Legislatura BA

El massismo tampoco cede: la disputa por los cargos sigue trabando el Presupuesto de Vidal

En medio de la puja por la vicepresidencia de la Cámara baja bonaerense que mantiene congelada la sanción de la ley de leyes, el Frente Renovador juega su parte y por ahora no deja la conducción.

El martes último, mientras corrían las negociaciones –sin suerte- entre distintos bloques legislativos para preparar la sesión enn la que se debería haber votado el Presupuesto bonaerense, tal como anhelaba Cambiemos, hubo otra gestión que tampoco corrió con fortuna: el enroque de autoridades en la Cámara de Diputados. Desde el oficialismo le pidieron al presidente de la Cámara que avanzara con los trámites para lograr la llegada del vidalista Manuel Mosca (actual vice) a la conducción, pero Jorge Sarghini fue claro al responder que no renunciaría hasta tanto no tuviese, sobre su escritorio, las dimisiones del resto de las autoridades; todo ante el temor de que Cambiemos negociara con el FpV-PJ para dejar afuera al espacio de Sergio Massa

 

Como contó este medio, el peronismo se le plantó a la gobernadora María Eugenia Vidal y, por el momento, en unidad legislativa, no le votará el Presupuesto ni el endeudamiento hasta tanto le aseguren la vicepresidencia de la Cámara de Diputados. La ecuación que hacen en la oposición es simple: juntando a los tres bloques, los peronistas reúnen 36 diputados que le permiten convertirse en primera minoría. Con ese número, reclaman la co-conducción de la Cámara. 

 

Pero el acuerdo que trazó la gobernadora Vidal fue con Massa y no con el PJ. En ese esquema, para asegurar que Mosca sea el presidente de la Cámara y como los mandatos son por dos años, Sarghini debe renunciar a la presidencia. Es algo que efectivamente hará, pero cuando haya reales garantías.

 

El martes, al calor de las conversaciones, hubo una reunión informal donde Cambiemos le pidió a Sarghini preparar su renuncia para que al día siguiente –durante la sesión- Mosca pudiera asumir. Pero el diputado y hasta ahora presidente del cuerpo dijo que no. 

 

La presión del peronismo para tener la vicepresidencia del cuerpo por una cuestión de representatividad apuró a Cambiemos y alertó al massismo. Ése fue el principal motivo. En el bloque del tigrense, querían ver primero las renuncias del resto de los vicepresidentes. 

 

Sin embargo, Cambiemos no romperá relaciones con el Frente Renovador por este tema, pero de esta manera tampoco saldrá del laberinto en el que se metió. Hasta el momento, no hay fecha programada de sesión. Las negociaciones están estancadas. El massismo desliza que respetará el acuerdo, que dejará la presidencia, como lo informó semanas atrás el propio Sarghini al resto de los presidentes de bloque en un almuerzo en la residencia de Diputados, y que le votará el Presupuesto y el endeudamiento al Ejecutivo. Antes, tienen que haber garantías. 

 

Las Más Leídas

También te puede interesar