El gobierno evita hablar de suba del dólar y dice que la caída de reservas es por “pago de deuda”

“Hay que quebrar la lógica de la convertibilidad. No siempre tiene que haber una relación entre las reservas y los índices monetarios”, aseguró el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en referencia a la caída que registraron ayer las reservas del banco central, que luego de años rompieron el piso de los 30.000 millones de dólares.

En esa línea, Capitanich explicó que “el volumen de la disminución de las reservas tienen que ver con la política de desendeudamiento del gobierno; está relacionado con los pagos de vencimiento de deuda y la importación de algunos insumos estratégicos para el país”.

 

De esa manera, el jefe de Gabinete salió al cruce de las versiones que indican que la precipitación de los fondos del Central tiene estrecha vinculación con la salida del gobierno al mercado para evitar la disparada del dólar, que ayer marcó números record, con la cotización del blue superando los 11 pesos.

 

“A lo largo de la década hubo una amortización por capitales de deuda, un objetivo que tiene que ver con el diseño de la política contracíclica del gobierno. Además, el comportamiento de las reservas tienen estacionalidad, por cosechas o exportación de insumos”, agregó.

 

Por otro lado, en su habitual rueda de prensa, Capitanich anunció que mantuvieron un encuentro con autoridades de las empresas distribuidoras de energía, como Edesur, y anunció que “se establecieron una serie de objeciones a su desempeño durante la ola de calor”.

 

“Ellos presentaron un plan de contingencia ante el ente regulador, que prevé 1200 millones pesos de inversión. De todas formas, es una vergüenza que la gente no tenga servicio por quince días. En esa línea le exigimos personal, vehículos, infraestructura para que pueda responder ante estas situaciones. No aceptamos ningún descargo, ninguna excusa. La gente no puede esperar el suministro”, indicó.

 

A su vez, Capitanich anunció el envío de mil policías federales a la provincia de Córdoba para actuar de manera preventiva, con la intención de “evitar cualquier tipo de acción que implique medidas de carácter extorsivas”, como las que sucedieron al principios de diciembre del año pasado.

 

“Es imprescindible hacer valer el orden constitucional. Nadie que porte armas puede extorsionar al gobierno ni al pueblo”, lanzó.

 

También te puede interesar