RUMBO AL BALLOTAGE

Las internas y las dudas de los economistas PRO que dejaron esquirlas en la “mesa chica”

Pensamientos distintos. Tensiones ¿Qué preguntas se hacen los asesores económicos macristas? Una duda principal: ¿quién pone la cara para afrontar el ajuste que pide Macri? El reto de Marcos Peña.

A días del ballotage que definirá al próximo presidente de la Nación, la interna entre los economistas que trabajan para el candidato por Cambiemos,  Mauricio Macri, está que arde y ya llegó a la “mesa chica”, desde donde hubo retos y pedidos de silencio.

 

El jefe de Gobierno no tiene decidido a su eventual ministro de Economía de la Nación y hasta llegó a decir que no le parecía “trascendente” nombrar en este momento a un funcionario que se encargue de esa cartera porque entendía que era de mayor importancia hablar del área de Educación, para la cual ya bendijo a Esteban Bullrich.

 

No obstante, Macri tiene un plantel de economistas que suenan para hacerse cargo del ministerio que Daniel Scioli adelantó que le entregaría a Silvina Batakis, si triunfa en la segunda vuelta. Todos ellos saben que su líder reclama un ajuste, a pesar de que lo niega, pero nadie se anima a tomar “el fierro caliente” y poner la cara.

 

Por ajuste se entiende un “reordenamiento” a nivel subsidios al transporte, el gas, la luz y otros servicios públicos, como también el nivel del tipo de cambio, que no es otra cosa que lo que los propios referentes amarillos del área han declarado en público, aunque también en privado, durante los últimos meses. Otro de los aspectos claves que en el PRO aún no avizoran respuesta es de qué manera se encabezaría un ajuste, si de manera inmediata o apostando a un gradualismo para evitar un “shock” en la economía.

 

El ex presidente de Boca Juniors dio una pista este jueves en una entrevista con Radio La Red, donde apuntó que debía recorrerse el camino del gradualismo a la hora de terminar con el cepo cambiario. Una frase que deberá ser analizada por los economistas, que aún no acuerdan sobre por cuál sendero optar. De todas formas, Macri se desdijo porque en marzo de este año, por la misma emisora, argumentó lo  contrario cuando adelantó que “a partir del 11 de diciembre no hay más cepo”.

 

Según pudo saber Letra P, por ahora, ninguno de los cuatros hombres que suenan para llegar al Palacio de Hacienda nacional está dispuesto a tomar esta serie de medidas.

 

Francisco CabreraCarlos MelconianRogelio Frigerio y Alfonso Prat Gay no se animan a poner su nombre ni su rostro para conducir un ajuste ni levantar el cepo cambiario de un día para otro, como adelantó y prometió el propio Macri. “El ajuste dependerá de la magnitud del triunfo”, graficó a Letra P uno de los integrantes del staff económico amarillo.

 

El quid de la cuestión que rodea la mesa de los economistas macristas es cómo encarar la política sobre el tipo de cambio. Alrededor de esa duda giran “cuatro preguntas claves”. La primera es si se debería dar una política de libre cambio o tender a un desdoblamiento cambiario. La segunda, y la que nadie quiere responder, es en qué momento; es decir, cuándo se debería tocar el tipo de cambio (al día siguiente de asumir o más adelante, pensando en un trabajo gradual).

 

En tercer lugar, surge la incógnita acerca de cómo impactará en los precios esa incursión en el mercado cambiario, concretamente cuánto y cómo será ese impacto. Algo conocido en la jerga como “pass-through”. La cuarta duda es la más importante: quién se haría cargo de llevar adelante estas medidas que reclama Macri. Por ahora, nadie se anotó para promoverlas, aunque hay varios que se ven como ministros.

 

El cuarteto de economistas forma parte de un equipo que no es tal porque, por estas horas, cada uno atiende a su juego y propone distintas maneras para aplicar los requerimientos del candidato presidencial.

 

El mendocino Cabrera está concentrado en sus viajes por el país bajo el sello de la Fundación Pensar, la cual conduce, y en la búsqueda de integrantes para los equipos técnicos que desfilarían por el Gabinete nacional. Es quien menos chances tiene pero, a diferencia de otros, habla con el aval de Macri, como lo hizo en el coloquio de IDEA que se realizó en la primera quincena de octubre en la ciudad de Mar del Plata.

 

El ministro de Desarrollo Económico porteño también fue portavoz del macrismo en el coloquio del año pasado, donde propuso que una de las vías alternativas para limitar la injerencia del Gobierno en los directorios de las empresas sería vender las acciones que están en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, según recopiló el diario La Nación.

 

Melconian recibió el mensaje del equipo de comunicación del PRO y se guardó. Si bien continúa presentado informes con su consultora ante el empresariado no habla como “vocero” del macrismo, aunque sigue siendo parte del staff económico amarillo. Es una situación inusual que sólo se explica por un pedido del todopoderoso secretario de Gobierno porteño, Marcos Peña, quien le hizo saber que debía correrse a un costado. “Lo sacó para protegerlo”, contó un operador amarillo a este portal.

 

Concretamente, Peña le pidió que disminuya, por no decir anule, sus apariciones mediáticas. “Preferible evitar cortes de audio que puedan dejar mal parado a Mauricio y haya que dar explicaciones”, justificó un hombre con despacho en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

 

Según trascendió, el ex asesor del Banco Central no se ofendió por el reclamo y continuó con su labor privada elaborando informes. Uno de ellos fue el que trascendió esta semana, que fue presentado ante el banco Macro y propone eliminar subsidios y aumentar las tarifas. “De esa manera, el Estado se ahorraría cerca de 40 millones de pesos”, se sinceró un hombre del Ejecutivo porteño. Actualmente, todos los economistas mantienen reuniones privadas con los grupos empresarios para deslindar las líneas de un futuro gobierno macrista.

 

Frigerio llega con los pergaminos de su gestión al frente del Banco Ciudad, sonó como candidato a vicepresidente y ahora como posible ministro de Economía nacional. Lo cierto es que el ex legislador porteño se muestra más interesado en la Jefatura de Gabinete o en el Ministerio del Interior, que lo pidió Emilio Monzó pero Macri le respondió que se dedique a ordenar el Congreso de la Nación y a controlar a los diputados que ingresaron debido a la lista que el propio ministro de Gobierno porteño diseñó.

 

Lo curioso es que el nieto del fundador del desarrollismo dejó entrever que, si Macri continúa con su idea de llevar a cabo un ajuste, no quisiera hacerse cargo de esa medida pero sí podría asumir ese rol más adelante, con las medidas económicas sensibles ya encaminadas.

 

Alfonso Prat Gay llegó al PRO de la mano de Nicolás Caputo, amigo personal de Macri desde la época estudiantil en el Colegio Cardenal Newman. También tuvo aval del electo jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con quien mantiene una vieja amistad y a ambos los unía Alejandro Bengolea(nieto de la empresaria Amalia Fortabat) que falleció el martes 21 de abril de este año, y el propio jefe de Gabinete lo recordó como “un amigo” el domingo que ganó las internas porteñas.

 

El desembarco de Prat Gay trajo rispideces y aumentó las tensiones en el equipo económico del PRO. Según pudo saber Letra P, la relación entre Frigerio y Melconian era óptima y trabajaban mancomunadamente, pero la llegada del ex diputado nacional de la Coalición Cívica hizo ruido internamente.

 

Por su estilo, sus formas y su oratoria ante los medios, Prat Gay tomó lugar entre los referentes económicos y cobró más protagonismo que el resto de los asesores amarillos. Sin embargo, el ex titular del BCRA abusó de sus intervenciones mediáticas y deslizó que el dólar oficial subiría si Cambiemos llega a la Casa Rosada.

 

Marcos Peña tuvo que interceder nuevamente y le solicitó, vía Whatsapp, que se calmara y dejar de hablar del dólar por unos días. Prat Gay le contestó el mensaje de mala manera y desde la “mesa chica” del PRO lo mandaron a callar. “No tiene idea quién es Marcos, ahora lo van a frizar unos días”, advirtieron fuentes del Gobierno porteño.

 

Con todo, las internas entre los economistas amarillos pasan por la búsqueda de poder, pero también por las dudas acerca de cómo debería pensarse un ajuste (orientado a los subsidios) y en cómo manejar el mercado de cambios en una eventual presidencia del candidato por el frente Cambiemos.

 

Todo indica, según sostienen en el PRO, que Prat Gay tome las riendas de Economía, Melconian iría al Banco Central, Frigerio tomaría un rol más político y Cabrera podría desembarcar en un área relacionada con la infraestructura.

 

Los gobernadores de Juntos por el Cambio cambian la forma de relacionarse con Javier Milei.
el conflicto de misiones complica a milei con la ley omnibus xs y el fonid

También te puede interesar