X

Fidelity encabeza a los fondos que amenazan con una batalla de seis meses

Tres grandes grupos de bonistas estuvieron en Buenos Aires con empresarios, legisladores y el radical Cornejo. Avisaron que las negociaciones pueden darse en un cuadro de default con los privados.
Por 18/02/2020 17:26

El conflicto por la deuda argentina en manos de bonistas privados parece el territorio con menos certezas en cuanto a la reestructuración que intenta llevar el gobierno de Alberto Fernández. Mientras las charlas que el equipo del ministro de Economía, Martín Guzmán, lleva adelante con el Fondo Monetario (FMI) parecen encaminadas, los tenedores de títulos privados ya avisaron que la contienda para definir cómo, cuándo y cuánto cobrar será ardua y extensa.

Según confiaron fuentes de los encuentros a Letra P, los hoteles Hilton y Palacio Duhau albergaron hace unos días sendas reuniones entre empresarios, senadores, diputados y tres fondos importantes que tienen parte de los 100 mil millones de dólares de la deuda privada. Allí, los bonistas explicitaron que “vemos una negociación de por lo menos seis meses con el Gobierno”, y no descartaron que las charlas sigan “incluso si hay un default en algún título específico”.

 

 

¿Quiénes fueron parte de esos mítines? Por los fondos, asistieron Fidelity (el fondo que le complicó la negociación a Axel Kicillof), Jeffreys y Liberty. A este pelotón le faltó el fondo BlackRock, que según la agencia Bloomberg es parte de un armado conjunto con los que desembarcaron a hacer lobby en el país.

 

Fidelity, el fondo que inquietó a Kicillof, de gira en Buenos Aires. 

 

Por los privados, hubo CEOs del sector petroquímico, petroleros que trabajan en Vaca Muerta y directivos de industria y agro. También legisladores de diferentes fuerzas políticos y una persona de peso en la esfera política: el ex gobernador de Mendoza y actual titular de la UCR, Alfredo Cornejo, que fue acompañado del ministro de Economía de su provincia, Lisandro Nieri.

Los que charlaron con los fondos destacaron que, al menos en la conversación, surgió una voluntad de llegar a acuerdos. En la otra esquina, se blanqueó en esas charlas que ya hay otros grupos de bonistas que hacen lobby en Argentina para armar una especie de club de buitres. Sondearon a varias consultoras de comunicación para hacer pie en los medios, pero recibieron negativas de firmas que no quieren romper lazos políticos con el gobierno de Fernández.