Ciudad BA

Macri y un polémico convenio con el Quilmes Rock

La organización del último Quilmes Rock sólo pagó 180.000 pesos por la utilización de un espacio público. Durante los 3 días que duró el festival asistieron unas 60.000 personas y la ganancia podría haber alcanzado los 24.000.000 de pesos. En 2012 el mismo evento se realizó en la cancha de River donde por día se deben pagar u$s400.000.

Por Emilio Dheti/ @EmilioDheti

 

Durante la primera semana de noviembre la música se mudó del norte al sur de la Ciudad. Las bandas sonaron fuerte en un festival que duró tres días en el predio que aún mantiene las ruinas del Parque de la Ciudad. Comenzó así a potenciarse la zona con el impulso de Ciudad Rock.

 

El tenor español José Carreras y un festival de reggae habían inaugurado el escenario en septiembre. Pero esta vez el evento no lo organizó el gobierno porteño, no fue con entrada libre y gratuita como aquellos dos, sino una empresa privada que, por ser la primera en llegar a territorio inexplorado, tuvo su premio.

 

Siberia S.A., la organizadora del Quilmes Rock en la primera semana de noviembre, pagó un canon de 180.000 pesos por utilizar durante tres días el nuevo predio. Pasaron por allí bandas como Blur, Ciro y Los Persas, Tan Biónica y Café Tacuba. Alrededor de 60.000 personas asistieron en total y las entradas tuvieron un costo de entre 160 y 700 pesos.

 

En 2012 el mismo festival se realizó en la cancha de River donde cada fecha tiene un costo de u$s 400.000, con lo que el organizador debió pagar u$s 1.200.000 por los tres días en los que la estrella principal fue la banda estadounidense Foo Fighters.

 

El 12 de septiembre pasado se selló el convenio entre el gobierno porteño y Siberia para la utilización del Ciudad Rock por el cual las partes habían firmado un preacuerdo cuatros meses antes. En el documento, el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Carrera, aparece como representante del gobierno que se comprometió a “aportar en forma onerosa las instalaciones del Ciudad Rock para la celebración del evento”. A tal fin la empresa recibió un “permiso de uso precario y oneroso” para la utilización del espacio público que fue reacondicionado con una inversión cercana a los 60.000.000 de pesos.

 

El acuerdo establecía que el organizador debía pagar cinco días hábiles antes del festival los 180.000 pesos y depositarlos en una cuenta del Banco Ciudad a nombre del Parque de la Ciudad de Buenos Aires. Dicha suma, según el convenio, “resulta de aplicar el valor de la entrada al Parque de cuatro pesos ($4) por el público que se estima asistirá al evento durante sus tres días de celebración (45.000)”. Además se aclara que “el público asistente al evento no estará obligado a pagar la entrada general para el ingreso al predio”.

 

A pesar que por la lluvia se pospuso la fecha del viernes y el festival culminó el lunes la expectativa fue superada. Unas 30.000 personas vieron a Blur y pagaron entre 360 y 700 pesos; 20.000 abonaron entre 160 y 350 pesos en la fecha que cerró Tan Biónica; y otras 20.000 estuvieron en lunes cuando se presentó Ciro y Los Persas (entradas de 180 pesos). Con estas cifras, aportadas por la organización del evento, en total asistieron unas 70.000 personas que pagaron, en promedio, 350 pesos cada una. La ganancia sería de alrededor de 24.000.000 de pesos.

 

“El gobierno de la ciudad no hizo el Ciudad Rock a los efectos recaudatorios sino para que haya cada vez más lugares donde se pueda tocar música”, explicó el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi. “Podríamos haber cobrado menos aún porque lo que más nos interesa es que el lugar se mueva con la mayor actividad cultural y artística posible. Si por mi fuera, le hubiera dado el predio gratis con tal que se desarrolle el sur”, argumentó.

 

El Quilmes Rock de 2013 se realizó, durante tres días, en la cancha de River Plate. Si Siberia S.A. hubiera querido repetir el escenario tendría que haber pagado u$s 400.000 por fecha, es decir, u$s 1.200.000 por las tres fechas. La cifra es la que aparece en el contrato que el club firmó en abril de este año con una productora en el que le cede la exclusividad de la explotación por diez fechas a un total de u$s 4.000.000 de dólares.

 

Pero si hubiera elegido otros escenarios la organizadora del Quilmes Rock tendría que haber pagado mucho más dinero que los 180.000 pesos que le pidió el gobierno porteño. Por ejemplo, el club GEBA de la Ciudad de Buenos Aires cobra 200.000 pesos por día el alquiler de sus instalaciones; en el Luna Park cada show cuesta u$s 150.000 o el 11% de la recaudación; y en el Estadio Unico de La Plata, según el contrato por la actuación de la banda Black Sabbath del 6 de octubre pasado, el organizador pagó un total de 1.600.000 pesos.

 

El acuerdo entre el macrismo y Siberia S.A. generó la reacción de los legisladores de la oposición que alertaron sobre una posible connivencia entre el Estado y el sector privado. También en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. “El Gobierno gastó 58 millones de pesos para preparar el Ciudad Rock y le da prioridades al sector privado. Tiene poca lógica”, analizó Graciela Muñiz, defensora adjunta porteña. “El canon es irrisorio para una empresa que ganó una fortuna y tuvo toda la logística pública, como el servicio de SAME, de policías, de bomberos. Presentamos un recurso de amparo para saber de qué manera se iba a organizar el Quilmes Rock y la justicia nos dio la razón porque no había un convenio”, amplió Muñiz.

 

Meses atrás se había anunciado que en el mismo predio se realizaría el Rock in Rio, el festival que suele convocar a cientos de miles de personas en la playa de la ciudad brasileña. Pero hace pocas semanas se confirmó que el acuerdo se cayó porque la infraestructura del predio no era la apropiada, según la opinión de los organizadores.

 

El Lollapalooza 2014, otro mega evento que arriba a la Argentina, se realizará en 2014 en el hipódromo de San Isidro y no en el Ciudad Rock como estaba previsto.

 

Entonces, ¿si se pretende darle impulso al sur de la ciudad dándoles prioridades al sector privado por qué las productoras internacionales no eligen el Ciudad Rock? Es una pregunta que no tiene respuesta. Desde el gobierno toman todas las medidas posibles para alentar la utilización del predio. La última fue prohibir por un año los recitales en la cancha de River donde, según una inspección oficial, se vendió alcohol durante el show de Iron Maiden en septiembre pasado.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar