X
De confianza de Macri y con una destaca gestión en el Banco Ciudad, Frigerio fue designado para afianzar la relación con las provincias y comandará el Ministerio del Interior.
Redacción 25/11/2015 21:23

El PRO confirmó a Rogelio Frigerio como ministro del Interior de la Nación y se hará a cargo de la relación con las distintas provincias que componen el país, un trabajo que ya conoce por su experiencia previa en cargos similares.

Es un economista de visión desarrollista, como el propio Mauricio Macri lo define, y tiene una lectura económica que agradó al presidente electo desde que Frigerio tuvo a cargo la Comisión de Presupuesto de la Legislatura porteña, en su paso por el edificio de Perú 160.

Es nieto del fundador homónimo del desarrollismo y años atrás ocupó un cargo vinculado a esa tarea. En 1996 ocupó la Subsecretaría de Programación Regional en el Ministerio de Economía, desde donde gestó un buen vínculo con las provincias y comprendió la lógica de los distritos del interior.

Tres años después presidió el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, también representó a la Argentina ante el Banco Centroamericano de Integración Económica y ante el BID. También representó al país en el Grupo de Alto Nivel de Coordinación de Políticas Macroeconómicas del Mercosur. Fue presidente de la Fundación de Estudios para el Desarrollo Económico y Regional de la Argentina (FEDERAR), de la Asociación Argentina de Evaluación de Proyectos y consejero de la Fundación Okita.

Actualmente se desempeña como presidente del Banco Ciudad, desde donde también cultivó buena relación con las provincias: adquirió mucha experiencia y está especializado en el reparto de recursos fiscales, algo que impacienta a los gobernadores.

Un economista desarrollista en un cargo político

De confianza de Macri y con una destaca gestión en el Banco Ciudad, Frigerio fue designado para afianzar la relación con las provincias y comandará el Ministerio del Interior.

El PRO confirmó a Rogelio Frigerio como ministro del Interior de la Nación y se hará a cargo de la relación con las distintas provincias que componen el país, un trabajo que ya conoce por su experiencia previa en cargos similares.

Es un economista de visión desarrollista, como el propio Mauricio Macri lo define, y tiene una lectura económica que agradó al presidente electo desde que Frigerio tuvo a cargo la Comisión de Presupuesto de la Legislatura porteña, en su paso por el edificio de Perú 160.

Es nieto del fundador homónimo del desarrollismo y años atrás ocupó un cargo vinculado a esa tarea. En 1996 ocupó la Subsecretaría de Programación Regional en el Ministerio de Economía, desde donde gestó un buen vínculo con las provincias y comprendió la lógica de los distritos del interior.

Tres años después presidió el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, también representó a la Argentina ante el Banco Centroamericano de Integración Económica y ante el BID. También representó al país en el Grupo de Alto Nivel de Coordinación de Políticas Macroeconómicas del Mercosur. Fue presidente de la Fundación de Estudios para el Desarrollo Económico y Regional de la Argentina (FEDERAR), de la Asociación Argentina de Evaluación de Proyectos y consejero de la Fundación Okita.

Actualmente se desempeña como presidente del Banco Ciudad, desde donde también cultivó buena relación con las provincias: adquirió mucha experiencia y está especializado en el reparto de recursos fiscales, algo que impacienta a los gobernadores.