X

Larreta y el Coti firman el pacto Cambiemos en la Ciudad y ahora falta Lousteau

Santilli y Ferraro orquestaron el almuerzo con la cúpula de la UCR porteña. Primer paso formal para una negociación que recién se inicia. Internas, Lousteau y unificación electoral, eje del debate.
Por 12/06/2018 13:30

El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, puso primera y activó la construcción de Cambiemos en la Ciudad con la UCR porteña que reporta a Emiliano Yacobitti y Enrique "Coti" Nosiglia. Tras meses de silencio, la negociación comenzó semanas atrás por medio de llamadas telefónicas y se cristalizó este martes con un almuerzo de camaradería en la parrilla La Brigada de San Telmo.

Se sentaron en la mesa del primer piso –reservado por la ocasión- Diego Santilli, Francisco Quintana y Eduardo Macchiavelli, por el PRO; Maximiliano Ferraro, por la Coalición Cívica; Yacobitti, Guillermo De Maya y Leonardo Guacci, por la UCR. La agenda fue abierta, pero el macrismo y los lilitos llevaron un mensaje claro: pidieron “organización institucional” y avanzar con un acuerdo que satisfaga a los tres espacios y que se ordene “paso a paso”, como lo dictaminó la Mesa Nacional de Cambiemos.

En tanto, el radicalismo pidió "sumar voces" y puso como condición para una alianza “que se respeten las identidades partidarias”. Básicamente, intentarán que el PRO y la Coalición Cívica no licúen al radicalismo y sus candidatos, así se realice una primaria o haya un acuerdo general para una nómina que contemple a todos los partidos y dirigentes.

El almuerzo tuvo como único objetivo establecer públicamente el “kilómetro cero” de las conversaciones para una integración en un espacio común del PRO, el radicalismo y el partido que conduce Elisa Carrió. Más adelante, en esa mesa deberá sentarse Graciela Ocaña, aliada de Rodríguez Larreta en la Ciudad. El mitín de este martes tuvo una inclinación más nacional que porteña: a pedido de Macri, el PRO, Lilita y la UCR comulgan tras una campaña belicosa en la Ciudad y activan el operativo construcción de Cambiemos. Por esa razón, los comensales coincidieron en "respaldar al Presidente". La UCR local deberá revalidar esa proclama en el Congreso, donde su máxima expresión es Martín Lousteau, que goza de un buen vínculo con Balcarce 50.

 

 

No hubo mayores definiciones en torno a las dos cuestiones claves de cara a los comicios de 2019. Ni en la Jefatura de Gobierno ni en la Casa Rosada tienen claro si el mejor escenario para la coalición es unificar los comicios o mantener el esquema desdoblado. Por el momento, Macri le pidió la unificación a Rodríguez Larreta. Sin embargo, buena parte de la plana mayor de Cambiemos mira de reojo las intenciones de los gobernadores peronistas. Si las provincias del PJ adelantan las elecciones, bien podría la Ciudad mostrar un triunfo en las PASO de abril y las generales de julio para apalancar la reelección de Macri. Todo está en estudio y será material de debate luego del nuevo tema que preocupa en Balcarce 50: el Presupuesto 2019 y su concatenación con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional.

Tampoco se despejó la incógnita en torno así habrá PASO de Cambiemos el año próximo, cuando Rodríguez Larreta buscará la reelección. El escenario de internas sigue intacto y los tres espacios se limitaron a contemplar la posibilidad “respetando las identidad partidarias” y “ampliando las bases del frente”.

¿Y LOUSTEAU? Fue una primera reunión de acercamiento para mostrar buena voluntad, tras los reclamos recurrentes del presidente Mauricio Macri a su sucesor en la Ciudad, el único distrito en donde no está constituida la alianza. Según pudo saber Letra P, se baraja la posibilidad de realizar un anuncio en breve, pero se trata de una negociación que recién se inicia. El grueso de la discusión política pasará por cómo encarar la elección del 2019 y qué lugar ocupará Martín Lousteau en la estrategia de Cambiemos para la Ciudad.

La Casa Rosada lo quiere adentro y fomenta la posibilidad de una PASO entre el ex embajador y el alcalde. Para Macri implicaría incrementar la base de sustentación y para Rodríguez Larreta representa la antipática situación de tener que cumplir con un mandato nacional al que no podrá oponerse. Lo mismo ocurre con la unificación electoral, rechazada en las huestes larretistas.

A un año de las elecciones ejecutivas del 2019, cualquier discusión en torno a la constitución de la coalición en la Ciudad contempla también un debate por las listas de candidatos. Ante ese escenario, sale a la luz la figura de Lousteau, recién afiliado al radicalismo. Sus intenciones políticas continúan aún bajo un halo de incógnita para el Gobierno porteño y Carrió. Sin embargo, el radicalismo confirmó en el almuerzo de este martes que busca consenso interno para celebrar una PASO dentro de Cambiemos. En rigor, la consolidación de la coalición de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires llegará cuando se discutan los términos del acuerdo, con aclaraciones sobre el calendario electoral y la posibilidad de una interna.

Larreta y el Coti firman el pacto Cambiemos en la Ciudad y ahora falta Lousteau

Santilli y Ferraro orquestaron el almuerzo con la cúpula de la UCR porteña. Primer paso formal para una negociación que recién se inicia. Internas, Lousteau y unificación electoral, eje del debate.

El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, puso primera y activó la construcción de Cambiemos en la Ciudad con la UCR porteña que reporta a Emiliano Yacobitti y Enrique "Coti" Nosiglia. Tras meses de silencio, la negociación comenzó semanas atrás por medio de llamadas telefónicas y se cristalizó este martes con un almuerzo de camaradería en la parrilla La Brigada de San Telmo.

Se sentaron en la mesa del primer piso –reservado por la ocasión- Diego Santilli, Francisco Quintana y Eduardo Macchiavelli, por el PRO; Maximiliano Ferraro, por la Coalición Cívica; Yacobitti, Guillermo De Maya y Leonardo Guacci, por la UCR. La agenda fue abierta, pero el macrismo y los lilitos llevaron un mensaje claro: pidieron “organización institucional” y avanzar con un acuerdo que satisfaga a los tres espacios y que se ordene “paso a paso”, como lo dictaminó la Mesa Nacional de Cambiemos.

En tanto, el radicalismo pidió "sumar voces" y puso como condición para una alianza “que se respeten las identidades partidarias”. Básicamente, intentarán que el PRO y la Coalición Cívica no licúen al radicalismo y sus candidatos, así se realice una primaria o haya un acuerdo general para una nómina que contemple a todos los partidos y dirigentes.

El almuerzo tuvo como único objetivo establecer públicamente el “kilómetro cero” de las conversaciones para una integración en un espacio común del PRO, el radicalismo y el partido que conduce Elisa Carrió. Más adelante, en esa mesa deberá sentarse Graciela Ocaña, aliada de Rodríguez Larreta en la Ciudad. El mitín de este martes tuvo una inclinación más nacional que porteña: a pedido de Macri, el PRO, Lilita y la UCR comulgan tras una campaña belicosa en la Ciudad y activan el operativo construcción de Cambiemos. Por esa razón, los comensales coincidieron en "respaldar al Presidente". La UCR local deberá revalidar esa proclama en el Congreso, donde su máxima expresión es Martín Lousteau, que goza de un buen vínculo con Balcarce 50.

 

 

No hubo mayores definiciones en torno a las dos cuestiones claves de cara a los comicios de 2019. Ni en la Jefatura de Gobierno ni en la Casa Rosada tienen claro si el mejor escenario para la coalición es unificar los comicios o mantener el esquema desdoblado. Por el momento, Macri le pidió la unificación a Rodríguez Larreta. Sin embargo, buena parte de la plana mayor de Cambiemos mira de reojo las intenciones de los gobernadores peronistas. Si las provincias del PJ adelantan las elecciones, bien podría la Ciudad mostrar un triunfo en las PASO de abril y las generales de julio para apalancar la reelección de Macri. Todo está en estudio y será material de debate luego del nuevo tema que preocupa en Balcarce 50: el Presupuesto 2019 y su concatenación con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional.

Tampoco se despejó la incógnita en torno así habrá PASO de Cambiemos el año próximo, cuando Rodríguez Larreta buscará la reelección. El escenario de internas sigue intacto y los tres espacios se limitaron a contemplar la posibilidad “respetando las identidad partidarias” y “ampliando las bases del frente”.

¿Y LOUSTEAU? Fue una primera reunión de acercamiento para mostrar buena voluntad, tras los reclamos recurrentes del presidente Mauricio Macri a su sucesor en la Ciudad, el único distrito en donde no está constituida la alianza. Según pudo saber Letra P, se baraja la posibilidad de realizar un anuncio en breve, pero se trata de una negociación que recién se inicia. El grueso de la discusión política pasará por cómo encarar la elección del 2019 y qué lugar ocupará Martín Lousteau en la estrategia de Cambiemos para la Ciudad.

La Casa Rosada lo quiere adentro y fomenta la posibilidad de una PASO entre el ex embajador y el alcalde. Para Macri implicaría incrementar la base de sustentación y para Rodríguez Larreta representa la antipática situación de tener que cumplir con un mandato nacional al que no podrá oponerse. Lo mismo ocurre con la unificación electoral, rechazada en las huestes larretistas.

A un año de las elecciones ejecutivas del 2019, cualquier discusión en torno a la constitución de la coalición en la Ciudad contempla también un debate por las listas de candidatos. Ante ese escenario, sale a la luz la figura de Lousteau, recién afiliado al radicalismo. Sus intenciones políticas continúan aún bajo un halo de incógnita para el Gobierno porteño y Carrió. Sin embargo, el radicalismo confirmó en el almuerzo de este martes que busca consenso interno para celebrar una PASO dentro de Cambiemos. En rigor, la consolidación de la coalición de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires llegará cuando se discutan los términos del acuerdo, con aclaraciones sobre el calendario electoral y la posibilidad de una interna.