Rousseff defendió la investigación por caso Petrobras y el ajuste fiscal

Luego de que la Corte Suprema de Brasil autorizara indagar a 12 senadores y 22 diputados por la trama de corrupción en Petrobras, la presidenta Dilma Rousseff defendió la investigación “amplia, libre y rigurosa” del escándalo que sacudió a su país.

“Con coraje y hasta sufrimiento, Brasil aprendió a practicar la justicia social en favor de los más pobres, así como a aplicar duramente la mano de la justicia contra los corruptos”, afirmó la mandataria en un mensaje televisivo por el Día Internacional de la Mujer.

 

“Es eso, por ejemplo, lo que viene ocurriendo en la investigación amplia, libre y rigurosa de los episodios lamentables contra Petrobras”, continuó la presidenta de Brasil.

 

En su discurso, se refirió al ajuste fiscal impulsado por el Gobierno para reactivar la ralentizada economía brasileña. “Son medidas para sanear nuestras cuentas y, así, dar continuidad al proceso de crecimiento con distribución de renta de manera más segura, más rápida y más sostenible”, afirmó.

 

Rousseff, que puso especial énfasis en resaltar que los avances “sagrados” de los trabajadores no están en peligro, reconoció que Brasil atraviesa por “problemas coyunturales” en su economía derivados del contexto mundial.

 

“No había cómo prever que la crisis internacional duraría tanto. Y, además, que estaría acompañada de una grave crisis climática”, explicó en referencia a la sequía histórica que afecta al sudeste brasileño.

 

Tras cinco años de magro crecimiento, la séptima economía del mundo podría incluso contraerse en 2014, según reconoció hace poco el ministro de Hacienda, Joaquim Levy.

 

La cifra oficial se conocerá a fines de marzo y, sin dudas, estará lejos del espectacular crecimiento de 7,5% de 2010.

 

El Congreso dirigido por la base aliada echó atrás una de las medidas clave del ajuste fiscal propuesto por el Gobierno, que ponía fin a beneficios tributarios a empresarios.

 

El gesto fue interpretado por analistas como una declaración de guerra del Legislativo al Ejecutivo, justo cuando la prensa local ya filtraba los nombres de los presidentes del Senado y la Cámara como integrantes de la lista de investigados por la trama corrupta en Petrobras.

 

Con su popularidad en caída libre -perdió 19 puntos hasta el 23% de aprobación según el último sondeo Datafolha de febrero-, Rousseff concluyó su discurso aludiendo a los derechos de las mujeres.

 

La presidenta recordó que este lunes sancionará la Ley del Feminicidio, por la que se agravan las penas para quienes asesinen a una mujer por razones de género.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar