X

Los medios y el debate por la legalización del aborto

El 15 de febrero de 1920, Sigmund Freud envió una carta a Arthur Lippmann, médico de su hija Sophie, quien había muerto en un hospital de Hamburgo, tras haber ingresado por un supuesto aborto mal practicado: “... el infeliz destino corrido por mi hija me parece albergar en otro aspecto una advertencia que nuestro gremio no suele tomar muy en serio. En vista de una ley necia e inhumana que obliga a continuar con el embarazo aun a mujeres que no lo desean…”  Freud, S. (2012). Cartas a sus hijos. Buenos Aires: Paidós, p. 605.

En Shaping Abortion Discourse. Democracy and the Public Sphere in Germany and the United States, Myra Ferree, William Gamson, Jürgen Gerhards y Dieter Rucht recorren el largo debate público y político sobre el aborto en Alemania y en Estados Unidos. Plantados en el centro de la controversia, los autores indagan el devenir de las discusiones política y pública, los valores morales y las chicanas de todo tipo puestas en juego, y el papel de los medios de comunicación en dos países democráticos con culturas políticas diferentes, nutriéndose de artículos periodísticos publicados en la prensa nacional y documentos producidos por organizaciones sociales y políticas vinculadas a la temática.

Del análisis surge que los discursos mediáticos dialogan con los valores de la sociedad de la cual forman parte. Desde allí forjan enfoques alrededor de una cuestión en sintonía u oposición con actores colectivos más o menos organizados, oficiales o no. El crédito que las noticias les otorgan a determinados actores en detrimento de otros —avalando sus dichos y tomándolos como verdaderos— es un factor decisivo en las formas que adquiere la discusión.

 

 

En las últimas semanas, los y las integrantes de las cuatro comisiones de la Cámara de Diputados que tienen incumbencia en el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) -Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia y Mujer-, asistieron a 724 exposiciones que se manifestaron a favor y en contra de la iniciativa apoyada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Partiendo del estudio de Ferree y sus colegas, observamos el tratamiento de las fuentes de información en una cobertura que en los últimos días creció en volumen y dramatismo, a medida que aumentaba la tensión política y social producto del inminente desenlace de la votación en el Congreso. Concretamente, rastreamos cuáles fueron los actores que tuvieron voz en las noticias de la prensa nacional, su nivel de institucionalidad -es decir, si pertenecen o pertenecieron a alguno de los poderes del Estado-, la posición que estas fuentes de información tomaron respecto del proyecto de ley -a favor o en contra- y el grado de coherencia con los valores morales que impregnan el debate por la legalización del aborto.

Clarín, La Nación, Perfil y Página/12 coinciden en la legitimidad dada a una serie de voces que se pronuncian a favor del proyecto de ley de IVE. En este sentido, el realce de los atributos institucionales de ciertos actores es contundente. La exposición del actual ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, junto al médico sanitarista y ex ministro, Ginés González García, y al constitucionalista y ex ministro de Justicia y DDHH, Ricardo Gil Lavedra, en el Anexo de la Cámara de Diputados, recorrió las páginas de todos los periódicos de manera homogénea. No obstante, Perfil y Página/12 se distinguen haciendo hincapié en la consistencia de las ideas presentadas por dichos actores y las contraponen a los argumentos de los sectores opositores a la iniciativa, más beligerantes y con menor sustento: “Las chicas de 13 y 14 años piensan con la bombacha”, afirmó Lorena Fernández (Perfil, 3 de junio de 2018, p. 14).

 

El ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, habla del debate en plenario de comisiones de los ocho proyectos de despenalización del aborto (NA)

 

Por su parte, La Nación y Clarín se enfocan en las fisuras en el interior del oficialismo, que las palabras del ministro de Salud ponen de manifiesto. El “Gran Diario Argentino” inclina la balanza a favor del derecho al aborto, dando espacio a fuentes oficiales y académicas que polarizan con actores del ámbito religioso, identificado como el portavoz de la postura “pro vida”. Es aquí donde los pronunciamientos de los funcionarios y los legisladores de la alianza Cambiemos, opuestos a la legalización del aborto, convergen con la postura de distintos sectores eclesiásticos (“Ninguno de los proyectos presentados es un proyecto de despenalización del aborto. Son de legalización y legitimación del aborto eugenésico y de la pena de muerte para el niño por nacer”. José María Aguerre, Prof. de Filosofía Universidad Católica Argentina (UCA); La Nación, 19 de mayo de 2018, p. 34).

¿Qué grado de diversidad de opiniones es capaz de expresar la prensa? En momentos de calma, la variedad de puntos de vista sobre un tema en las coberturas suele restringirse a la gama de voces que tolera la amplitud del debate en el interior las élites políticas. En momentos como el actual, de controversia y confrontación de valores estructurantes de una sociedad, se abren ventanas de oportunidad para que otras miradas sobre una problemática se vuelquen a la arena y pugnen por lograr una redefinición de la situación.

El debate por la legalización del aborto invita a la redefinición colectiva de un problema social y habilita la confrontación de puntos de vista cuando activistas de distintos movimientos compiten con políticos, periodistas y medios de comunicación tradicionales por el significado de un problema público y las formas de resolverlo. Así, la lucha de un conjunto de actores de la sociedad civil reinstala una demanda largamente desoída por dirigentes políticos con capacidad de incidir en el curso de los acontecimientos. Un evento crítico “redefinitorio” se produce cuando la percepción de la realidad alrededor de un fenómeno da un giro radical que reposiciona tanto a las élites como al público masivo.

(*) Las autoras son investigadoras del Programa de Industrias Culturales y Espacio Público (UNQ) (http://icepunq.wix.com/icepunq)

Los medios y el debate por la legalización del aborto

El 15 de febrero de 1920, Sigmund Freud envió una carta a Arthur Lippmann, médico de su hija Sophie, quien había muerto en un hospital de Hamburgo, tras haber ingresado por un supuesto aborto mal practicado: “... el infeliz destino corrido por mi hija me parece albergar en otro aspecto una advertencia que nuestro gremio no suele tomar muy en serio. En vista de una ley necia e inhumana que obliga a continuar con el embarazo aun a mujeres que no lo desean…”  Freud, S. (2012). Cartas a sus hijos. Buenos Aires: Paidós, p. 605.

En Shaping Abortion Discourse. Democracy and the Public Sphere in Germany and the United States, Myra Ferree, William Gamson, Jürgen Gerhards y Dieter Rucht recorren el largo debate público y político sobre el aborto en Alemania y en Estados Unidos. Plantados en el centro de la controversia, los autores indagan el devenir de las discusiones política y pública, los valores morales y las chicanas de todo tipo puestas en juego, y el papel de los medios de comunicación en dos países democráticos con culturas políticas diferentes, nutriéndose de artículos periodísticos publicados en la prensa nacional y documentos producidos por organizaciones sociales y políticas vinculadas a la temática.

Del análisis surge que los discursos mediáticos dialogan con los valores de la sociedad de la cual forman parte. Desde allí forjan enfoques alrededor de una cuestión en sintonía u oposición con actores colectivos más o menos organizados, oficiales o no. El crédito que las noticias les otorgan a determinados actores en detrimento de otros —avalando sus dichos y tomándolos como verdaderos— es un factor decisivo en las formas que adquiere la discusión.

 

 

En las últimas semanas, los y las integrantes de las cuatro comisiones de la Cámara de Diputados que tienen incumbencia en el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) -Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia y Mujer-, asistieron a 724 exposiciones que se manifestaron a favor y en contra de la iniciativa apoyada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Partiendo del estudio de Ferree y sus colegas, observamos el tratamiento de las fuentes de información en una cobertura que en los últimos días creció en volumen y dramatismo, a medida que aumentaba la tensión política y social producto del inminente desenlace de la votación en el Congreso. Concretamente, rastreamos cuáles fueron los actores que tuvieron voz en las noticias de la prensa nacional, su nivel de institucionalidad -es decir, si pertenecen o pertenecieron a alguno de los poderes del Estado-, la posición que estas fuentes de información tomaron respecto del proyecto de ley -a favor o en contra- y el grado de coherencia con los valores morales que impregnan el debate por la legalización del aborto.

Clarín, La Nación, Perfil y Página/12 coinciden en la legitimidad dada a una serie de voces que se pronuncian a favor del proyecto de ley de IVE. En este sentido, el realce de los atributos institucionales de ciertos actores es contundente. La exposición del actual ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, junto al médico sanitarista y ex ministro, Ginés González García, y al constitucionalista y ex ministro de Justicia y DDHH, Ricardo Gil Lavedra, en el Anexo de la Cámara de Diputados, recorrió las páginas de todos los periódicos de manera homogénea. No obstante, Perfil y Página/12 se distinguen haciendo hincapié en la consistencia de las ideas presentadas por dichos actores y las contraponen a los argumentos de los sectores opositores a la iniciativa, más beligerantes y con menor sustento: “Las chicas de 13 y 14 años piensan con la bombacha”, afirmó Lorena Fernández (Perfil, 3 de junio de 2018, p. 14).

 

El ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, habla del debate en plenario de comisiones de los ocho proyectos de despenalización del aborto (NA)

 

Por su parte, La Nación y Clarín se enfocan en las fisuras en el interior del oficialismo, que las palabras del ministro de Salud ponen de manifiesto. El “Gran Diario Argentino” inclina la balanza a favor del derecho al aborto, dando espacio a fuentes oficiales y académicas que polarizan con actores del ámbito religioso, identificado como el portavoz de la postura “pro vida”. Es aquí donde los pronunciamientos de los funcionarios y los legisladores de la alianza Cambiemos, opuestos a la legalización del aborto, convergen con la postura de distintos sectores eclesiásticos (“Ninguno de los proyectos presentados es un proyecto de despenalización del aborto. Son de legalización y legitimación del aborto eugenésico y de la pena de muerte para el niño por nacer”. José María Aguerre, Prof. de Filosofía Universidad Católica Argentina (UCA); La Nación, 19 de mayo de 2018, p. 34).

¿Qué grado de diversidad de opiniones es capaz de expresar la prensa? En momentos de calma, la variedad de puntos de vista sobre un tema en las coberturas suele restringirse a la gama de voces que tolera la amplitud del debate en el interior las élites políticas. En momentos como el actual, de controversia y confrontación de valores estructurantes de una sociedad, se abren ventanas de oportunidad para que otras miradas sobre una problemática se vuelquen a la arena y pugnen por lograr una redefinición de la situación.

El debate por la legalización del aborto invita a la redefinición colectiva de un problema social y habilita la confrontación de puntos de vista cuando activistas de distintos movimientos compiten con políticos, periodistas y medios de comunicación tradicionales por el significado de un problema público y las formas de resolverlo. Así, la lucha de un conjunto de actores de la sociedad civil reinstala una demanda largamente desoída por dirigentes políticos con capacidad de incidir en el curso de los acontecimientos. Un evento crítico “redefinitorio” se produce cuando la percepción de la realidad alrededor de un fenómeno da un giro radical que reposiciona tanto a las élites como al público masivo.

(*) Las autoras son investigadoras del Programa de Industrias Culturales y Espacio Público (UNQ) (http://icepunq.wix.com/icepunq)