X

Carrió busca pelear intendencias en la interna de Cambiemos

Pedirá lugares a nivel local en municipios del interior. Quiere demostrar que la Coalición Cívica puede gobernar. No renunciará a la lealtad absoluta hacia Macri y Vidal. Arranca después del mundial.
Pedirá lugares a nivel local en municipios del interior. Quiere demostrar que la Coalición Cívica puede gobernar. No renunciará a la lealtad absoluta hacia Macri y Vidal. Arranca después del mundial.
Por 11/06/2018 18:27

La Coalición Cívica puso primera –dentro del Frente Cambiemos- para pelear lugares propios en las elecciones del año que viene y dejar de ser un partido de arraigo legislativo. Para eso, Elisa Carrió reunió a los principales referentes provinciales en un congreso que dejó varias líneas de trabajo y una certeza: demostrar que son capaces de gestionar y dar un paso en ese sentido ganando elecciones locales. 
 


Por estructura, la Coalición Cívica se posicionó como la tercera pata dentro de Cambiemos con el PRO como principal actor y el radicalismo como el socio que le da territorialidad, sobre todo en el interior bonaerense. Acostumbrada a fragmentar espacios, con Cambios, Lilita se contuvo. La interna se amortiguó, entre otras cosas, por las victorias electorales. 

Pero ahora el partido de Carrió tiene un objetivo que es convertirse en un espacio en un capaz de mostrar gestión. “La gente nos reconoce como un partido de denuncia, a eso hay que sumarle que podemos gobernar”, le dice a Letra P el diputado provincial por Cambiemos Guillermo Castello

Este fin de semana, la Coalición Cívica mantuvo un encuentro de capacitación y formación política en San Nicolás. Contó con la palabra de Carrió y otros dirigentes territoriales. Más allá de la actividad en sí, se reforzó el plan de pelear candidaturas dentro de Cambiemos para la elección del año que viene.
 


Hay algunos municipios donde los lilitos creen que tienen credencial como para poner nombres sobre la mesa. La lupa se pone sobre algunas intendencias. Por ejemplo Guaminí, Roque Pérez o Bahía Blanca están en ese mapa. Las dos primeras localidades son gobernadas por el peronismo; Néstor Álvarez en Guamní y Juan Carlos Gasparini en Roque Pérez. 

En Guaminí la apuesta de Lilita es que la candidata a intendenta en 2019 sea Elisa Salar de Ochoa, actual concejal y presidenta del concejo deliberante de ese municipio del sur bonaerense. 

En Roque Pérez el nombre que tiene la CC es Juan María Cravero, actual presidente del bloque de Cambiemos. 

Mientras que Bahía Blanca tiene bandera PRO con Héctor Gay quien ganó la intendencia en 2015. Sin embargo, una de las opciones que puede ofrecer la CC es el senador bonaerense, Andrés De Leo. El legislador ingresó en 2015 a la Cámara baja y se convirtió a principio de este año en el presidente de la comisión de Presupuesto en el Senado bonaerense. Su designación fue una compensación a la propia Carrió. 

 



La estrategia de tener protagonismo se ata al interior bonaerense. La complejidad del conurbano los obliga a ir con el candidato o candidata que mejor mida dentro de Cambiemos sin importar la extracción partidaria. Allí, creen en la CC, hay que trabajar para destronar al peronismo, sobre todo en la Tercera sección electoral. 

“Somos el partido más respetado de Argentina”, dijo Carrió el fin de semana. La bandera de la anticorrupción y honestidad, fundamentan, es su reaseguro y lo que no van a resignar. Tampoco resignarán su lealtad indiscutida tanto a Mauricio Macri en Nación, como a María Eugenia Vidal en Provincia. Pese a las idas y venidas de la diputada nacional con algunos temas como la crítica solapada que realizó, por ejemplo, con el incremento tarifario; el verticalismo liberal sigue firme. 

Este plan de empezar a darle volumen a las candidaturas propias se activará después del mundial de Rusia que arranca este jueves y finaliza el 15 de julio. Se atará, también, al humor social. Como había contado Letra P, la dificultad para llegar a fin de mes es la principal preocupación que se llevan los dirigentes de Cambiemos en los últimos timbreos. 

Carrió busca pelear intendencias en la interna de Cambiemos

Pedirá lugares a nivel local en municipios del interior. Quiere demostrar que la Coalición Cívica puede gobernar. No renunciará a la lealtad absoluta hacia Macri y Vidal. Arranca después del mundial.

La Coalición Cívica puso primera –dentro del Frente Cambiemos- para pelear lugares propios en las elecciones del año que viene y dejar de ser un partido de arraigo legislativo. Para eso, Elisa Carrió reunió a los principales referentes provinciales en un congreso que dejó varias líneas de trabajo y una certeza: demostrar que son capaces de gestionar y dar un paso en ese sentido ganando elecciones locales. 
 


Por estructura, la Coalición Cívica se posicionó como la tercera pata dentro de Cambiemos con el PRO como principal actor y el radicalismo como el socio que le da territorialidad, sobre todo en el interior bonaerense. Acostumbrada a fragmentar espacios, con Cambios, Lilita se contuvo. La interna se amortiguó, entre otras cosas, por las victorias electorales. 

Pero ahora el partido de Carrió tiene un objetivo que es convertirse en un espacio en un capaz de mostrar gestión. “La gente nos reconoce como un partido de denuncia, a eso hay que sumarle que podemos gobernar”, le dice a Letra P el diputado provincial por Cambiemos Guillermo Castello

Este fin de semana, la Coalición Cívica mantuvo un encuentro de capacitación y formación política en San Nicolás. Contó con la palabra de Carrió y otros dirigentes territoriales. Más allá de la actividad en sí, se reforzó el plan de pelear candidaturas dentro de Cambiemos para la elección del año que viene.
 


Hay algunos municipios donde los lilitos creen que tienen credencial como para poner nombres sobre la mesa. La lupa se pone sobre algunas intendencias. Por ejemplo Guaminí, Roque Pérez o Bahía Blanca están en ese mapa. Las dos primeras localidades son gobernadas por el peronismo; Néstor Álvarez en Guamní y Juan Carlos Gasparini en Roque Pérez. 

En Guaminí la apuesta de Lilita es que la candidata a intendenta en 2019 sea Elisa Salar de Ochoa, actual concejal y presidenta del concejo deliberante de ese municipio del sur bonaerense. 

En Roque Pérez el nombre que tiene la CC es Juan María Cravero, actual presidente del bloque de Cambiemos. 

Mientras que Bahía Blanca tiene bandera PRO con Héctor Gay quien ganó la intendencia en 2015. Sin embargo, una de las opciones que puede ofrecer la CC es el senador bonaerense, Andrés De Leo. El legislador ingresó en 2015 a la Cámara baja y se convirtió a principio de este año en el presidente de la comisión de Presupuesto en el Senado bonaerense. Su designación fue una compensación a la propia Carrió. 

 



La estrategia de tener protagonismo se ata al interior bonaerense. La complejidad del conurbano los obliga a ir con el candidato o candidata que mejor mida dentro de Cambiemos sin importar la extracción partidaria. Allí, creen en la CC, hay que trabajar para destronar al peronismo, sobre todo en la Tercera sección electoral. 

“Somos el partido más respetado de Argentina”, dijo Carrió el fin de semana. La bandera de la anticorrupción y honestidad, fundamentan, es su reaseguro y lo que no van a resignar. Tampoco resignarán su lealtad indiscutida tanto a Mauricio Macri en Nación, como a María Eugenia Vidal en Provincia. Pese a las idas y venidas de la diputada nacional con algunos temas como la crítica solapada que realizó, por ejemplo, con el incremento tarifario; el verticalismo liberal sigue firme. 

Este plan de empezar a darle volumen a las candidaturas propias se activará después del mundial de Rusia que arranca este jueves y finaliza el 15 de julio. Se atará, también, al humor social. Como había contado Letra P, la dificultad para llegar a fin de mes es la principal preocupación que se llevan los dirigentes de Cambiemos en los últimos timbreos.