GUERRA DE ECONOMISTAS

Lavagna-Prat Gay, la trastienda de un odio mutuo que empezó con un “no” de Kirchner

Los que conocen a ambos no se asombran: “Aunque piensan parecido, se detestan”, afirman. El affaire de la conformación del directorio del Banco Central en 2004 y las críticas a un bono de la deuda.

Roberto Lavagna habla muy poco en público. Por cuestiones hasta de estilo personal. Inicialmente, se tomó un tiempo prudencial para ver cómo jugaría el Gobierno en materia económica. El Frente Renovador fue, en los primeros meses de gestión de Mauricio Macri, un observador, un acompañante crítico moderado. Pero hace unos días el ex ministro de Economía explotó en cuestionamientos de base a la política económica de Cambiemos. Dijo que el modelo le recuerda en parte a los años ´90 y a la dictadura militar. Y el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, salió a cruzarlo con golpes al aire, como un boxeador grogui. Lo acusó de hablar como Hebe de Bonafini.

 

El contra-ataque fue masivo: el propio Macri les pidió a sus referentes de distintos ámbitos que salgan a cruzarlo a Lavagna. El más elegante y responsable, como ya es habitual, fue el ministro de Interior, Rogelio Frigerio; luego se sumó el presidente del Bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot, que vinculó las afirmaciones del ex funcionario a una prematura puesta en marcha de la campaña del Frente Renovador 2017. “Yo en mi espacio tengo tipos que hablan sin preguntarme, no les puedo decir qué tienen que decir”, les dijo Sergio Massa a un grupo de hombres cercanos la semana pasada, en una comida. Quiso despejar el fantasma del aprovechamiento político del affaire Prat Gay-Lavagna. Es que, en los hechos, las razones de la pelea entre ambos economistas vienen de larga data.

 

En el año 2004, bajo la presidencia de Néstor Kirchner, Prat Gay debía renovar su mandato al frente del Banco Central. El ex Morgan ya venía enfrentado con Lavagna por un bono del proceso de renegociación de la deuda que consideraba impropio. Pero la disputa se puso más dura por esos días. Todo estaba acordado para que Prat Gay asumiera en el BCRA con un directorio de consenso, elegido por el presidente y por varios ministros. “Estas son las condiciones”, le dijo por entonces un alto funcionario. “Las acepto”, contestó Prat Gay. Pero cuando se sentó en Casa Rosada a charlar con Kirchner, cambió el libreto. “No voy a permitir que Lavagna me ponga el directorio”, le dijo al santacruceño, que se sorprendió porque entendió que estaba todo claro de antemano. Kirchner prefirió sacrificar a Prat y darle vuelo a su ministro estrella que, de todos modos, se iría del cargo un año después por diferencias de todo tipo y color.

 

Fuentes del Gobierno saben que ambos cuadros se detestan, que se tienen un odio mutuo que se arrastra de esa época. Pero lo que llama la atención es que coinciden en muchas cosas respecto al pensamiento económico. La cuestión actual se torció aún más tras la respuesta de Prat Gay. Fuentes de los Renovadores aclararon a Letra P que Lavagna aceptó dar la entrevista con La Nación cuando se enteró de la respuesta de Prat Gay. Además, el viejo economista no comprendía una cosa básica: el mensaje de tasas altas y dólar planchado era, en realidad, un tiro director al presidente del Banco Central actual, Federico Sturzenegger. No una crítica a Prat Gay. Alcanza con ver qué es lo que le cuestiona Prat Gay a Sturzenegger en el marco de las peleas diarias que tienen respecto a la política económica y la inflación. Parece ser lo mismo que critica el propio Lavagna.

 

Naturalmente, en el massismo aprovecharon políticamente lo que parecía ser una anécdota y terminó en bola de nieve. Criticaron duro a Prat Gay el Vasco José Ignacio De Mendiguren y Aldo Pignanelli, el ala desarrollista del espacio. Y la piña dolió en el Gobierno. Sin querer el massismo le acertó al flanco más débil de Cambiemos. El menos pensado cuando Macri asumió la presidencia. El de la gestión de las variables económicas.

 

Toto Caputo, ministro de Economía.
atraso cambiario: por que milei niega la realidad y esquiva la discusion

También te puede interesar