X
“Quisieron apropiarse del concepto de defender la vida pero solo hay una propuesta que defiende la vida, y es la legalización del aborto” dijo la legisladora y arrancó vivas y llantos de sus pares.
Redacción 14/06/2018 11:43

Cerca del cierre de la jornada parlamentaria, la diputada PRO, Silvia Lospennato, una de las autoras originales del proyecto de ley de despenalización del aborto, ofreció en el recinto un claro resumen del espíritu histórico de la iniciativa que estaba a minutos de votarse.

En su rol de oficialista, y en un debate que cruzó de forma transversal a todos los bloques políticos, Lospennato reconoció “la madurez de todos nosotros, que aun teniendo que convivir con la diferencia dentro de nuestros propios bloques vamos a terminar unidos en la diversidad y unidos en el respeto”.

 

 

Y remarcó que “ninguno de nosotros es el mismo que antes de empezar este debate, todos hemos atravesado un proceso de profundo aprendizaje. Pudimos nombrar el dolor que significa el aborto en nuestro país, un dolor profundo, silenciado, que se confunde con la culpa, la criminalización y desigualdad y que se ampara en la ausencia del Estado”. remarcó la legisladora de Cambiemos.

Tras plantear las cifras del aborto ilegal, que dan cuenta de al menos “50 mil mujeres que en Argentina, por año son hospitalizadas por abortos inseguros”, la diputada afirmó que “estamos hablando de una tragedia de la salud pública que afecta a las mujeres de nuestro país”.

Y envalentonada, interpeló a sus pares “no podemos salir de este recinto sin una propuesta concreta de salud pública para las mujeres argentinas”.

“Se buscó en el debate hacernos creer que estábamos discutiendo aborto si o aborto no, pero de lo que hablamos es de aborto legal o clandestino” afirmó.

“Quisieron apropiarse del concepto de defender la vida pero solo hay una propuesta que defiende la vida, y es la propuesta por la legalización del aborto” sentenció la legisladora.

“Hoy estamos conquistando el poder de decidir sobre nuestros propios cuerpos, es la autonomía de las mujeres, el derecho a elegir sobre nuestros proyectos de vidas” dijo.

 

 

Lospennato aludió además a los argumentos de los parlamentarios que se oponen al proyecto: no me queda claro que rechazan, ¿la estadística oficial?, ¿la realidad del aborto?, ¿la necesidad de garantizar el derecho a la salud?, algunos de los que se oponen dijeron que lo hacen porque defienden la vida desde la concepción pero a los cinco minutos no pudieron sostener los argumentos respecto de los embriones producto de una violación, ni los embriones fruto de la fertilización asistida. Entonces no es desde la concepción la defensa, sino desde la concepción consentida, menuda diferencia, no son todos los embriones sino los que anidan en el útero de una mujer, no los que están congelados en una heladera.”

“Dijeron que querían salvar las dos vidas pero es una falacia porque no pudieron explicar cómo van a hacer para evitar que una mujer aborte. La manera correcta de decirlo es que quieren forzar a las mujeres a ser madres, ¿creen que es posible forzar a una mujer a ser madre? ni el código penal que tiene 100 años obligaba a tanto. Porque cuando una mujer resultaba embarazada producto de una violación se garantizaba el aborto entendiendo su autonomía y consentimiento. Cuando la decisión difícil, triste pero personalísima de una mujer es no ser madre, no hay ley, persona ni Estado que pueda impedirlo” afirmó Lospennato, y provocó los aplausos inmediatos en el recinto.

 

“Los que voten por el no, sepan que lo único que están ofreciendo a las mujeres es la amenaza de cárcel".

 

“Pero aún en este extremo – continuó- nos queda la posibilidad de salvar una vida, la de la mujer”.

“Algunos esgrimieron cuestiones personales y cuestiones religiosas, y yo las respeto a todas, todos nosotros las respetamos, pero no son razones públicas y por ende no pueden imponerse en la ley de todos” indicó en alusión a la posición negativa de muchos legisladores que se amparaban en la filiación católica de sus creencias.

“Este no es día de tristeza, es un gran día para todas las mujeres, que estamos orgullosas de dar este paso” arengó la secretaria parlamentaria del interbloque Cambiemos.

“Miles y miles de mujeres pasaron la noche en la plaza esperando que alumbráramos esta ley y pudieron conocer las caras de sus diputados y diputadas y los nombres y nos interpelaron con el interés genuino de conquistar este derecho” remarcó.

“Desoír este pedido lo único que va a hacer es retrasarlo en el tiempo, pero no lo va a impedir, porque las mujeres no abandonaremos la calle, no volveremos a ocultarnos en el seno de nuestras casas, las mujeres vamos a luchar por la paridad cueste lo que cueste” bramó, y arrancó lágrimas en algunas de sus pares.

 

 

“Los que voten por el no, sepan que lo único que están ofreciendo a las mujeres es la amenaza de cárcel. Los que hoy vestimos el pañuelo verde y otros que han abierto su corazón a esta realidad dolorosa, venimos a proponerles dejar de mirar para el costado, dejar de pensar que el aborto no existe” aseguró.

“Diputados y diputadas, este es el siglo de los derechos de las mujeres, más tarde o más temprano las jóvenes que portan en sus mochilas los pañuelos verdes van a conquistar los derechos que reclaman, en sus dedos está el poder de votar por nuestros derechos, que no les tiemble el pulso para hacerlo” remarcó y declaró “saquemos de la clandestinidad el aborto”.

Lospennato cerró su discurso con el listado de mujeres “que con su lucha nos trajeron hasta aquí”. Fue sin duda el momento más emotivo, y donde quedó más que nunca en evidencia el espíritu transversal del proyecto. Porque la diputada PRO mencionó en su extenso listado a mujeres de diferentes extracciones políticas, sociales y profesionales.

“A las mujeres en sus casas, a nuestras madres y a nuestras hijas, que el aborto sea legal, seguro y gratuito, que sea ley” concluyó Lospennato, con visible emoción.

Lospennato, la diputada PRO que resumió el espíritu del hito histórico

“Quisieron apropiarse del concepto de defender la vida pero solo hay una propuesta que defiende la vida, y es la legalización del aborto” dijo la legisladora y arrancó vivas y llantos de sus pares.

Cerca del cierre de la jornada parlamentaria, la diputada PRO, Silvia Lospennato, una de las autoras originales del proyecto de ley de despenalización del aborto, ofreció en el recinto un claro resumen del espíritu histórico de la iniciativa que estaba a minutos de votarse.

En su rol de oficialista, y en un debate que cruzó de forma transversal a todos los bloques políticos, Lospennato reconoció “la madurez de todos nosotros, que aun teniendo que convivir con la diferencia dentro de nuestros propios bloques vamos a terminar unidos en la diversidad y unidos en el respeto”.

 

 

Y remarcó que “ninguno de nosotros es el mismo que antes de empezar este debate, todos hemos atravesado un proceso de profundo aprendizaje. Pudimos nombrar el dolor que significa el aborto en nuestro país, un dolor profundo, silenciado, que se confunde con la culpa, la criminalización y desigualdad y que se ampara en la ausencia del Estado”. remarcó la legisladora de Cambiemos.

Tras plantear las cifras del aborto ilegal, que dan cuenta de al menos “50 mil mujeres que en Argentina, por año son hospitalizadas por abortos inseguros”, la diputada afirmó que “estamos hablando de una tragedia de la salud pública que afecta a las mujeres de nuestro país”.

Y envalentonada, interpeló a sus pares “no podemos salir de este recinto sin una propuesta concreta de salud pública para las mujeres argentinas”.

“Se buscó en el debate hacernos creer que estábamos discutiendo aborto si o aborto no, pero de lo que hablamos es de aborto legal o clandestino” afirmó.

“Quisieron apropiarse del concepto de defender la vida pero solo hay una propuesta que defiende la vida, y es la propuesta por la legalización del aborto” sentenció la legisladora.

“Hoy estamos conquistando el poder de decidir sobre nuestros propios cuerpos, es la autonomía de las mujeres, el derecho a elegir sobre nuestros proyectos de vidas” dijo.

 

 

Lospennato aludió además a los argumentos de los parlamentarios que se oponen al proyecto: no me queda claro que rechazan, ¿la estadística oficial?, ¿la realidad del aborto?, ¿la necesidad de garantizar el derecho a la salud?, algunos de los que se oponen dijeron que lo hacen porque defienden la vida desde la concepción pero a los cinco minutos no pudieron sostener los argumentos respecto de los embriones producto de una violación, ni los embriones fruto de la fertilización asistida. Entonces no es desde la concepción la defensa, sino desde la concepción consentida, menuda diferencia, no son todos los embriones sino los que anidan en el útero de una mujer, no los que están congelados en una heladera.”

“Dijeron que querían salvar las dos vidas pero es una falacia porque no pudieron explicar cómo van a hacer para evitar que una mujer aborte. La manera correcta de decirlo es que quieren forzar a las mujeres a ser madres, ¿creen que es posible forzar a una mujer a ser madre? ni el código penal que tiene 100 años obligaba a tanto. Porque cuando una mujer resultaba embarazada producto de una violación se garantizaba el aborto entendiendo su autonomía y consentimiento. Cuando la decisión difícil, triste pero personalísima de una mujer es no ser madre, no hay ley, persona ni Estado que pueda impedirlo” afirmó Lospennato, y provocó los aplausos inmediatos en el recinto.

 

“Los que voten por el no, sepan que lo único que están ofreciendo a las mujeres es la amenaza de cárcel".

 

“Pero aún en este extremo – continuó- nos queda la posibilidad de salvar una vida, la de la mujer”.

“Algunos esgrimieron cuestiones personales y cuestiones religiosas, y yo las respeto a todas, todos nosotros las respetamos, pero no son razones públicas y por ende no pueden imponerse en la ley de todos” indicó en alusión a la posición negativa de muchos legisladores que se amparaban en la filiación católica de sus creencias.

“Este no es día de tristeza, es un gran día para todas las mujeres, que estamos orgullosas de dar este paso” arengó la secretaria parlamentaria del interbloque Cambiemos.

“Miles y miles de mujeres pasaron la noche en la plaza esperando que alumbráramos esta ley y pudieron conocer las caras de sus diputados y diputadas y los nombres y nos interpelaron con el interés genuino de conquistar este derecho” remarcó.

“Desoír este pedido lo único que va a hacer es retrasarlo en el tiempo, pero no lo va a impedir, porque las mujeres no abandonaremos la calle, no volveremos a ocultarnos en el seno de nuestras casas, las mujeres vamos a luchar por la paridad cueste lo que cueste” bramó, y arrancó lágrimas en algunas de sus pares.

 

 

“Los que voten por el no, sepan que lo único que están ofreciendo a las mujeres es la amenaza de cárcel. Los que hoy vestimos el pañuelo verde y otros que han abierto su corazón a esta realidad dolorosa, venimos a proponerles dejar de mirar para el costado, dejar de pensar que el aborto no existe” aseguró.

“Diputados y diputadas, este es el siglo de los derechos de las mujeres, más tarde o más temprano las jóvenes que portan en sus mochilas los pañuelos verdes van a conquistar los derechos que reclaman, en sus dedos está el poder de votar por nuestros derechos, que no les tiemble el pulso para hacerlo” remarcó y declaró “saquemos de la clandestinidad el aborto”.

Lospennato cerró su discurso con el listado de mujeres “que con su lucha nos trajeron hasta aquí”. Fue sin duda el momento más emotivo, y donde quedó más que nunca en evidencia el espíritu transversal del proyecto. Porque la diputada PRO mencionó en su extenso listado a mujeres de diferentes extracciones políticas, sociales y profesionales.

“A las mujeres en sus casas, a nuestras madres y a nuestras hijas, que el aborto sea legal, seguro y gratuito, que sea ley” concluyó Lospennato, con visible emoción.