X
La norma que se votó este martes en la Legislatura y un relato fotográfico del que nadie quiso quedarse afuera. En la política, las fotos hablan.
FC 04/10/2016 19:40

"Este proyecto es un maquillaje, por eso lo rechazamos”, decía el diputado provincial del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Guillermo Kane, a la hora de fundamentar su rechazo a la iniciativa que la Cámara de Diputados bonaerense convirtió en ley este martes y que obliga armar las listas electorales de manera escalonada entre hombres y mujeres. Desde uno de los palcos una señora –massista ella- le gritaba “misógino”, entre una lluvia de silbidos también dirigidos al legislador trotskista. 

“No va ser la primera vez que nos toque desentonar entre los bloques mayoritarios en esta cámara. Ya estamos acostumbrado, pero esta vez nos toca hacerlo sin barra ni cotillón. Esto es una zanahoria de los ajustadores”, dijo y remató: “El camino es el de Polonia, las mujeres a la calle”, refrendando la lucha de las mujeres de Europa del este que se oponen al endurecimiento de penas en caso de aborto. 

No fue el único que se opuso. Otro Guillermo –sentado al lado de Kane- también dijo que no apoyaba. Fue el diputado marplatense del bloque oficialista Castello. Durante la sesión, el representante de la Coalición Cívica dentro de Cambiemos solo notificó que no acompañaba la norma. Luego de la sesión, dijo que “la ley es inconstitucional" y que "todos los diputados hicieron primar el sexo o el género por la capacidad. La mayoría de mis colegas terminó votando que era más importante el sexo que la idoneidad para ejercer los cargos públicos, lo cual a mí me parece que es bastante grave”. Algo que ya había remarcado días atrás

“Estoy de acuerdo con que las mujeres ocupen el 90 por ciento de los cargos públicos pero tienen que hacerlo mediante el esfuerzo, la competencia, la capacidad y demás. Lo que estamos haciendo nosotros es machismo puro porque le estamos dando una herramienta a la mujer que no necesita”, apuntó luego en rueda de prensa. 

Lucía Portos, del bloque del Frente para la Victoria, usó un simple ejemplo para graficar el lugar que ocupa la mujer en la propia cámara. Recordó que, en Diputados, a las mujeres legisladoras les dan las presidencias de comisiones de menor peso. “Tenemos una representación mayoritaria en la comisión de Niñez, Adolescencia y Familia, Igualdad real de trato y oportunidades y Políticas sociales, porque ése es lugar que históricamente nos reservó la política para poder discutir”, dijo. Por ello, pidió debatir la paridad y la participación de las mujeres “en todos los ámbitos”. 

Los palcos, en su mayoría, fueron colmados por militantes massistas. Las bancas del Frente Renovador se decoraron con cartulinas en violeta que solo decía “PARidad Frente Renovador”. El FpV también llevó carteles, con la imagen de Evita. 

Cambiemos, a través del radicalismo, también movilizó gente a los palcos. Como en la campaña, el oficialismo se ocupó de los globos. Los militantes de la diputada K de Lanús, Karina Nazabal, desplegaron una bandera pidiendo la libertad de Milagro Sala

La diputada radical de Cambiemos Alejandra Lorden aseguró: “Debemos avanzar en la redistribución del poder político; luchemos contra la herencia del pasado, contra un sistema desarrollado por y para los hombres”, mientras que su compañero de bloque Daniel Ivoskus le recordó al Frente Renovador que en la ley que se votaba había “una voluntad política concreta” de la gobernadora María Eugenia Vidal y que es “un capítulo más de la transformación de la provincia de Buenos Aires”. 

En varias oportunidades, massistas y kirchneristas se cruzaron. “Vamos a volver” contra “se siente, se siente, Massa presidente”. Silbatinas y varios llamados al orden de parte del presidente de la Cámara, Jorge Sarghini

“Me cuesta, siendo caballero, pedirles silencio a las mujeres en un día como hoy”, dijo el titular de la cámara y fue allí cuando se llevó algunos suspiros de las señoras renovadoras. 

Malena Galmarini, Cristina Álvarez Rodríguez, Mayra Mendoza María Luisa Storani fueron algunas de las figuras femeninas que llegaron hasta la capital bonaerense para acompañar la sesión legislativa.

Cuando se votó el proyecto y fue convertido en ley, los palcos se vaciaron. En el hall que comunica el Senado con Diputados, y para ganar el minuto a minuto, Malena intentaba dar una conferencia de prensa para remarcar que lo votado era “el primer paso hacia la justicia y hacia un cambio para las mujeres en Argentina”. Pero de poco había servido el set televisivo que montó el massismo. “Vamos a volver”, coreaban militantes kirchneristas, mientras pasaban por al lado de la mujer de Massa. Una señora del Frente Renovador -acaso olvidando el pasado de su líder político- respondía: “A Comodoro Py van a volver. Diez años estuvieron robando, ésta (ley) es nuestra”.

En el medio, la seguridad de Diputados, algo desbordada, intentaba calmar los ánimos. 

 

El día que la paridad de género fue ley: entre globos, pelucas y carteles

La norma que se votó este martes en la Legislatura y un relato fotográfico del que nadie quiso quedarse afuera. En la política, las fotos hablan. 

"Este proyecto es un maquillaje, por eso lo rechazamos”, decía el diputado provincial del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Guillermo Kane, a la hora de fundamentar su rechazo a la iniciativa que la Cámara de Diputados bonaerense convirtió en ley este martes y que obliga armar las listas electorales de manera escalonada entre hombres y mujeres. Desde uno de los palcos una señora –massista ella- le gritaba “misógino”, entre una lluvia de silbidos también dirigidos al legislador trotskista. 

“No va ser la primera vez que nos toque desentonar entre los bloques mayoritarios en esta cámara. Ya estamos acostumbrado, pero esta vez nos toca hacerlo sin barra ni cotillón. Esto es una zanahoria de los ajustadores”, dijo y remató: “El camino es el de Polonia, las mujeres a la calle”, refrendando la lucha de las mujeres de Europa del este que se oponen al endurecimiento de penas en caso de aborto. 

No fue el único que se opuso. Otro Guillermo –sentado al lado de Kane- también dijo que no apoyaba. Fue el diputado marplatense del bloque oficialista Castello. Durante la sesión, el representante de la Coalición Cívica dentro de Cambiemos solo notificó que no acompañaba la norma. Luego de la sesión, dijo que “la ley es inconstitucional" y que "todos los diputados hicieron primar el sexo o el género por la capacidad. La mayoría de mis colegas terminó votando que era más importante el sexo que la idoneidad para ejercer los cargos públicos, lo cual a mí me parece que es bastante grave”. Algo que ya había remarcado días atrás

“Estoy de acuerdo con que las mujeres ocupen el 90 por ciento de los cargos públicos pero tienen que hacerlo mediante el esfuerzo, la competencia, la capacidad y demás. Lo que estamos haciendo nosotros es machismo puro porque le estamos dando una herramienta a la mujer que no necesita”, apuntó luego en rueda de prensa. 

Lucía Portos, del bloque del Frente para la Victoria, usó un simple ejemplo para graficar el lugar que ocupa la mujer en la propia cámara. Recordó que, en Diputados, a las mujeres legisladoras les dan las presidencias de comisiones de menor peso. “Tenemos una representación mayoritaria en la comisión de Niñez, Adolescencia y Familia, Igualdad real de trato y oportunidades y Políticas sociales, porque ése es lugar que históricamente nos reservó la política para poder discutir”, dijo. Por ello, pidió debatir la paridad y la participación de las mujeres “en todos los ámbitos”. 

Los palcos, en su mayoría, fueron colmados por militantes massistas. Las bancas del Frente Renovador se decoraron con cartulinas en violeta que solo decía “PARidad Frente Renovador”. El FpV también llevó carteles, con la imagen de Evita. 

Cambiemos, a través del radicalismo, también movilizó gente a los palcos. Como en la campaña, el oficialismo se ocupó de los globos. Los militantes de la diputada K de Lanús, Karina Nazabal, desplegaron una bandera pidiendo la libertad de Milagro Sala

La diputada radical de Cambiemos Alejandra Lorden aseguró: “Debemos avanzar en la redistribución del poder político; luchemos contra la herencia del pasado, contra un sistema desarrollado por y para los hombres”, mientras que su compañero de bloque Daniel Ivoskus le recordó al Frente Renovador que en la ley que se votaba había “una voluntad política concreta” de la gobernadora María Eugenia Vidal y que es “un capítulo más de la transformación de la provincia de Buenos Aires”. 

En varias oportunidades, massistas y kirchneristas se cruzaron. “Vamos a volver” contra “se siente, se siente, Massa presidente”. Silbatinas y varios llamados al orden de parte del presidente de la Cámara, Jorge Sarghini

“Me cuesta, siendo caballero, pedirles silencio a las mujeres en un día como hoy”, dijo el titular de la cámara y fue allí cuando se llevó algunos suspiros de las señoras renovadoras. 

Malena Galmarini, Cristina Álvarez Rodríguez, Mayra Mendoza María Luisa Storani fueron algunas de las figuras femeninas que llegaron hasta la capital bonaerense para acompañar la sesión legislativa.

Cuando se votó el proyecto y fue convertido en ley, los palcos se vaciaron. En el hall que comunica el Senado con Diputados, y para ganar el minuto a minuto, Malena intentaba dar una conferencia de prensa para remarcar que lo votado era “el primer paso hacia la justicia y hacia un cambio para las mujeres en Argentina”. Pero de poco había servido el set televisivo que montó el massismo. “Vamos a volver”, coreaban militantes kirchneristas, mientras pasaban por al lado de la mujer de Massa. Una señora del Frente Renovador -acaso olvidando el pasado de su líder político- respondía: “A Comodoro Py van a volver. Diez años estuvieron robando, ésta (ley) es nuestra”.

En el medio, la seguridad de Diputados, algo desbordada, intentaba calmar los ánimos.