X

Represión a trabajadores de Cresta Roja, que protestan por suspensiones y despidos

Gendarmería Nacional e Infantería bonaerense desalojaron violentamente el bloque que operarios de la avícola realizaban en la planta de Ezeiza al denunciar que están en riesgo 800 fuentes laborales.
Redacción 16/05/2018 10:44

Trabajadores de Cresta Roja fueron reprimidos por efectivos de Gendarmería Nacional e Infantería bonaerense durante la madrugada de este miércoles. En un voluminoso operativo, más mil efectivos desalojaron con balas de goma, gases y carros hidrantes el bloqueo que los operarios estaban desarrollando en la planta de Ezeiza, en rechazo al programa de reestructuración de la avícola que presentó la nueva patronal, Wade S.A –vinculada a Granja Tres Arroyos- que, según denuncian los trabajadores, llevaría adelante despidos y suspensiones que afectarían al menos a 800 personas.  

“Estamos siendo reprimidos con balas de goma, avanzan a los balazos con un camión hidrante. Hace cuatro semanas que acampamos, reclamando e impidiendo que avasallen con nuestros derechos”, detallaron esta mañana desde la agrupación Cresta Unida.
 


El conflicto de larga data que envuelve a esta avícola recrudeció en las últimas semanas cuando la nueva patronal –post fracaso del salvataje de Proteinsa- presentó un plan de reestructuración aprobado por el Ministerio de Trabajo y tres de los cuatro gremios con representación en la planta.

Con este plan, la nueva firma a cargo de Cresta Roja busca hacer funcionar la planta con 250 operarios durante el primer año, con la promesa de incorporar otros 250 en julio del año que viene. El resto de los 800 trabajadores quedarían desempleados.

“Ellos quieren 225 trabajadores en la planta y 1.000 en la calle, con la promesa de incorporar una tanda más en julio. Quedarían 850 personas en la calle, gente que queda sin posibilidad de trabajar. Si nos quieren despedir que lo hagan pero pagando indemnización. Con este plan pretenden suspendernos por un año con una mensualidad de diez mil pesos”, sostuvo a Página 12 el dirigente gremial Daniel Vega.

En declaraciones a FM La Patriada, José Luis Leiva, uno de los operarios de la planta desalojada, denunció que en la actualidad “trabajan la mitad de los trabajadores que estaban en 2015". Leiva señaló que el Gobierno "dice que ayuda a los que menos tienen y no están cumpliendo. No tenemos plata para darle de comer a nuestros hijos ni obra social." Y apuntó contra la gobernadora bonaerense: "Vidal nos dijo que nos iba a ayudar y nos mandan a reprimir. Es un símbolo de lo que pasa en el país".

Represión a trabajadores de Cresta Roja, que protestan por suspensiones y despidos

Gendarmería Nacional e Infantería bonaerense desalojaron violentamente el bloque que operarios de la avícola realizaban en la planta de Ezeiza al denunciar que están en riesgo 800 fuentes laborales.

Trabajadores de Cresta Roja fueron reprimidos por efectivos de Gendarmería Nacional e Infantería bonaerense durante la madrugada de este miércoles. En un voluminoso operativo, más mil efectivos desalojaron con balas de goma, gases y carros hidrantes el bloqueo que los operarios estaban desarrollando en la planta de Ezeiza, en rechazo al programa de reestructuración de la avícola que presentó la nueva patronal, Wade S.A –vinculada a Granja Tres Arroyos- que, según denuncian los trabajadores, llevaría adelante despidos y suspensiones que afectarían al menos a 800 personas.  

“Estamos siendo reprimidos con balas de goma, avanzan a los balazos con un camión hidrante. Hace cuatro semanas que acampamos, reclamando e impidiendo que avasallen con nuestros derechos”, detallaron esta mañana desde la agrupación Cresta Unida.
 


El conflicto de larga data que envuelve a esta avícola recrudeció en las últimas semanas cuando la nueva patronal –post fracaso del salvataje de Proteinsa- presentó un plan de reestructuración aprobado por el Ministerio de Trabajo y tres de los cuatro gremios con representación en la planta.

Con este plan, la nueva firma a cargo de Cresta Roja busca hacer funcionar la planta con 250 operarios durante el primer año, con la promesa de incorporar otros 250 en julio del año que viene. El resto de los 800 trabajadores quedarían desempleados.

“Ellos quieren 225 trabajadores en la planta y 1.000 en la calle, con la promesa de incorporar una tanda más en julio. Quedarían 850 personas en la calle, gente que queda sin posibilidad de trabajar. Si nos quieren despedir que lo hagan pero pagando indemnización. Con este plan pretenden suspendernos por un año con una mensualidad de diez mil pesos”, sostuvo a Página 12 el dirigente gremial Daniel Vega.

En declaraciones a FM La Patriada, José Luis Leiva, uno de los operarios de la planta desalojada, denunció que en la actualidad “trabajan la mitad de los trabajadores que estaban en 2015". Leiva señaló que el Gobierno "dice que ayuda a los que menos tienen y no están cumpliendo. No tenemos plata para darle de comer a nuestros hijos ni obra social." Y apuntó contra la gobernadora bonaerense: "Vidal nos dijo que nos iba a ayudar y nos mandan a reprimir. Es un símbolo de lo que pasa en el país".