X
Las inundaciones afectan a Santa Fe, Corrientes y Chaco. Resistencia quedó al borde de una crisis social y sanitaria. Notable ausencia de ministros en los territorios afectados.
undefined 15/01/2019 20:15

Casi una semana después de que comenzara el temporal más grave que le tocó afrontar al litoral argentino en los últimos 30 años, el jefe de Gabinete Marcos Peña citó en la Casa Rosada al gobernador de Chaco, Domingo Peppo, para coordinar la ayuda federal en la provincia. Sin embargo, funcionarios nacionales y provinciales consultados por Letra P confiaron que la asistencia es virtualmente escasa y que la situación en ese territorio ha empeorado, con un escenario social y sanitario crítico, que podría derivar “en situaciones aún peores”. El mapa de los anegamientos tienen epicentro en Chaco, pero afectan a gran parte de Corrientes y el norte de Santa Fe, desde donde en las últimas horas se viralizó una inédita imagen de ganado vacuno siendo arrastrado por la crecida del agua.

 

 

En Buenos Aires, la escena que encabezó Peña con Peppo en el primer piso de Balcarce 50 dejó en evidencia la ausencia de funcionarios nacionales en las zonas afectadas: el secretario de Ambiente, Sergio Bergman, este martes acompañó al presidente Mauricio Macri en la inauguración de un Parque Eólico en Chubut, la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, se encuentra de vacaciones, su segundo, el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, está afectado a la emergencia sanitaria que atraviesa la localidad rionegrina de Epuyén por un brote de hantavirus.

 

 

Según la información oficial, el gobierno del Chaco contabilizaba 2476 evacuados este martes, luego de una jornada en la que se registraron 17 cortes de ruta solamente en Resistencia, la capital provincial. Hasta ahora, la principal presencia de atención federal en la zona está representada por las Fuerzas Armadas, que desplegaron sus tropas de atención en las poblaciones más afectadas, una imagen que el ministro de Defensa, Oscar Aguad recién informó en las últimas horas, antes de sumarse a la comitiva oficial que acompaña al presidente Mauricio Macri para el encuentro que compartirá con su par brasileño, el ex militar ultraderechista Jair Bolsonaro.

 

 

Lejos de la escena dramática que relatan uniformados y funcionarios locales, el gobernador Peppo se mostró este martes junto al ministro coordinador en Buenos Aires. Según un comunicado difundido por Presidencia, el mandatario dijo que la cita “fue importante y además la continuidad de un compromiso del Presidente, que me llamó el miércoles, posterior a la lluvia en Resistencia que hacía 30 años que no se daba con esa magnitud, sobre todo en intensidad y tiempo”.

El mensaje del titular del ejecutivo chaqueño pareció mas concentrado en revelar un llamado presidencial durante sus vacaciones que en la activación de un mecanismo de emergencia que, hasta ahora, sólo ha sido protagonizado por efectivos militares y por segundas líneas del Gobierno, que reciben pedidos de alimentos y colchones ante la situación.

 

 

“La situación es gravísima, pero ha empeorado por la fragilidad económica de la población. Tenemos gente que realmente está pasando hambre, ha perdido todo por la inundación y no contamos con la infraestructura suficiente para afrontar esa demanda crítica, porque es palpable la ausencia de ayuda nacional”, confió a este medio una fuente oficial que interviene en las tareas de contención de la crisis.

 

Peppo este martes junto a Peña en Casa Rosada. (Foto: Presidencia)

 

En la Casa Rosada informaron que la situación es coordinada por el Sistema Nacional de Gestión integral del Riesgo y la Protección Civil (SINAGIR), a cargo de Emilio Renda, que reporta orgánicamente a Patricia Bullrich. La ministra de Seguridad tampoco está en la zona afectada y se sumó a la comitiva que partió hacia Brasilia para el encuentro con Bolsonaro. En rigor, el monitoreo de la inundación corre por cuenta del subsecretario de Operaciones de Protección Civil, Daniel Russo, que desarrolló su especialidad en el área de Defensa Civil porteña durante los dos mandatos de Macri como jefe de Gobierno. A ellos recién se sumará el próximo viernes el subsecretario de Infraestructura y Recursos Hídricos del Ministerio del Interior, Pablo Bereciartúa.

 

Un camión Unimog del Ejército Argentino cruza la zona chaqueña anegada. 

 

Las primeras comunicaciones oficiales sobre la asistencia federal a las provincias afectadas por el temporal fueron difundidas este domingo, pero la aparición de funcionarios nacionales involucrados con la crisis climática recién se registró este martes, cuando el jefe de Estado concluyó oficialmente sus vacaciones intermitentes en la localidad patagónica de Villa La Angostura. 

Litoral: la Rosada reacciona tarde ante el peor temporal de los últimos 30 años

Las inundaciones afectan a Santa Fe, Corrientes y Chaco. Resistencia quedó al borde de una crisis social y sanitaria. Notable ausencia de ministros en los territorios afectados.  

Casi una semana después de que comenzara el temporal más grave que le tocó afrontar al litoral argentino en los últimos 30 años, el jefe de Gabinete Marcos Peña citó en la Casa Rosada al gobernador de Chaco, Domingo Peppo, para coordinar la ayuda federal en la provincia. Sin embargo, funcionarios nacionales y provinciales consultados por Letra P confiaron que la asistencia es virtualmente escasa y que la situación en ese territorio ha empeorado, con un escenario social y sanitario crítico, que podría derivar “en situaciones aún peores”. El mapa de los anegamientos tienen epicentro en Chaco, pero afectan a gran parte de Corrientes y el norte de Santa Fe, desde donde en las últimas horas se viralizó una inédita imagen de ganado vacuno siendo arrastrado por la crecida del agua.

 

 

En Buenos Aires, la escena que encabezó Peña con Peppo en el primer piso de Balcarce 50 dejó en evidencia la ausencia de funcionarios nacionales en las zonas afectadas: el secretario de Ambiente, Sergio Bergman, este martes acompañó al presidente Mauricio Macri en la inauguración de un Parque Eólico en Chubut, la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, se encuentra de vacaciones, su segundo, el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, está afectado a la emergencia sanitaria que atraviesa la localidad rionegrina de Epuyén por un brote de hantavirus.

 

 

Según la información oficial, el gobierno del Chaco contabilizaba 2476 evacuados este martes, luego de una jornada en la que se registraron 17 cortes de ruta solamente en Resistencia, la capital provincial. Hasta ahora, la principal presencia de atención federal en la zona está representada por las Fuerzas Armadas, que desplegaron sus tropas de atención en las poblaciones más afectadas, una imagen que el ministro de Defensa, Oscar Aguad recién informó en las últimas horas, antes de sumarse a la comitiva oficial que acompaña al presidente Mauricio Macri para el encuentro que compartirá con su par brasileño, el ex militar ultraderechista Jair Bolsonaro.

 

 

Lejos de la escena dramática que relatan uniformados y funcionarios locales, el gobernador Peppo se mostró este martes junto al ministro coordinador en Buenos Aires. Según un comunicado difundido por Presidencia, el mandatario dijo que la cita “fue importante y además la continuidad de un compromiso del Presidente, que me llamó el miércoles, posterior a la lluvia en Resistencia que hacía 30 años que no se daba con esa magnitud, sobre todo en intensidad y tiempo”.

El mensaje del titular del ejecutivo chaqueño pareció mas concentrado en revelar un llamado presidencial durante sus vacaciones que en la activación de un mecanismo de emergencia que, hasta ahora, sólo ha sido protagonizado por efectivos militares y por segundas líneas del Gobierno, que reciben pedidos de alimentos y colchones ante la situación.

 

 

“La situación es gravísima, pero ha empeorado por la fragilidad económica de la población. Tenemos gente que realmente está pasando hambre, ha perdido todo por la inundación y no contamos con la infraestructura suficiente para afrontar esa demanda crítica, porque es palpable la ausencia de ayuda nacional”, confió a este medio una fuente oficial que interviene en las tareas de contención de la crisis.

 

Peppo este martes junto a Peña en Casa Rosada. (Foto: Presidencia)

 

En la Casa Rosada informaron que la situación es coordinada por el Sistema Nacional de Gestión integral del Riesgo y la Protección Civil (SINAGIR), a cargo de Emilio Renda, que reporta orgánicamente a Patricia Bullrich. La ministra de Seguridad tampoco está en la zona afectada y se sumó a la comitiva que partió hacia Brasilia para el encuentro con Bolsonaro. En rigor, el monitoreo de la inundación corre por cuenta del subsecretario de Operaciones de Protección Civil, Daniel Russo, que desarrolló su especialidad en el área de Defensa Civil porteña durante los dos mandatos de Macri como jefe de Gobierno. A ellos recién se sumará el próximo viernes el subsecretario de Infraestructura y Recursos Hídricos del Ministerio del Interior, Pablo Bereciartúa.

 

Un camión Unimog del Ejército Argentino cruza la zona chaqueña anegada. 

 

Las primeras comunicaciones oficiales sobre la asistencia federal a las provincias afectadas por el temporal fueron difundidas este domingo, pero la aparición de funcionarios nacionales involucrados con la crisis climática recién se registró este martes, cuando el jefe de Estado concluyó oficialmente sus vacaciones intermitentes en la localidad patagónica de Villa La Angostura.