Presupuesto ba. enfoque

La mitad del endeudamiento 2017 de la Provincia iría a gastos corrientes

Vidal quiere tomar deuda por casi $60 mil millones más. Suben todos los impuestos. Y aumentará el gasto corriente en año electoral. La clave será la negociación salarial.

El Presupuesto 2017 de la provincia de Buenos Aires que se cocinó en la Casa de Gobierno bonaerense contiene un nuevo endeudamiento por casi $60 mil millones (al igual que el de 2015). Sin destino específico, esos recursos terminarían en el pago de gasto corriente (sueldos y gasto operativo) y en un gran interrogante sobre lo que aportará el fisco provincial a la ejecución de obras, una herramienta clave en año electoral y más en distritos calientes como los del Conurbano.

 

La llamada ley de leyes que este año la Legislatura les facilitó a la gobernadora María Eugenia Vidal y a su ministro de Economía, Hernán Lacunza, aportó 60.000 millones de pesos para tomar endeudamiento. La Provincia ya colocó 40 mil millones y hace algunas horas Lacunza tomó contacto con inversores en Estados Unidos para sondear la colocación de los 20 mil millones restantes. Pero de esos fondos, poco se destinó a la ejecución de obras, según confiaron fuentes de la oposición a Letra P.

 

Ahora Vidal presentó el Presupuesto 2017 con un gasto global de 521 mil millones y 59 mil millones de endeudamiento. Lo hizo en una reunión de la que participaron, además de Lacunza, los ministros de Gobierno, Federico Salvai, y de Modernización, Roberto Gigante; el titular de ARBA, Gastón Fossati; el vicegobernador Daniel Salvador, los senadores Roberto Costa y Carlos Fernández y los diputados Jorge Silvetre, Marcelo Daletto y Mario Giacobbe.

 

El presupuesto se incrementa casi en un 50% respecto a los 350.000 millones aprobados para el año en curso y, según Lacunza, el objetivo del gobierno es realizar obras por $30.000 millones el año próximo.

 

La clave estará en la pauta salarial que se negociará con los gremios estatales, que podría resultar impredecible en un contexto inflacionario como el actual. Por eso, el macrismo pretende anclarla en una cifra cercana al 20%, que en principio le generaría más de un dolor de cabeza para su tratamiento.

 

Con aumentos de entre 30 y 35% en las alícuotas de los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural,  patentes y subas en embarcaciones y el impuesto al juego, podrá traccionar el bien regresivo  Ingresos Brutos (un IVA provincial atado a facturación) que, al crecer de la mano de la inflación, es mucho más difícil de calcular.

 

De todos modos, significa casi el 75% de los ingresos propios de la Provincia. El resto será auxilio nacional que el presidente Mauricio Macri no le negará a Vidal, menos en un año electoral en el que se renueva la mitad de los cargos electivos legislativos.

 

"La semana que viene enviaremos el Presupuesto" al Senado, había adelantado este martes Vidal. La gobernadora anticipó que "el revalúo no va a ser considerado en este Presupuesto que se presenta este año". Pero los impuestos igual aumentarán.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar