X
Integrantes del Polo Obrero se movilizaron hacia el Obelisco. En tanto, la CTA hizo una concentración en la avenida Corrientes y Maipú.
Redacción 16/05/2018 13:19

En el marco de una jornada de lucha, diferentes organizaciones sociales y la CTA realizaron protestas en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires en rechazo al fuerte aumento de las tarifas de servicios públicos y al pedido de auxilio financiero al FMI.

La denominada “jornada unitaria de lucha” incluyó el acampe ante varios ministerios con el propósito de reclamar obras públicas que generen trabajo en distintos puntos del país para “los sectores más humildes de la comunidad”.

Los integrantes del Polo Obrero subieron a la autopista 25 de Mayo, a la altura del barrio porteño de Constitución, y marcharon rumbo al Obelisco, donde se reunieron con otras organizaciones. La avenida 9 de Julio quedó totalmente cortada en sentido a Retiro.

 

 

El Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados también concentró en el Obelisco desde las 11.30 para pedir "el aumento inmediato de jubilaciones y pensiones, la derogación de la ley previsional, la entrega gratuita de medicamentos a jubilados y el aumento del presupuesto del PAMI, entre otros reclamos".

Los movimientos sociales que llevan adelante este miércoles la "jornada unitaria de lucha" confluían en Plaza de Mayo, frente al Ministerio de Economía, donde repudiaban el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Es necesario que el Gobierno frene el ajuste y no avance con las viejas recetas del FMI”, sostuvo en un comunicado la dirigente de El Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) Marianela Navarro.

Las organizaciones reclaman viviendas, educación y trabajo y se oponen al aumento de las tarifas en los servicios públicos, así como también a un acuerdo con el FMI porque "implica la profundización del ajuste y el acrecentamiento de la crisis”, según consignó el comunicado.

 

 

Para la dirigente social, “es tiempo de que el Gobierno dé respuesta a las demandas populares” y además se pronunció en favor de un “congelamiento de precios” en los principales productos de la canasta familiar.

En este marco, planteó la necesidad de avanzar en “un paro general activo” contra la política económica social del oficialismo y propuso la consigna que a “fábrica cerrada, fábrica tomada” por los trabajadores.

 

Organizaciones sociales marcharon contra el tarifazo y la vuelta al FMI

Integrantes del Polo Obrero se movilizaron hacia el Obelisco. En tanto, la CTA hizo una concentración en la avenida Corrientes y Maipú.

En el marco de una jornada de lucha, diferentes organizaciones sociales y la CTA realizaron protestas en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires en rechazo al fuerte aumento de las tarifas de servicios públicos y al pedido de auxilio financiero al FMI.

La denominada “jornada unitaria de lucha” incluyó el acampe ante varios ministerios con el propósito de reclamar obras públicas que generen trabajo en distintos puntos del país para “los sectores más humildes de la comunidad”.

Los integrantes del Polo Obrero subieron a la autopista 25 de Mayo, a la altura del barrio porteño de Constitución, y marcharon rumbo al Obelisco, donde se reunieron con otras organizaciones. La avenida 9 de Julio quedó totalmente cortada en sentido a Retiro.

 

 

El Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados también concentró en el Obelisco desde las 11.30 para pedir "el aumento inmediato de jubilaciones y pensiones, la derogación de la ley previsional, la entrega gratuita de medicamentos a jubilados y el aumento del presupuesto del PAMI, entre otros reclamos".

Los movimientos sociales que llevan adelante este miércoles la "jornada unitaria de lucha" confluían en Plaza de Mayo, frente al Ministerio de Economía, donde repudiaban el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Es necesario que el Gobierno frene el ajuste y no avance con las viejas recetas del FMI”, sostuvo en un comunicado la dirigente de El Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) Marianela Navarro.

Las organizaciones reclaman viviendas, educación y trabajo y se oponen al aumento de las tarifas en los servicios públicos, así como también a un acuerdo con el FMI porque "implica la profundización del ajuste y el acrecentamiento de la crisis”, según consignó el comunicado.

 

 

Para la dirigente social, “es tiempo de que el Gobierno dé respuesta a las demandas populares” y además se pronunció en favor de un “congelamiento de precios” en los principales productos de la canasta familiar.

En este marco, planteó la necesidad de avanzar en “un paro general activo” contra la política económica social del oficialismo y propuso la consigna que a “fábrica cerrada, fábrica tomada” por los trabajadores.