X
Salvo el alumbrado público, se limpian todos los ítems ajenos al costo de la energía. Intendentes alertan que esto impactará de lleno en la cobrabilidad y los servicios que prestan las comunas.
Por 15/05/2018 16:07

El paquete de medidas que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal impulsa para reducir las tarifas, tiene un nuevo capítulo que vuelve a encender las luces de alerta en los distritos. Este martes, el Organismo de Control de Energía Eléctrica bonaerense (Oceba) publicó la Resolución 167/18 que establece que las distribuidoras no podrán incorporar en sus facturas “conceptos ajenos a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica, ni conceptos adicionales vinculados al servicio" con "excepción al alumbrado público".

Según pudo saber Letra P de fuentes oficiales, entre estos “conceptos ajenos” aparecen las tasas municipales: “Hay municipios que tienen incorporadas diversas tasas con la factura de energía eléctrica. Por ejemplo, hay tasas por seguridad, por servicios sociales o asistenciales que incluyen a veces algún fondo de salud, algún fondo especial de obras públicas, algunos cobran cuotas para bomberos. En algún municipio, hasta la tasa de barrido y limpieza estaba incorporada. Hay una diversidad enorme", detallaron.

Con esta medida que entra en vigencia a partir de este miércoles, las comunas tendrán que recaudar esas tasas por fuera de la boleta de luz, algo que, según varios intendentes consultados por este medio, afectará en la cobrabilidad y, por ende, en la prestación de los servicios municipales.
 


Esto surge en un contexto donde la Legislatura discute el proyecto vidalista tendiente a disminuir prácticamente a cero los impuestos que las empresas de servicios destinan a las comunas -algo que disparó rechazo en la oposición, que advierte un “desfinanciamiento de los municipios”.

“Se les va a caer la recaudación porque la cobrabilidad era altísima, estaba garantizada con la energía eléctrica”, señalaron voces con conocimiento de la arquitectura financiera de los municipios. Esta resolución no toca a muchos distritos del conurbano que sólo filtran en las tarifas de luz el alumbrado público –concepto que seguirá habilitado para cobrarse bajo ese mecanismo.

Fundamentalmente, el impacto radica en comunas del interior que incorporan diversas tasas en boletas de las cooperativas locales que están a cargo del servicio de energía eléctrica: “Lo lamentable de todo esto es que en los lugares donde logramos cobrar las tasas a través de la facturación de las cooperativas, ese grado de cobrabilidad nos permite mantener buenos servicios”, expresó a Letra P un intendente de la Cuarta sección electoral bonaerense.

En tanto, un jefe comunal del interior que reporta a Cambiemos, también consultado por este medio, minimizó el impacto “en lo económico” aunque sí “en lo operativo”. Y sostuvo: “Hay que buscar un nuevo método para recaudar”.

“Me da la sensación que esta gente no conoce las realidades del interior ni porqué en su momento se llegaron a estas decisiones, si no, no alterarían algo que funciona relativamente bien. Además, no le va a cambiar a los vecinos el monto de lo que gasta en la energía, porque el gasto no está en la tasa, está en el valor que le pusieron a la tarifa”, remarcó a este medio uno de los intendentes del peronismo que, afirman, se verán afectados en la cobrabilidad de las tasas que hasta el momento figuraban dentro de la boleta de luz.

 

RESOLUCIÓN 167/18 DEL OCEBA:
-“Establecer que las facturas a usuarios que emitan los distribuidores provinciales y municipales, a partir de la fecha de entrada en vigencia de la presente, solo deberán contener conceptos tarifarios vinculados a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica”.
-“Ordenar a los distribuidores provinciales y municipales que, las facturas a usuarios que se emitan, a partir de la fecha de entrada en vigencia de la presente, no podrán incorporar conceptos ajenos a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica, ni conceptos adicionales vinculados al servicio público de distribución de energía eléctrica, sin la previa aprobación del Organismo de Control de Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA), con excepción de lo dispuesto por la Ley Nº 10.740 con relación al alumbrado público.
-“Dejar sin efecto todas las autorizaciones conferidas hasta la fecha, por el OCEBA, con relación a la incorporación en las facturas a usuarios de conceptos ajenos a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica”.
-“La presente resolución entrará en vigencia al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires”.

 

Asimismo, al detallar el esquema que se aplica en su municipio, remarcó que el cobro de tasas a través de la cooperativa de servicios “representa un sistema de logística y distribución y cobranza mucho más efectivo”. Y ahondó: “En los pueblos es mucho más efectivo una cooperativa que está todo el día en la calle, que tiene sus propios repartidores, que tiene su oficina abierta un montón de horas, con sistemas de pago vía home banking. Y, a su vez se garantiza la cooperativa, si el cobro por alumbrado público es deficitario, hacer balance y compensación, y ya se queda directamente con lo que le corresponde que la Municipalidad le pague por el gasto del alumbrado público”.

Aquí, describió que, más allá de la tasa de alumbrado público –que podrá seguir cobrándose con la factura de luz-, la tasa por recolección de residuos, mantenimiento de la vía pública, entre otras, suelen ser absorbidas por la cooperativa en concepto del consumo de energía en reparticiones municipales. “Se van haciendo compensaciones”, detalló otro de los intendentes consultados, para comentar que estas deducciones automáticas que hacen las cooperativas a los municipios por sus servicios –en algunos casos no sólo de electricidad, sino también de telefonía y agua- evitan letargos en los pagos que podrían afectar las arcas cooperativistas. “Con lo cual, esto no solamente es malo para los municipios, sino también va a ser malo para las cooperativas, porque ellas ahora cobran constante y sonante haciendo ese débito”, advirtió.
 


Desde el Oceba, fuentes consultadas por Letra P, reconocieron: “Ha habido municipios que han hecho consultas y han planteado su preocupación sobre esto, pero forma parte de la decisión política que tomó la Provincia de ir limpiando las facturas de todos los ítems ajenos al costo de la energía, teniendo en cuenta el impacto que tiene el aumento y encontrar estas maneras de morigerar por lo menos ese impacto, como se ha dado con la reducción de impuestos provinciales”.

En ese organismo, se especificó que, además de las tasas municipales, los conceptos que quedarán fuera de la factura de luz a partir de este miércoles “son los que cobran algunas cooperativas por otros servicios que brindan pero que los incluían en la facturación eléctrica. Algunos cobran servicios sanitarios que incluye aguas y cloacas, otros tienen telefonía, servicios sociales como sepelios, todo eso iba incorporado en la factura”.

En el futuro, cualquier concepto que quiera incorporarse a la factura de luz requerirá de la autorización expresa de Oceba. “Puede darse en alguna comunidad una necesidad no prevista que requiera de financiamiento y que la cooperativa entonces acuerde con sus asociados crear una cuota capital y debe requerir la autorización al Oceba que siempre va a mirar con una visión restrictiva, buscando que esté debidamente justificado para un caso extraordinario”, puntualizaron.

Vidal avanza sobre municipios: ya no podrán cobrar tasas en facturas de luz

Salvo el alumbrado público, se limpian todos los ítems ajenos al costo de la energía. Intendentes alertan que esto impactará de lleno en la cobrabilidad y los servicios que prestan las comunas.

El paquete de medidas que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal impulsa para reducir las tarifas, tiene un nuevo capítulo que vuelve a encender las luces de alerta en los distritos. Este martes, el Organismo de Control de Energía Eléctrica bonaerense (Oceba) publicó la Resolución 167/18 que establece que las distribuidoras no podrán incorporar en sus facturas “conceptos ajenos a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica, ni conceptos adicionales vinculados al servicio" con "excepción al alumbrado público".

Según pudo saber Letra P de fuentes oficiales, entre estos “conceptos ajenos” aparecen las tasas municipales: “Hay municipios que tienen incorporadas diversas tasas con la factura de energía eléctrica. Por ejemplo, hay tasas por seguridad, por servicios sociales o asistenciales que incluyen a veces algún fondo de salud, algún fondo especial de obras públicas, algunos cobran cuotas para bomberos. En algún municipio, hasta la tasa de barrido y limpieza estaba incorporada. Hay una diversidad enorme", detallaron.

Con esta medida que entra en vigencia a partir de este miércoles, las comunas tendrán que recaudar esas tasas por fuera de la boleta de luz, algo que, según varios intendentes consultados por este medio, afectará en la cobrabilidad y, por ende, en la prestación de los servicios municipales.
 


Esto surge en un contexto donde la Legislatura discute el proyecto vidalista tendiente a disminuir prácticamente a cero los impuestos que las empresas de servicios destinan a las comunas -algo que disparó rechazo en la oposición, que advierte un “desfinanciamiento de los municipios”.

“Se les va a caer la recaudación porque la cobrabilidad era altísima, estaba garantizada con la energía eléctrica”, señalaron voces con conocimiento de la arquitectura financiera de los municipios. Esta resolución no toca a muchos distritos del conurbano que sólo filtran en las tarifas de luz el alumbrado público –concepto que seguirá habilitado para cobrarse bajo ese mecanismo.

Fundamentalmente, el impacto radica en comunas del interior que incorporan diversas tasas en boletas de las cooperativas locales que están a cargo del servicio de energía eléctrica: “Lo lamentable de todo esto es que en los lugares donde logramos cobrar las tasas a través de la facturación de las cooperativas, ese grado de cobrabilidad nos permite mantener buenos servicios”, expresó a Letra P un intendente de la Cuarta sección electoral bonaerense.

En tanto, un jefe comunal del interior que reporta a Cambiemos, también consultado por este medio, minimizó el impacto “en lo económico” aunque sí “en lo operativo”. Y sostuvo: “Hay que buscar un nuevo método para recaudar”.

“Me da la sensación que esta gente no conoce las realidades del interior ni porqué en su momento se llegaron a estas decisiones, si no, no alterarían algo que funciona relativamente bien. Además, no le va a cambiar a los vecinos el monto de lo que gasta en la energía, porque el gasto no está en la tasa, está en el valor que le pusieron a la tarifa”, remarcó a este medio uno de los intendentes del peronismo que, afirman, se verán afectados en la cobrabilidad de las tasas que hasta el momento figuraban dentro de la boleta de luz.

 

RESOLUCIÓN 167/18 DEL OCEBA:
-“Establecer que las facturas a usuarios que emitan los distribuidores provinciales y municipales, a partir de la fecha de entrada en vigencia de la presente, solo deberán contener conceptos tarifarios vinculados a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica”.
-“Ordenar a los distribuidores provinciales y municipales que, las facturas a usuarios que se emitan, a partir de la fecha de entrada en vigencia de la presente, no podrán incorporar conceptos ajenos a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica, ni conceptos adicionales vinculados al servicio público de distribución de energía eléctrica, sin la previa aprobación del Organismo de Control de Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA), con excepción de lo dispuesto por la Ley Nº 10.740 con relación al alumbrado público.
-“Dejar sin efecto todas las autorizaciones conferidas hasta la fecha, por el OCEBA, con relación a la incorporación en las facturas a usuarios de conceptos ajenos a la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica”.
-“La presente resolución entrará en vigencia al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires”.

 

Asimismo, al detallar el esquema que se aplica en su municipio, remarcó que el cobro de tasas a través de la cooperativa de servicios “representa un sistema de logística y distribución y cobranza mucho más efectivo”. Y ahondó: “En los pueblos es mucho más efectivo una cooperativa que está todo el día en la calle, que tiene sus propios repartidores, que tiene su oficina abierta un montón de horas, con sistemas de pago vía home banking. Y, a su vez se garantiza la cooperativa, si el cobro por alumbrado público es deficitario, hacer balance y compensación, y ya se queda directamente con lo que le corresponde que la Municipalidad le pague por el gasto del alumbrado público”.

Aquí, describió que, más allá de la tasa de alumbrado público –que podrá seguir cobrándose con la factura de luz-, la tasa por recolección de residuos, mantenimiento de la vía pública, entre otras, suelen ser absorbidas por la cooperativa en concepto del consumo de energía en reparticiones municipales. “Se van haciendo compensaciones”, detalló otro de los intendentes consultados, para comentar que estas deducciones automáticas que hacen las cooperativas a los municipios por sus servicios –en algunos casos no sólo de electricidad, sino también de telefonía y agua- evitan letargos en los pagos que podrían afectar las arcas cooperativistas. “Con lo cual, esto no solamente es malo para los municipios, sino también va a ser malo para las cooperativas, porque ellas ahora cobran constante y sonante haciendo ese débito”, advirtió.
 


Desde el Oceba, fuentes consultadas por Letra P, reconocieron: “Ha habido municipios que han hecho consultas y han planteado su preocupación sobre esto, pero forma parte de la decisión política que tomó la Provincia de ir limpiando las facturas de todos los ítems ajenos al costo de la energía, teniendo en cuenta el impacto que tiene el aumento y encontrar estas maneras de morigerar por lo menos ese impacto, como se ha dado con la reducción de impuestos provinciales”.

En ese organismo, se especificó que, además de las tasas municipales, los conceptos que quedarán fuera de la factura de luz a partir de este miércoles “son los que cobran algunas cooperativas por otros servicios que brindan pero que los incluían en la facturación eléctrica. Algunos cobran servicios sanitarios que incluye aguas y cloacas, otros tienen telefonía, servicios sociales como sepelios, todo eso iba incorporado en la factura”.

En el futuro, cualquier concepto que quiera incorporarse a la factura de luz requerirá de la autorización expresa de Oceba. “Puede darse en alguna comunidad una necesidad no prevista que requiera de financiamiento y que la cooperativa entonces acuerde con sus asociados crear una cuota capital y debe requerir la autorización al Oceba que siempre va a mirar con una visión restrictiva, buscando que esté debidamente justificado para un caso extraordinario”, puntualizaron.