X
Letra P.- A pesar de que la mayoría de sus compañeros de bloque asistieron a escuchar a los ministros, Iván Petrella se ausentó en todos los encuentros donde se discutió el dinero con el que Macri gobernará el último año de su mandato.
Redacción 12/11/2014 11:50

Cuando llega el mes de octubre, la Legislatura porteña se aboca totalmente al Presupuesto 2015. Si bien es un debate largo, complejo y cargado de números, que por momentos se vuelve tedioso, todos los legisladores de las distintas fuerzas políticas asisten a discutir, consultar u opinar. Todos menos Iván Petrella, el diputado del PRO que no fue a ninguna de las 17 reuniones.

En los pasillos de la Legislatura todos valoran la carrera académica de Petrella y sus laurales internacionales pero, también, todos coinciden en que aún no pudo aplicar toda su sabiduría en el ámbito parlamentario.

El filósofo del PRO fue elegido por Mauricio Macri para encabezar la lista de legisladores porteños de las elecciones del 2013 pero, desde que asumió, jamás logró capitalizar ese guiño macrista. Además de que no posee vuelo propio, presentó muy pocos proyectos de ley y sus intervenciones, en las poco más de 30 sesiones de este año, se cuentan con los dedos de una mano.

En su labor como Director Académico del laboratorio de ideas del macrismo, la Fundación Pensar, Petrella adquirió un gran reconocimiento hacia dentro del PRO por sus trabajos en educación. Con ese antecedente, más su cátedra en la Universidad de Miami, el hijo del ex vice canciller Fernando Petrella era un puesto fijo en la Comisión de Educación, que preside la macrista Victoria Morales Gorleri, para defender las políticas educativas del Gobierno porteño.

Desafortunadamente para el macrismo, el legislador se mostraba interesado por las cuestiones educativas pero, por lo menos en el ámbito de la Comisión, no expresaba su parecer. Además, Petrella tampoco se acercó a defender al ministro de Educación, Esteban Bullrich, durante la reunión en la que, lluvia de críticas de la oposición mediante, explicó cómo utilizará e invertirá las partidas para esa estratégica área que tantos dolores de cabeza le genera al PRO.

Petrella es muy valorado en el mundo académico e intelectual y, también, es respetado por sus análisis de política exterior, economía y sobre políticas educativas a nivel mundial. Muchos de sus pensamientos los vierte en el diario La Nación, donde, con frecuencia, escribe distintas columnas referidos a esos temas. Ninguna de ellas sobre temas de la Ciudad de Buenos Aires.

Su talla como académico fue observada por Mauricio Macri, que en 2010 lo sumó a Fundación Pensar y lo ubicó como el “think-tank” por excelencia del PRO. En esa Fundación, comandada por el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, Petrella profundizó su aprendizaje universitario y le agregó “argentinidad” a su carrera, algo que le faltaba producto de los constantes viajes por el mundo que realizó junto a sus padres, ambos diplomáticos.

Su trabajo como Director Académico de la usina de ideas del macrismo y su look intelectual prendieron bien en el PRO y, una vez que el jefe de Gobierno confirmó que sería el primer candidato de su lista de legisladores porteños, sus compañeros de partido salieron a popularizar su figura y a destacar la presencia de un filósofo en el Parlamento de la Ciudad.

Pero el apoyo de sus pares no alcanzó. Hoy Petrella no tiene vuelo propio en la Legislatura porteña y, según pudo saber Letra P, desde que asumió se encargó de aclarar que lo suyo no era la política. Ni bien ingresó, el legislador preferido de Macri le comunicó a sus compañeros de bloque y a los asesores del PRO que no tenía ningún interés en las peleas y en las chicanas políticas pero que sí quería aportar desde el lado de la educación y, también, en cuestiones de índole social.

La tradicional ronda de ministros, secretarios y funcionarios porteños por la Legislatura dura cerca de quince días y se inicia con la visita del titular del Palacio de Hacienda, Néstor Grindetti, quien detalla el proyecto de presupuesto pensado para el 2015 por el Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires.

Luego de Grindetti, van desfilando por el Parlamento, explicando gastos e inversiones, los distintos ministros, funcionarios, secretarios, subsecretarios y hasta los organismos autónomos como la Defensoría del Pueblo o el Consejo de la Magistratura Porteña.

En total, se llevaron a cabo 17 reuniones informativas de las que participaron distintos legisladores porteños del oficialismo y de la oposición, algunos son integrantes de la Comisión de Presupuesto algunos pero otros no forman parte de esa estratégica comisión. A pesar de ser el legislador preferido de Mauricio Macri, tener menos de un año de mandato y ser respaldado por el poderoso Marcos Peña, Iván Petrella decidió ausentarse en todos esos encuentros.

Iván Petrella, el niño mimado de Macri que faltó a todas las reuniones de Presupuesto

Letra P.- A pesar de que la mayoría de sus compañeros de bloque asistieron a escuchar a los ministros, Iván Petrella se ausentó en todos los encuentros donde se discutió el dinero con el que Macri gobernará el último año de su mandato.

Cuando llega el mes de octubre, la Legislatura porteña se aboca totalmente al Presupuesto 2015. Si bien es un debate largo, complejo y cargado de números, que por momentos se vuelve tedioso, todos los legisladores de las distintas fuerzas políticas asisten a discutir, consultar u opinar. Todos menos Iván Petrella, el diputado del PRO que no fue a ninguna de las 17 reuniones.

En los pasillos de la Legislatura todos valoran la carrera académica de Petrella y sus laurales internacionales pero, también, todos coinciden en que aún no pudo aplicar toda su sabiduría en el ámbito parlamentario.

El filósofo del PRO fue elegido por Mauricio Macri para encabezar la lista de legisladores porteños de las elecciones del 2013 pero, desde que asumió, jamás logró capitalizar ese guiño macrista. Además de que no posee vuelo propio, presentó muy pocos proyectos de ley y sus intervenciones, en las poco más de 30 sesiones de este año, se cuentan con los dedos de una mano.

En su labor como Director Académico del laboratorio de ideas del macrismo, la Fundación Pensar, Petrella adquirió un gran reconocimiento hacia dentro del PRO por sus trabajos en educación. Con ese antecedente, más su cátedra en la Universidad de Miami, el hijo del ex vice canciller Fernando Petrella era un puesto fijo en la Comisión de Educación, que preside la macrista Victoria Morales Gorleri, para defender las políticas educativas del Gobierno porteño.

Desafortunadamente para el macrismo, el legislador se mostraba interesado por las cuestiones educativas pero, por lo menos en el ámbito de la Comisión, no expresaba su parecer. Además, Petrella tampoco se acercó a defender al ministro de Educación, Esteban Bullrich, durante la reunión en la que, lluvia de críticas de la oposición mediante, explicó cómo utilizará e invertirá las partidas para esa estratégica área que tantos dolores de cabeza le genera al PRO.

Petrella es muy valorado en el mundo académico e intelectual y, también, es respetado por sus análisis de política exterior, economía y sobre políticas educativas a nivel mundial. Muchos de sus pensamientos los vierte en el diario La Nación, donde, con frecuencia, escribe distintas columnas referidos a esos temas. Ninguna de ellas sobre temas de la Ciudad de Buenos Aires.

Su talla como académico fue observada por Mauricio Macri, que en 2010 lo sumó a Fundación Pensar y lo ubicó como el “think-tank” por excelencia del PRO. En esa Fundación, comandada por el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, Petrella profundizó su aprendizaje universitario y le agregó “argentinidad” a su carrera, algo que le faltaba producto de los constantes viajes por el mundo que realizó junto a sus padres, ambos diplomáticos.

Su trabajo como Director Académico de la usina de ideas del macrismo y su look intelectual prendieron bien en el PRO y, una vez que el jefe de Gobierno confirmó que sería el primer candidato de su lista de legisladores porteños, sus compañeros de partido salieron a popularizar su figura y a destacar la presencia de un filósofo en el Parlamento de la Ciudad.

Pero el apoyo de sus pares no alcanzó. Hoy Petrella no tiene vuelo propio en la Legislatura porteña y, según pudo saber Letra P, desde que asumió se encargó de aclarar que lo suyo no era la política. Ni bien ingresó, el legislador preferido de Macri le comunicó a sus compañeros de bloque y a los asesores del PRO que no tenía ningún interés en las peleas y en las chicanas políticas pero que sí quería aportar desde el lado de la educación y, también, en cuestiones de índole social.

La tradicional ronda de ministros, secretarios y funcionarios porteños por la Legislatura dura cerca de quince días y se inicia con la visita del titular del Palacio de Hacienda, Néstor Grindetti, quien detalla el proyecto de presupuesto pensado para el 2015 por el Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires.

Luego de Grindetti, van desfilando por el Parlamento, explicando gastos e inversiones, los distintos ministros, funcionarios, secretarios, subsecretarios y hasta los organismos autónomos como la Defensoría del Pueblo o el Consejo de la Magistratura Porteña.

En total, se llevaron a cabo 17 reuniones informativas de las que participaron distintos legisladores porteños del oficialismo y de la oposición, algunos son integrantes de la Comisión de Presupuesto algunos pero otros no forman parte de esa estratégica comisión. A pesar de ser el legislador preferido de Mauricio Macri, tener menos de un año de mandato y ser respaldado por el poderoso Marcos Peña, Iván Petrella decidió ausentarse en todos esos encuentros.