Tailandia sale a las calles para pedir la dimisión del Gobierno

Miles de manifestantes salieron por segundo día a las calles de la capital de Tailandia, Bangkok, para tratar de forzar la dimisión colectiva del gobierno.

Las multitudes se congregaron frente al Departamento de Aduanas y otros amenazaron con tomar por asalto la Bolsa de Valores.

 

La primera ministra tailandesa, Yingluck Shinawatra, ofreció reunirse con sus oponentes el miércoles para discutir el atraso de las elecciones planeadas para el mes entrante.

 

Sin embargo, los manifestantes afirmaron que seguirán con su campaña hasta que ella sea reemplazada por un consejo no electo al que piden lidiar con la corrupción y reducir la influencia de su hermano exiliado.

 

La protesta busca forzar la dimisión del gobierno antes de las elecciones que la primera ministra convocó para el próximo 2 de febrero.

 

Los manifestantes consideran que Shinawatra es una marioneta de su hermano en el exilio, el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, destituido en 2006.

 

En 2006 las Fuerzas Militares de Tailandia fueron las responsables de la caída del entonces primer ministro.

 

El detonante de las protestas de este año fue un proyecto de ley de amnistía del oficialismo que abría la puerta al retorno del ex primer ministro sin enfrentarse a penas de cárcel por una condena de corrupción de 2008. Thaksin asegura que los cargos en su contra tenían una motivación política.

 

Los Shinawatra cuentan con amplios apoyos entre las clases bajas y en las zonas rurales, especialmente en el norte y el noreste del país.

 

Son sectores que se beneficiaron de algunas políticas (como la atención sanitaria universal y la entrega de microcréditos) que implementó el ex primer ministro durante sus cinco años de gobierno.

 

Su hermana, Yingluck, también continuó algunas políticas populistas que, en algunos casos, han tenido un gran costo para las finanzas públicas.

 

Sus seguidores son conocidos como los “camisas rojas”.

 

A Thaksin y su hermana, se oponen sobre todo las clases medias y altas de Bangkok y sectores cercanos a la monarquía y el Ejército. Aseguran que Thaksin acumuló demasiado poder en el país y están molestos porque parece estar gobernando desde el exterior.

 

Los manifestantes en las calles son una mezcla de antiguos “camisas amarillas” (color asociado a la monarquía), prodemócratas, estudiantes, clase media urbana y otros opositores de Thaksin.

 

También te puede interesar