El mundo musulmán continúa con su repudio a Charlie Hebdo

Manifestantes volvieron a salir a las calles en Pakistán y Afganistán para protestar de forma pacífica contra las caricaturas del profeta Mahoma al grito de “Abajo Charlie Hebdo”.

“Mahoma es mi vida” o “Nuestro profeta, nuestro honor” fueron los lemas de las pancartas en la manifestación organizada por el partido islamista paquistaní Jamaat-e-Islami (JI), que reunió a 15.000 personas en Islamabad.

 

Siraj ul-Haq, líder de la formación, llamó a boicotear los productos de los países, como Francia y Dinamarca, cuyos medios de comunicación publicaron las caricaturas de Mahoma.

 

En el resto del país, otras manifestaciones volvieron a congregar a miles de personas en ciudades como Quetta, Peshawar, Karachi, Muzaffarabad, en la parte de Cachemira administrada por Pakistán, y en Lahore.

 

Durante las protestas, también se quemaron banderas francesas, estadounidenses y británicas.

 

En Afganistán, cerca de 20.000 personas se manifestaron en Herat, la tercera ciudad del país. Los manifestantes exigieron excusas oficiales por parte de Francia y quemaron banderas.

 

Ambos países condenaron en un primer momento el atentado contra el semanario satírico francés en el que murieron 12 personas, pero el tono fue endureciéndose y los islamistas radicales rindieron incluso homenajes a los yihadistas que perpetraron el atentado.

 

Posteriormente, su clase política condenó con dureza la publicación en el último número de Charlie Hebdo de una nueva caricatura del profeta Mahoma, gesto considerado ofensivo por los musulmanes.

 

Por su parte, el presidente de Francia, François Hollande, llamó en el Foro de Davos (Suiza) a los gobiernos y también a las empresas digitales y al sector financiero a actuar juntos contra el “terrorismo”.

 

El mandatario hizo su llamamiento dos semanas después de los ataques yihadistas en París y pidió mayor cooperación de los servicios de inteligencia e invertir en la ciberseguridad.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar