X

El Gobierno espera que la tranquilidad llegue con los dólares del FMI

En el Ejecutivo esperan en dos semanas el ingreso al Central de los primeros 15.000 millones de dólares. Con eso en caja, especulan, se estabilizarán los mercados y la tensión cambiaria.
En el Ejecutivo esperan en dos semanas el ingreso al Central de los primeros 15.000 millones de dólares. Con eso en caja, especulan, se estabilizarán los mercados y la tensión cambiaria.
Por 12/06/2018 20:38

“Hay un dato muy importante que pasó este lunes: el dólar llegó a 26,50 y no pasó nada. Si esto hubiera pasado hace un mes, estaríamos en una situación totalmente diferente”. La frase refleja la lectura del entorno del presidente Mauricio Macri sobre la evolución del dólar luego de la nueva deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La tranquilidad, se entiende, está en la llegada de los 50.000 millones de dólares que prestará el órgano multilateral de crédito. Con su llegada, especulan en Casa Rosada, se aplacarán los vaivenes que, por ahora, el Ejecutivo no logra controlar.

Esa relojería política, íntegramente basada en el endeudamiento soberano del país, tiene tres tiempos. El primer paso se basa en la firma de la carta de intención entre el gobierno argentino y el organismo mutilateral que, según confiaron fuentes de la cartera de Hacienda, podría concretarse este miércoles o jueves. Tras la firma del primer documento formal, se espera la rúbrica del acuerdo para formalizar el crédito de 50.000 millones de dólares, prevista para el miércoles 20. El tercer tramo de ese camino, y posiblemente el plato fuerte de toda la operación financiera, comenzará cuando llegue a Buenos Aires el primer desembolso, que superará los 15.000 millones de verdes, e implicará una remesa inicial del 30% del total pautado. Los siguientes giros se concretarían antes de fin de año.

 


El arribo de los dólares desde Washington sucederá, según los pronósticos oficiales, durante los días posteriores a la firma del acuerdo, que establecerá un programa stand by. Su duración será de 36 meses, con un esquema de devolución de ocho cuotas trimestrales con tres años de gracia, y una tasa variable entre el 3,96% y el 4,96%. “Esos fondos irán directamente al tesoro del Banco Central y esperamos que lleguen lo más pronto posible, en las jornadas posteriores al acuerdo”, afirmaron. Es decir, para fines de la semana próxima o durante la cuarta semana de este mes.

 

 

En ese compás de espera, la Casa Rosada transitará 15 días de un escenario cambiario que las fuentes consultadas calificaron como “previsible”. Sin embargo, ante las consultas de este medio, fuentes del Palacio de Hacienda buscaron relativizar un escenario de alza de la divisa hasta que se concrete el multimillonario endeudamiento.

 

 

La suba del dólar de los últimos días despertó suspicacias sobre el interés oficial por contener la divisa. Un sector del gabinete económico, en voz baja, insiste con que “el dólar sigue atrasado”, pero un funcionario del ministro Nicolás Dujovne, que ahora coordina el equipo económico, negó esa posibilidad. “Nosotros decimos que el tipo de cambio es flotante y creemos en un modelo que tiene cambio flotante. Pero a nosotros no nos divierte que suba, nos preocupa porque se traslada a los precios”, advirtió la fuente.

“Aún así consideramos muy importante mantener una flotación sucia o flotación al fin, que se mueva como se tenga que mover, pero creemos que esa situación se va a estabilizar en las próximas semanas”, completó el funcionario, convencido del nuevo dogma de Cambiemos, que defiende a rajatabla los presuntos beneficios del endeudamiento más grande de la historia.

El Gobierno espera que la tranquilidad llegue con los dólares del FMI

En el Ejecutivo esperan en dos semanas el ingreso al Central de los primeros 15.000 millones de dólares. Con eso en caja, especulan, se estabilizarán los mercados y la tensión cambiaria.

“Hay un dato muy importante que pasó este lunes: el dólar llegó a 26,50 y no pasó nada. Si esto hubiera pasado hace un mes, estaríamos en una situación totalmente diferente”. La frase refleja la lectura del entorno del presidente Mauricio Macri sobre la evolución del dólar luego de la nueva deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La tranquilidad, se entiende, está en la llegada de los 50.000 millones de dólares que prestará el órgano multilateral de crédito. Con su llegada, especulan en Casa Rosada, se aplacarán los vaivenes que, por ahora, el Ejecutivo no logra controlar.

Esa relojería política, íntegramente basada en el endeudamiento soberano del país, tiene tres tiempos. El primer paso se basa en la firma de la carta de intención entre el gobierno argentino y el organismo mutilateral que, según confiaron fuentes de la cartera de Hacienda, podría concretarse este miércoles o jueves. Tras la firma del primer documento formal, se espera la rúbrica del acuerdo para formalizar el crédito de 50.000 millones de dólares, prevista para el miércoles 20. El tercer tramo de ese camino, y posiblemente el plato fuerte de toda la operación financiera, comenzará cuando llegue a Buenos Aires el primer desembolso, que superará los 15.000 millones de verdes, e implicará una remesa inicial del 30% del total pautado. Los siguientes giros se concretarían antes de fin de año.

 


El arribo de los dólares desde Washington sucederá, según los pronósticos oficiales, durante los días posteriores a la firma del acuerdo, que establecerá un programa stand by. Su duración será de 36 meses, con un esquema de devolución de ocho cuotas trimestrales con tres años de gracia, y una tasa variable entre el 3,96% y el 4,96%. “Esos fondos irán directamente al tesoro del Banco Central y esperamos que lleguen lo más pronto posible, en las jornadas posteriores al acuerdo”, afirmaron. Es decir, para fines de la semana próxima o durante la cuarta semana de este mes.

 

 

En ese compás de espera, la Casa Rosada transitará 15 días de un escenario cambiario que las fuentes consultadas calificaron como “previsible”. Sin embargo, ante las consultas de este medio, fuentes del Palacio de Hacienda buscaron relativizar un escenario de alza de la divisa hasta que se concrete el multimillonario endeudamiento.

 

 

La suba del dólar de los últimos días despertó suspicacias sobre el interés oficial por contener la divisa. Un sector del gabinete económico, en voz baja, insiste con que “el dólar sigue atrasado”, pero un funcionario del ministro Nicolás Dujovne, que ahora coordina el equipo económico, negó esa posibilidad. “Nosotros decimos que el tipo de cambio es flotante y creemos en un modelo que tiene cambio flotante. Pero a nosotros no nos divierte que suba, nos preocupa porque se traslada a los precios”, advirtió la fuente.

“Aún así consideramos muy importante mantener una flotación sucia o flotación al fin, que se mueva como se tenga que mover, pero creemos que esa situación se va a estabilizar en las próximas semanas”, completó el funcionario, convencido del nuevo dogma de Cambiemos, que defiende a rajatabla los presuntos beneficios del endeudamiento más grande de la historia.