por ciento de los comercios minoristas consultados por FEBA señaló que sus cantidades vendidas se redujeron y un 31 por ciento que aumentaron. Mientras tanto, el 41 por ciento expresó que su nivel de rentabilidad disminuyó en julio de 2017 respecto a igual período de 2016 y un 23 por ciento contestó que creció.

 

En tanto, las ventas de los supermercados de los 24 partidos del Gran Buenos Aires disminuyeron interanualmente un 1 por ciento en junio. De esta manera, se registró una caída real del 5,8 por ciento en el primer semestre del año.

 

La entidad económica observó una disminución en el ritmo de caída de las ventas minoristas en el Gran Buenos Aires en los últimos meses, considerando que algunos rubros como “Construcción” y “Alimentos” empiezan “a mostrar señales positivas luego de muchos meses”. No obstante, aclararon que dichos guarismos son en parte producto de los niveles bajos de comparación de 2016.

 

FEBA consideró que “para los próximos meses se espera una tibia mejora, motorizada en parte por la evolución positiva de diversos indicadores de actividad de otros sectores como Construcción y ciertos rubros de la industria que podrían traccionar levemente la demanda”.

 

“Sin embargo, persisten señales de alerta debido a los niveles de inflación que siguen deteriorando el poder adquisitivo, los bajos niveles de rentabilidad de los comercios y las importaciones crecientes de bienes de consumo final”, puntualizaron.

 

Nicolás Posse y Eduardo Rodríguez Chirillo
Javier Milei en el almuerzo organizado por el Consejo del Comercio y la Producción (Cicyp). 

También te puede interesar