X
El presidente electo y el jefe de Gobierno porteño se reunieron por primera vez este viernes en el búnker albertista de Puerto Madero. Los temas en común.
Por 06/12/2019 13:02

La convivencia entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta es una incógnita. Mientras el presidente electo pidió hacer “oposición dura” al PRO en la Ciudad, el jefe de Gobierno reclamó cautela a su equipo y adelantó que evitará la confrontación con el peronismo. El primer contacto directo se dio este viernes en las oficinas de Fernández, donde el alcalde llegó acompañado de su vicejefe, Diego Santilli, y se fue con un pedido concreto del próximo jefe de Estado: remover las rejas (desmontables) que rodean la Plaza de Mayo para liberar el acceso y el tránsito el día de su asunción.

Las rejas apostadas en los alrededores de la Plaza de Mayo y la Casa Rosada fueron autorizadas por la Legislatura de la Ciudad bajo un pedido expreso del presidente Mauricio Macri. En rigor, por intermedio de Casa Militar, el Presidente solicitó al Gobierno porteño que refuerce la seguridad en la zona de Casa de Gobierno y se envió una ley al Parlamento porteño para avanzar con el pedido. Por otra parte, el cordón de seguridad que envuelve ese perímetro es controlado por la Policía de la Ciudad, que está bajo la órbita de Santilli.

Rodríguez Larreta y Fernández hablaron por teléfono la noche del 27 de octubre, a instancias de Sergio Massa. Fue un saludo protocolar que incluyó felicitaciones mutuas. Nada más. Ahora, el presidente electo envió la primera señal: le pidió al bloque de legisladores del Frente de Todos que haga oposición dura y no acompañe el paquete de leyes de fin de año del jefe de Gobierno. En tanto, Larreta optó por evitar peleas y buscará, como contó Letra P, blindarse en la Ciudad que gobernará por cuatro años más.

NOTA EN DESARROLLO