X
Además de reiterar su respaldo a Vidal y a Macri, jefes comunales de la Cuarta se reunieron en Bragado para diagramar acciones emparentadas ante los mismos problemas. La mira en “el factor calle”.
Por 12/06/2018 13:54

El malestar social por la crisis económica del país fue parte de la agenda de temas del último encuentro que protagonizaron los intendentes vidalistas de la cuarta sección electoral. Unidos por la ubicación geográfica, el color partidario, el primer mandato y problemáticas similares, los jefes comunales advirtieron que están “atentos a que el factor calle” no los sorprenda.

“Habíamos acordado encontrarnos regularmente, más allá del Foro, para hablar sobre la gestión. Estábamos convocados los 12 intendentes, pero vinieron los que pudieron”, sostuvo ante Letra P el anfitrión del encuentro, Vicente Gatica, que se puso al frente del recorrido por Bragado que culminó con un almuerzo de camaradería. Al convite llegaron Franco Flexas de Viamonte, Calixto Tellechea de Florentino Ameghino,  Erica Revilla de General Arenales, Eduardo Campana de General Villegas, Miguel Fernández de Trenque Lauquen y Pablo Petrecca de Junín.

 

 

Este último explica ante este portal que tienen “la costumbre de estar en contacto”. “Todos somos de Cambiemos, estamos en el primer mandato y tenemos las mismas problemáticas. Es una práctica habitual. Tratamos de tener reuniones periódicas para hablar de la gestión y generar mesas de trabajo”, dice.

“Respondemos estando al lado del vecino y llevando las inquietudes a los ministros”, agrega Petrecca al ser consultado sobre cómo se posicionan ante cierto malestar social provocado por la crisis económica que atraviesa el país, tras la corrida cambiaria y el pedido de auxilio del Fondo Monetario Internacional. “Es importante que como intendentes nos encontremos sin mezquindades, nos reunamos ante los problemas y trabajemos juntos para salir de este momento de turbulencia, acompañando en todas las decisiones que toma la gobernadora María Eugenia Vidal, el presidente Mauricio Macri y todos los miembros de sus equipos”, completa.

 

 

Desde la cuarta sección, un asistente advirtió, en reserva, que entre la tropa de intendentes vidalistas hay temor por un posible estallido devenido del malestar social. “Confiamos en el Presidente. Entonces, no nos quedamos en la preocupación, nos ocupamos. Hoy, estamos atentos a que el factor calle no nos sorprenda. Es difícil parar una situación cuando ha comenzado”, remarcó y agregó: “Lo mejor es estar alerta. Si salimos de este túnel, estamos llamados a grandes cosas”. 

Entre los jefes comunales, además, cuestionan el “rol que ha tomado la oposición”. “No es un rol de responsabilidad. Se han escuchado expresiones que dejan mucho margen a la crítica”, remarcan.

Frente a un escenario político agitado por el ajuste y por el acuerdo alcanzado por el Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional, los intendentes de Cambiemos refuerzan en público su respaldo a los líderes de Cambiemos, aunque en privado insinúan cierto desazón ante el impacto de las decisiones macroeconómicas.  

Alertados por la crisis, intendentes Cambiemos buscan aplacar el malestar social

Además de reiterar su respaldo a Vidal y a Macri, jefes comunales de la Cuarta se reunieron en Bragado para diagramar acciones emparentadas ante los mismos problemas. La mira en “el factor calle”.

El malestar social por la crisis económica del país fue parte de la agenda de temas del último encuentro que protagonizaron los intendentes vidalistas de la cuarta sección electoral. Unidos por la ubicación geográfica, el color partidario, el primer mandato y problemáticas similares, los jefes comunales advirtieron que están “atentos a que el factor calle” no los sorprenda.

“Habíamos acordado encontrarnos regularmente, más allá del Foro, para hablar sobre la gestión. Estábamos convocados los 12 intendentes, pero vinieron los que pudieron”, sostuvo ante Letra P el anfitrión del encuentro, Vicente Gatica, que se puso al frente del recorrido por Bragado que culminó con un almuerzo de camaradería. Al convite llegaron Franco Flexas de Viamonte, Calixto Tellechea de Florentino Ameghino,  Erica Revilla de General Arenales, Eduardo Campana de General Villegas, Miguel Fernández de Trenque Lauquen y Pablo Petrecca de Junín.

 

 

Este último explica ante este portal que tienen “la costumbre de estar en contacto”. “Todos somos de Cambiemos, estamos en el primer mandato y tenemos las mismas problemáticas. Es una práctica habitual. Tratamos de tener reuniones periódicas para hablar de la gestión y generar mesas de trabajo”, dice.

“Respondemos estando al lado del vecino y llevando las inquietudes a los ministros”, agrega Petrecca al ser consultado sobre cómo se posicionan ante cierto malestar social provocado por la crisis económica que atraviesa el país, tras la corrida cambiaria y el pedido de auxilio del Fondo Monetario Internacional. “Es importante que como intendentes nos encontremos sin mezquindades, nos reunamos ante los problemas y trabajemos juntos para salir de este momento de turbulencia, acompañando en todas las decisiones que toma la gobernadora María Eugenia Vidal, el presidente Mauricio Macri y todos los miembros de sus equipos”, completa.

 

 

Desde la cuarta sección, un asistente advirtió, en reserva, que entre la tropa de intendentes vidalistas hay temor por un posible estallido devenido del malestar social. “Confiamos en el Presidente. Entonces, no nos quedamos en la preocupación, nos ocupamos. Hoy, estamos atentos a que el factor calle no nos sorprenda. Es difícil parar una situación cuando ha comenzado”, remarcó y agregó: “Lo mejor es estar alerta. Si salimos de este túnel, estamos llamados a grandes cosas”. 

Entre los jefes comunales, además, cuestionan el “rol que ha tomado la oposición”. “No es un rol de responsabilidad. Se han escuchado expresiones que dejan mucho margen a la crítica”, remarcan.

Frente a un escenario político agitado por el ajuste y por el acuerdo alcanzado por el Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional, los intendentes de Cambiemos refuerzan en público su respaldo a los líderes de Cambiemos, aunque en privado insinúan cierto desazón ante el impacto de las decisiones macroeconómicas.