X

Aborto legal: así fue la histórica votación en Diputados

La aprobación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo se enmarcó entre celebraciones y la furia de Carrió. “La próximo rompo”, amenazó. Los cruces con Monzó.
Redacción 14/06/2018 11:17

Tras 23 horas de sesión, el festejo de la mayoría de la Cámara baja estalló cuando el tablero marcó el resultado de la votación: el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo se aprobaba con 131 votos afirmativos, contra 123 negativos. Sin embargo, debajo de los gritos de celebración comenzaron a filtrarse voces de quejas de legisladores que marcaban errores (votos en negativo que fueron tomados como positivos) y solicitaban una rectificación del resultado. “Los cinco santiagueños votamos negativo”, vociferaba Estela Neder (Frente Cívico por Santiago) para abrir un manto de incertidumbre sobre la votación. Pero, mientras el presidente de Diputados, Emilio Monzó, requería bajar los decibeles para aclarar la situación, quien saltó a escena fue la legisladora más baqueana en navegar en la turbulencia: Elisa “Lilita” Carrió.
 


Lejos de pretender inmiscuirse en la discusión por los votos, la líder de la Coalición Cívica buscó dejar sentada una nueva advertencia hacia la interna de la alianza gobernante. "He estudiado durante 40 años este tema y que no he hablado para preservar la unidad de Cambiemos", deslizó ante las voces de malestar de algunos de sus pares que le reprocharon su escasa presencia en el recinto durante el tratamiento del proyecto. En efecto, mientras se debatía la histórica iniciativa, Carrió publicó en su cuenta de Twitter una imagen suya rezando en una capilla, acompañada de una leyenda: “No es necesario hablar, solo la oración que es la debilidad de Dios y el poder de los hombres”.
 


Poco importó ese mensaje a algunos de sus compañeros de espacio, como el titular de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, quien, frente al tridente Carrió-Tonelli-Massot -de indisimulables caras largas- celebraba, recibiendo saludos de diputados de diversos bloques, entre ellos de Daniel Filmus (FpV-PJ), quien ya había elogiado el manejo que tuvo el macrista como presidente de la comisión que abordó el tema.

En ese marco, Carrió comenzó a gritar dirigiéndose a Monzó que, sin poder escucharla, le dijo: "Si no me habla por el micrófono, no la escucho". Tras darle la palabra, Lilita espetó con tono recriminatorio hacia el titular de la Cámara baja: “Gracias señor presidente, debe ser la primera vez que me da la palabra en este recinto”. “¿La primera vez que le doy la palabra?”, replicó Monzó con asombro.
 


Pero la líder de la Coalición Cívica hizo caso omiso a esa pregunta y siguió: “Sólo para una aclaración pública de mi voto”. Allí, el ex intendente de Carlos Tejedor la interrumpió: “No, no, diputada, yo se la voy a dar a la palabra. Estoy terminando de aclarar la votación que me están pidiendo. Luego le doy la palabra a usted”.

Ante eso, Carrió, con gafas oscuras puestas, aceptó sin dejar de apuntar: “No tengo ningún problema mientras después me dé la palabra. Pero míreme”.

Enseguida, Monzó se abocó a resolver los planteos santiagueños por la votación: “Mi voto es negativo”, insistió la diputada Neder. “¿Qué votó?”, preguntó el presidente de Diputados a una de sus asesoras. En efecto, había un error, pero no con cinco, sino con sólo dos legisladores. “Son dos votos los que varían. No varía la votación, resulta afirmativo”, anunció Monzó para cerrar la historia.  
 


Pero mientras se perfilaban las intervenciones alusivas a la votación en particular del proyecto, irrumpió el cordobés Javier Pretto (PRO), quien le requirió a Monzó que leyera el resultado de la votación –que había quedado 129 a 125. Con la paciencia colmatada, el titular de la Cámara baja lo despachó sin filtro: "Esto es matemática, son dos votos. A las 10 de la mañana, si usted necesita el resultado final, estamos jodiendo".

Todo, en un contexto donde Carrió seguía ventilando advertencias: "A todo Cambiemos, ¡la próxima rompo!, espetó.  

Aborto legal: así fue la histórica votación en Diputados

La aprobación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo se enmarcó entre celebraciones y la furia de Carrió. “La próximo rompo”, amenazó. Los cruces con Monzó.

Tras 23 horas de sesión, el festejo de la mayoría de la Cámara baja estalló cuando el tablero marcó el resultado de la votación: el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo se aprobaba con 131 votos afirmativos, contra 123 negativos. Sin embargo, debajo de los gritos de celebración comenzaron a filtrarse voces de quejas de legisladores que marcaban errores (votos en negativo que fueron tomados como positivos) y solicitaban una rectificación del resultado. “Los cinco santiagueños votamos negativo”, vociferaba Estela Neder (Frente Cívico por Santiago) para abrir un manto de incertidumbre sobre la votación. Pero, mientras el presidente de Diputados, Emilio Monzó, requería bajar los decibeles para aclarar la situación, quien saltó a escena fue la legisladora más baqueana en navegar en la turbulencia: Elisa “Lilita” Carrió.
 


Lejos de pretender inmiscuirse en la discusión por los votos, la líder de la Coalición Cívica buscó dejar sentada una nueva advertencia hacia la interna de la alianza gobernante. "He estudiado durante 40 años este tema y que no he hablado para preservar la unidad de Cambiemos", deslizó ante las voces de malestar de algunos de sus pares que le reprocharon su escasa presencia en el recinto durante el tratamiento del proyecto. En efecto, mientras se debatía la histórica iniciativa, Carrió publicó en su cuenta de Twitter una imagen suya rezando en una capilla, acompañada de una leyenda: “No es necesario hablar, solo la oración que es la debilidad de Dios y el poder de los hombres”.
 


Poco importó ese mensaje a algunos de sus compañeros de espacio, como el titular de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, quien, frente al tridente Carrió-Tonelli-Massot -de indisimulables caras largas- celebraba, recibiendo saludos de diputados de diversos bloques, entre ellos de Daniel Filmus (FpV-PJ), quien ya había elogiado el manejo que tuvo el macrista como presidente de la comisión que abordó el tema.

En ese marco, Carrió comenzó a gritar dirigiéndose a Monzó que, sin poder escucharla, le dijo: "Si no me habla por el micrófono, no la escucho". Tras darle la palabra, Lilita espetó con tono recriminatorio hacia el titular de la Cámara baja: “Gracias señor presidente, debe ser la primera vez que me da la palabra en este recinto”. “¿La primera vez que le doy la palabra?”, replicó Monzó con asombro.
 


Pero la líder de la Coalición Cívica hizo caso omiso a esa pregunta y siguió: “Sólo para una aclaración pública de mi voto”. Allí, el ex intendente de Carlos Tejedor la interrumpió: “No, no, diputada, yo se la voy a dar a la palabra. Estoy terminando de aclarar la votación que me están pidiendo. Luego le doy la palabra a usted”.

Ante eso, Carrió, con gafas oscuras puestas, aceptó sin dejar de apuntar: “No tengo ningún problema mientras después me dé la palabra. Pero míreme”.

Enseguida, Monzó se abocó a resolver los planteos santiagueños por la votación: “Mi voto es negativo”, insistió la diputada Neder. “¿Qué votó?”, preguntó el presidente de Diputados a una de sus asesoras. En efecto, había un error, pero no con cinco, sino con sólo dos legisladores. “Son dos votos los que varían. No varía la votación, resulta afirmativo”, anunció Monzó para cerrar la historia.  
 


Pero mientras se perfilaban las intervenciones alusivas a la votación en particular del proyecto, irrumpió el cordobés Javier Pretto (PRO), quien le requirió a Monzó que leyera el resultado de la votación –que había quedado 129 a 125. Con la paciencia colmatada, el titular de la Cámara baja lo despachó sin filtro: "Esto es matemática, son dos votos. A las 10 de la mañana, si usted necesita el resultado final, estamos jodiendo".

Todo, en un contexto donde Carrió seguía ventilando advertencias: "A todo Cambiemos, ¡la próxima rompo!, espetó.