X

Vicentin, al desnudo: Pollicita reveló las maniobras del Nación en la era Macri

El fiscal observó “connivencia” entre funcionarios y la empresa, que recibió 61 créditos por casi U$S 250 millones cuando ya tenía deudas y desoyendo al BCRA.

Por 08/07/2020 17:34

En un detallado escrito de 80 carillas, el titular de la Fiscalía Federal Criminal y Correccional N°11, Gerardo Pollicita, reveló las pruebas que vinculan a funcionarios del Banco Nación (BNA) durante la gestión de Cambiemos con los dueños de Vicentin, para llevar adelante operaciones de préstamos y beneficios que el fiscal considera irregulares. La información se desprende de la causa que tiene como juez a Julián Ercolini y que investiga las maniobras de la aceitera, que registró préstamo multimillonarios de la banca pública cuando ya estaba virtualmente en cesación de pagos. Allí se señala responsabilidad y “connivencia” entre el banco y la cerealera y se requiere la inhibición de bienes de su entonces presidente, Javier González Fraga, del vice Lucas Llach, y de los directivos de Vicentin Máximo Padoan y Sergio Nardelli. Pero lo más rico del escrito del fiscal, que no se ha caracterizado por una tendencia a decidir a favor del peronismo, es la prueba documental de lo que cita como “una estafa al Estado”.

La fuente de la información que usó el fiscal para revelar la prueba es de pedidos de datos a la AFIP, a la Unidad de Información Financiera (UIF), al Registro Público de Comercio de Santa Fe, al BNA, el Banco Central (BCRA), a la Oficina Anticorrupción (OA), al director del BNA Claudio Lozano, al interventor de Vicentin y a la Cámara Nacional Electoral (CNE).

 

 

De allí surge, ya al inicio del documento, una síntesis de Pollicita sobre las operaciones en cuestión. “Los elementos probatorios -dice el fiscal- recabados hasta el momento permiten sostener que funcionarios del BNA, algunas veces por acción y otras por omisión, incumplieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron los intereses confiados en la administración de los fondos de la entidad bancaria, por lo cual otorgaron irregularmente millonarios créditos en moneda extranjera a las firmas Vicentin y Algodonera Avellaneda, apartándose de la normativa interna que lo regula, y luego omitieron ejecutar en tiempo y forma las garantías que preveían los contratos tendientes a recuperar el dinero que se adeudaba”.

Y sigue el texto: “A su vez (…) los empresarios de la firma Vicentin, en connivencia con los funcionarios, solicitaron empréstitos irregulares, requirieron la liberación de fondos afectados en garantía, mientras en simultáneo postergaban el pago de sus obligaciones con el objetivo de que, finalmente, cuando las autoridades del banco quisieran cobrarse las deudas, no quedaran fondos de donde el BNA pudiera hacerlo”.

“Funcionarios del BNA, algunas veces por acción y otras por omisión, incumplieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron los intereses confiados en la administración de los fondos de la entidad bancaria", firmó Pollicita.

El primer dato fuerte del fallo es que, como histórico cliente del BNA, Vicentin tenía una línea de crédito para operaciones de comercio exterior que se inició el 14 de junio de 2018 y cerró el 30 de abril de 2019. Esa línea le permitía tomar 300 millones de dólares, con un máximo de 8.300 millones de pesos. Pero luego del vencimiento de la línea, el Nación le siguió dando créditos “cuando la empresa ya había superado el límite máximo establecido en la última resolución del directorio” de la entidad. Luego, continuaron prestándole cuando ya Vicentin tenía “deuda vencida” con el BNA.

En paralelo, les permitieron a los dueños de la compañía retirar fondos que estaban depositados en garantía en el banco. En el marco de las prórrogas otorgadas, aparecen cifras de crédito récord: desde el 30 abril al 30 de junio de 2019, les otorgaron 22 préstamos por 90,5 millones de dólares. Y en la segunda prórroga, que fue hasta el día 30 de julio del año pasado, “les garantizaron acceso a 11 créditos por 44,5 millones de dólares", lo que configura un total de 135 millones de dólares en sólo tres meses y con la operatoria vencida y deudas acumuladas en el banco.

Un dato importante: a esta altura, cita Pollicita, Vicentin ya había superado la normativa del BCRA de “grandes exposiciones al riesgo de crédito”.

 

Fraga y Llach, apuntados por Pollicita como responsables de la cadena de mandos.

 

El 8 de agosto de ese año, se registró el primer vencimiento de deuda impago; un tiempo después, ya tenía 70 vencimientos impagos. De todos modos, en noviembre de 2019 y cuando ya la gestión de Mauricio Macri había perdido las elecciones, entre los días 8 y 26, “funcionarios del BNA -gerentes, directores y presidente- decidieron otorgarle 28 nuevos préstamos por 105,5 millones de dólares, pese a intimaciones que el propio BCRA había realizado".

"Para ese entonces -sigue el escrito-, en las cuentas en garantía de Vicentin en el BNA, que servirían de cobertura de las deudas, había 800 millones de dólares y más de 2.000 millones de pesos, que se fueron esfumando cuando el propio banco dejó a sus directivos ir retirando ese dinero, a pesar de las deudas que mantenían con la entidad". La caja de garantías, explicó el fiscal, quedó “prácticamente vacía”.

"En noviembre del 2019 y cuando Macri ya había perdido de las elecciones, “funcionarios del BNA decidieron otorgarle 28 nuevos préstamos por 105,5 millones de dólares, pese a intimaciones que el propio BCRA había realizado"

Pollicita identificó, según su información, el entramado de responsabilidades políticas para cubrir y autorizar la operatoria. “Quienes se habrían encargado de instrumentar la maniobra defraudatoria fueron, por un lado, el ex presidente de la entidad, Javier González Fraga; los ex directores Lucas Llach, Agustín Pesce, Miguel Ángel Arce, Carlos Alberto Castellani, Guillermo Goldberg, Jorge Lawson, Javier Okseniuk, Marcelo Pose y Ercilia Nofal. El gerente general Juan José Fragati, la subgerenta de Riesgo, Susana Ojeda, el subgerente de Banca Corporativa, Martín González” y otros directivos administrativos vinculados a la calificación de crédito. Por la empresa, se señala a Daniel Buyatti y Alberto Macua, presidente y vice de Vicentin; los directivos y apoderados Roberto Vicentin, Hernán Vicentin, Sergio Nardelli (…) y Máximo Padoan”, entre otros.

Por último, y luego de detallar al extremo todas las maniobras antes relatadas, incluidas reuniones de esos empresarios en el Banco Nación, Pollicita aclara que “el exceso de la deuda y el aumento de la deuda impaga no solo fue detectado y advertido por el BCRA en septiembre de 2019, sino que también fue replicado en noviembre y diciembre, sin que tal circunstancia impidiera en noviembre de ese año que se volviera a financiar a la compañía”.

El escrito del fiscal refleja, también, la existencia de documentación interna del BNA que revela que toda la cadena de mandos del banco estaba al tanto de los niveles de irregularidad de la operatoria.