La nueva etapa

Exclusivo: el plan de Máximo para que La Cámpora tenga su ala gremial después del 10D

Movimientos antes de la reunificación de la CGT. Encuentros reservados con Carlos Romero, número dos de la UOCRA, que quiere desplazar a Gerardo Martínez. Negocios con Lázaro Baez y pasado turbulento.

Gane quien gane la presidencia este domingo, Máximo Kirchner pondrá en movimiento un plan ambicioso: crear una estructura gremial que se desarrolle como otro eje de la formación que La Cámpora tendrá en el Congreso nacional, la Legislatura bonaerense y el Poder Judicial.

 

Desde Santa Cruz, el kirchnerismo puro ya casi juega con la certeza de una suerte adversa en el ballotage. De todas formas, casi como un movimiento de orden contra cíclico, el hijo de la Presidenta, recientemente electo diputado por la provincia austral, evalúa la posibilidad de vertebrar un armado sindical propio. La maniobra nace a partir de la certeza que el líder de La Campora tiene sobre un posible cierre político cegetista con Mauricio Macri a través del caminonero Hugo Moyano. La estrategia: oponer al inefable pragmatismo sindical una estructura leal e incondicional que marque diferencias.

 

Para ello, el diputado se recostaría sobre el dirigente de la UOCRA Carlos Romero. Secretario seneral de la seccional San Nicolas, delegado interventor en Santa Cruz y miembro de la Comisión Directiva del gremio que conduce Gerardo Martínez, Romero se presenta en determinados como el inminente sucesor de “Cuchara” Martínez al frente de esa estructura. Y asegura que el sindicato necesita oxigenarse y que la única manera es hacerlo a través de la juventud. Enroque sencillo: apoyo sindical para el reordenamiento nacional de un kirchnerismo en retirada, a cambio de la entronización como jefe gremial en un futuro no muy distante.

 

El pacto habría surgido el día viernes 18 de septiembre en el pueblo Los Antiguos, Santa Cruz, durante una reunión de delegados sindicales sureños organizada por el referente sindical. Maximo fue el invitado de lujo de la velada, que se extendió hasta bien entrada la madrugada.

 

Romero no es un improvisado en el sur argentino. De excesivas buenas relaciones con elempresario Lazaro Baez y Austral Construcciones, ha erigido una cobertura propia que lo ha conducido a erogar grandes sumas de dinero en emprendimiento propios en El Calafate y Entre Rios. Eso no es todo: fue el padrino político del ex interventor de Uocra Santa Cruz Carlos Garcia, víctima fatal en un sospechoso accidente e imputado años atrás por trafico de estupefacientes, tenencia ilegal y abuso de armas de fuego.

 

El plan de Máximo es extender la táctica a otros líderes gremiales hoy en roles secundarios, aunque Romero es por ahora el único que h respondido con fuerza al llamado del hijo mayor de la Presidenta.

 

También te puede interesar