El tipo de cambio PRO

Los “heterodoxos” del Gobierno pronostican un dólar por sobre los $15 para fin de año

Con la divisa clavada en $14, las líneas más y menos conservadoras del gabinete económico pujan por el valor que debería tener. Prat Gay versus el tándem Frigerio-Cabrera.

La situación cambiaria entró en un limbo. Una tensa calma que le sirvió al Gobierno para mostrar cierta estabilidad de la moneda desde que se produjo la devaluación hasta hoy. Fue clave el incremento en las tasas de interés que vino aplicando hasta hace un tiempo el Banco Central (BCRA), pero para la próxima fase -el segundo semestre- el Ejecutivo nacional empezará a virar en su política dólar-peso. Como casi todo en el frente Cambiemos, qué hacer con la cotización de la divisa extranjera también se ha transformado en un puja entre dos bandos cada vez más marcados: los más “ortodoxos” y  los más “heterodoxos”, una descripción simplista pero aplicable conceptualmente a las dos vías de pensamiento económico que conviven en la definición de diferentes aspectos de la política oficial.

 

Fuentes del equipo económico del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, consideraron, ante la consulta de Letra P, que va a haber un incremento paulatino de la divisa. La perspectiva es que se acomode cerca de los $16, el valor que alcanzó el dólar horas después de abierto el cepo cambiario. Casi a diario, el funcionario recibe consultas de sectores de la economía, sobre todo de los exportadores, que sondean qué política aplicará el Gobierno para el tipo de cambio. Esos rubros, entre ellos el agro, leen que los altos niveles de inflación desde la devaluación a hoy ya exterminaron la competitividad que se había ganado hace unos meses. Lógicamente, el Gobierno no esperaba un alza de precios tan desbocada que se comiera un tipo de cambio nuevo en tan poco tiempo.

 

En la otra esquina, tanto en el Ministerio de la Producción, que está a cargo de Francisco Cabrera, como en la cartera del Interior, que es conducida por Rogelio Frigerio, la mirada es más gradualista. En esas áreas le avisan al Presidente que hay que generar un escenario de mayor inversión local para ganar competitividad. Hoy, Mauricio Macri se debate entre esos dos fuegos, bien distintos en la concepción de los problemas de la economía actual.

 

Hace unos días, en el boletín de la consultora Analytica, fundada por el ahora mano derecha de Frigerio, Ricardo Delgado, se publicó un interesante análisis respecto al dólar y su evolución. Allí se destaca una realidad que pocos observan: hoy, al Gobierno no le faltan dólares, le falta inversión genuina. “A poco menos dos meses de salir del default estamos embuchados de dólares. El mercado cambiario luce un exceso de oferta de divisas que presiona a la baja al tipo de cambio pese a las compras del BCRA. Si bien incide la temporada alta de la liquidación de agro-dólares, la novedad pasa por el financiamiento externo. Este contexto de ingreso de capitales recién empieza y se irá consolidando en los próximos meses con mayor participación de la inversión directa y de financiamiento a largo plazo”, destaca la consultora, y agrega que “Argentina aprovecha así un entorno financiero global con elevada liquidez que le permitirá financiar el déficit en cuenta corriente y las necesidades financieras en pesos del sector público y privado. Esperamos que el ingreso de capitales se mantenga y con ello el tipo de cambio no tendrá grandes fluctuaciones, previendo que la cotización del dólar termine el año en $15,3”.

 

El problema de fondo de este supuesto dólar barato es que las reservas del Banco Central siguen perdiendo fondos en acciones que la gente tomaba en moneda extranjera cuando la divisa cotizaba a $10: por ejemplo, viajes al exterior y otro tipo de operaciones en dólares. Todas cuestiones que se debaten sotto voce, pero que en breve empezarán a tomar cuerpo en medidas y movimientos de la moneda.

 

 

 

 

 

El desempleo como resultado de la contracción económica.
Quiénes son los socios de Raúl Jalil para la explotación del litio en Catamarca

También te puede interesar