Ciudad BA

Michetti, herida y desorientada por la decisión de Macri

Letra P.- La senadora aspiraba a ser la elegida para jugar en la Ciudad y no quiere saber nada con la idea de integrar la fórmula presidencial del PRO. A pesar de su eterna rebeldía, es cada vez más chico el margen que tiene para negarse a aceptar esa oferta.

A cuatro meses de las elecciones primarias de la Ciudad de Buenos Aires y luego de que Macri eligiera a Rodríguez Larreta como su sucesor, la senadora nacional del PRO Gabriela Michetti se llamó al silencio e inició un proceso de reflexión interna para saber qué hacer con su futuro político.

 

La decisión del jefe de Gobierno la hirió y la desorientó. Hasta hace sólo una semana Michetti se imaginaba conduciendo los destinos de la Ciudad de Buenos Aires a partir del 10 de diciembre de 2015 pero su jefe político la quiere en otro lugar, al que, por lo menos por ahora, ella no quiere llegar.

 

La bendición de Macri a Rodríguez Larreta frustró el deseo de la senadora y catapultó al jefe de Gabinete de la Ciudad a quedarse con el sillón de Bolívar 1. A sabiendas de que Michetti se iba a enfurecer, el ex presidente de Boca le quiere proponer que lo acompañe en su camino a la Casa Rosada.

 

La ex vicejefa ya le dijo que no a su jefe político cuando en el PRO la querían como candidata en la provincia de Buenos Aires. A pesar de que en el macrismo circula el rumor de que Michetti repetirá la historia y no aceptará integrar la fórmula presidencial, Macri mantiene las esperanzas.

 

El margen que tiene la senadora para volver a contradecir al líder del PRO es muy pequeño. Curiosamente, sus colaboradores creen que “sería un error” negarse otra vez. “Gabriela ya se negó a bajar a la provincia. Ahora no puede insistir, sería un error decirle que no a Macri nuevamente”, se sinceró un legislador porteño que responde directamente a Michetti.

 

Ante este panorama, la senadora está entre la espada y la pared: o acepta ser la vicepresidenta de Macri o se refugia en su banca en el Senado. Luego de que Macri le bajó el pulgar en la Ciudad, la mayoría de sus colaboradores prefiere la primera opción. En tanto, hay quienes desean que se mantenga en su actual cargo de senadora, para el cual fue elegida hace apenas un año y en el que puede continuar hasta el 2017.

 

Hay una tercera opción para Michetti que puede pecar de extremista pero que la ex vicejefa está dispuesta a ponerla en juego: insistir con su candidatura en la Ciudad. Macri ya decidió, su mesa chica no la quiere pero, sin embargo, la rebeldía de la senadora es costumbre en el PRO.

 

Además, por si fuera poco para comprobar la determinación que tomó el jefe de Gobierno, este martes el mismo se encargó de comunicar que prefiere al jefe de Gabinete como su reemplazante. “Horacio es el que viene trabajando en la gestión y es tal vez el que más conoce la Ciudad”, sostuvo Macri en diálogo con el canal de tv América. De todas formas, luego agregó que el candidato “tiene que ser el preferido de la gente”.

 

Por otra parte, la bendición de Macri a Rodríguez Larreta no sólo fue un duro golpe para la senadora, también significó una pérdida de poder para Emilio Monzó.

 

El ministro de Gobierno confiaba en Michetti para “asegurar” una buena elección en territorio porteño y llegar con ese triunfo a los comicios presidenciales.

 

La línea de Monzó es la misma que manejaba el michettismo antes de que Macri se inclinara por su jefe de Gabinete. Concretamente, justificando la idea en el triunfo de Marcos Juárez, el ministro de Gobierno impulsaba la candidatura de Michetti para que el PRO consiga un triunfo holgado en la Ciudad y luego llegar a los comicios presidenciales con más argumentos para encontrar un acuerdo extrapartidario con algunos referentes de UNEN.

 

Como quedó evidenciado la semana pasada, en el PRO triunfó la propuesta de la mesa chica de Mauricio Macri. El ecuatoriano Jaime Durán Barba y Marcos Peña propusieron siempre fortalecer la idea de la “tercera vía”.

 

En ese sentido, el macrismo debe jugar en las elecciones dos elecciones claves del 2015 con sus propios candidatos. En la Ciudad, el elegido es Rodríguez Larreta, por más que Michetti diga a su círculo íntimo que seguirá presionando para ser la sucesora de Macri. En la Nación, el propio jefe de Gobierno aspira a que la senadora deje su banca para acompañarlo en la fórmula presidencial del partido.

 

También te puede interesar