X
Los presidente de bloque y el Presidente se reunieron en Casa Rosada. Dicen que no se habló del proyecto anti tarifas que debatirá el Senado. La deuda de las provincias, en el centro de la discusión.
Por 14/05/2018 18:41

El plan de contención que la Casa Rosada puso en marcha la semana pasada, luego de anunciar una nueva negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), incluyó este lunes una reunión del presidente Mauricio Macri con los jefes de todos los bloques del Senado. La Cámara alta reviste una importancia central para el Ejecutivo: se trata de la próxima instancia donde será tratado el proyecto opositor que ya tiene media sanción en Diputados para frenar el aumento de tarifas y retrotraerlo a diciembre del año pasado. Si prospera en el Senado, y se convierte en ley, Macri lo vetará, tal como anticipó el jefe de Gabinete Marcos Peña hace dos semanas, cuando el Gobierno pulseaba con la oposición por el tarifazo antes de la corrida cambiaria.

 

 

Ante las consultas de Letra P, las fuentes oficiales desmintieron que Macri hubiera hablado con los senadores sobre tarifas. También negaron cualquier comentario respecto al veto que marcará la relación del Ejecutivo con el Congreso en las próximas semanas. “No se habló de tarifas. Sí se habló de la situación fiscal y financiera. Hablamos sobre la importancia de ir al equilibrio fiscal y que es un camino complejo pero lo único viable a largo plazo”, explicó a Letra P un funcionario de Balcarce 50 que participó del encuentro.

 

 

La fuente confirmó, además, que las tasas de endeudamiento provincial en el exterior fue parte de la preocupación de los senadores presentes, al igual que los préstamos firmados hasta el momento, con aval federal. “En el mercado se complica”, espetó en referencia al impacto que tiene la volatilidad financiera actual frente a las expectativas de endeudamiento de los caciques provinciales, ante un escenario donde las obras federales serán recortadas, salvo las que ya están en marcha.

La cita no superó los 30 minutos. Macri estuvo acompañado por la vicepresidenta, Gabriela Michetti; el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo; Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Por el Senado estaban los representantes de todos los pelajes políticos: Luis Naidenoff, jefe del interbloque Cambiemos; y los jefes de los bloques Ángel Rozas (UCR); Humberto Schiavoni (PRO), Roberto Basualdo (Producción y Trabajo), Claudio Poggi (Avanzar San Luis), Myriam Boyadajian (MPF), Miguel Pichetto (Argentina Federal), Guillermo Pereyra (MPN), Juan Carlos Romero (Interbloque Federal), Carlos Reutemann (Santa Fe Federal), Adolfo Rodríguez Saá (PJ San Luis), Ada Iturrez de Capellini (Movimiento Cívico por Santiago), Gerardo Montenegro (Frente Popular) y Magdalena Solari (Bloque Misiones).

 

 

A la salida los senadores no hicieron declaraciones a la prensa, pero difundieron un comunicado donde cerraron filas respecto a la estrategia oficial de endeudamiento con el FMI. “El sistema político democrático argentino está comprometido con la defensa de la estabilidad financiera, sobre la base del crecimiento económico, el mantenimiento y la generación de fuentes de trabajo y la defensa de la producción nacional”, sostiene el primer párrafo del comunicado.

 

 

Para no dejar dudas al respecto, el texto agrega que “como muestra de ello y conscientes de que los procesos de inestabilidad financiera terminan perjudicando, sobre todo, a los que menos tienen y como demostración de nuestra responsabilidad institucional, presidentes de diferentes bloques del Senado nos hemos reunido hoy (lunes) con el Presidente de la Nación, Macri, para manifestarle nuestro compromiso y voluntad por defender los intereses de todos los argentinos”.

La senadora radical por Tucumán, Silvia Elías de Pérez, habló en nombre de Cambiemos, con un comunicado, donde sostuvo que "desde el oficialismo estamos convencidos de que Argentina sorteará los obstáculos que hoy aparecen en los escenarios nacional y local porque existe un programa económico serio y, además, porque el presidente Macri ha recogido muestras fuertes de apoyo de las principales potencias del mundo. No es este un momento para poner en duda las ventajas del gradualismo, que le permiten al país ir de a poco sincerando sus problemas y enfrentándolos. Para ello es imprescindible el financiamiento internacional, pero a tasas razonables y en condiciones de pago de la deuda que le permitan al país cumplir su objetivo de crecer erradicando la pobreza”, aseguró. 

 

 

La comunicación del comunicado firmado por los senadores no dice una sola palabra sobre la situación tarifaria, ni respecto al veto que ya confirmó el Ejecutivo, pero le aportó una foto de apoyo a Macri pocas horas antes del vencimiento de Letras del Banco Central (Lebac) por 670 mil millones de pesos, previsto para este martes. No es el único espaldarazo que ha buscado acumular para transitar la tercera semana de inestabilidad cambiaria, tras la estampida del billete verde durante la semana corta posterior al fin de semana largo del 1° de Mayo. 

Este lunes por la mañana recibió un llamado del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que le ratificó el apoyo de la Casa Blanca al endeudamiento con el FMI. El viernes por la tarde Macri encabezó una reunión en la residencia presidencial de Olivos con una decena de empresarios: Amancio Oneto (Molinos), Gerardo Diaz Beltrán (CAME), Miguel Acevedo (UIA), Luis Betnaza (Techint), Eduardo Eurnekian (CAC), Enrique Cristofani (Santander Rio), Alfredo Coto, Eduardo Elzstain (IRSA), Cristiano Rattazzi (FCA) y Martin Migoya (Globant). Aunque la Casa Rosada dijo lo contrario, los voceros corporativos deslizaron que el jefe del Estado les pidió que no suban los precios, pero Molinos incrementó sus valores en un 20% después del encuentro.

 

 

El jueves protagonizó una cita con algunos mandatarios peronistas, como Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan)  y Domingo Peppo (Chaco), que aportaron un tibio apoyo, luego de deslizar sus críticas a los medios, tal como lo reflejó Letra P.

Macri zafó del tarifazo, pero los senadores dejaron preocupación por la economía

Los presidente de bloque y el Presidente se reunieron en Casa Rosada. Dicen que no se habló del proyecto anti tarifas que debatirá el Senado. La deuda de las provincias, en el centro de la discusión.

El plan de contención que la Casa Rosada puso en marcha la semana pasada, luego de anunciar una nueva negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), incluyó este lunes una reunión del presidente Mauricio Macri con los jefes de todos los bloques del Senado. La Cámara alta reviste una importancia central para el Ejecutivo: se trata de la próxima instancia donde será tratado el proyecto opositor que ya tiene media sanción en Diputados para frenar el aumento de tarifas y retrotraerlo a diciembre del año pasado. Si prospera en el Senado, y se convierte en ley, Macri lo vetará, tal como anticipó el jefe de Gabinete Marcos Peña hace dos semanas, cuando el Gobierno pulseaba con la oposición por el tarifazo antes de la corrida cambiaria.

 

 

Ante las consultas de Letra P, las fuentes oficiales desmintieron que Macri hubiera hablado con los senadores sobre tarifas. También negaron cualquier comentario respecto al veto que marcará la relación del Ejecutivo con el Congreso en las próximas semanas. “No se habló de tarifas. Sí se habló de la situación fiscal y financiera. Hablamos sobre la importancia de ir al equilibrio fiscal y que es un camino complejo pero lo único viable a largo plazo”, explicó a Letra P un funcionario de Balcarce 50 que participó del encuentro.

 

 

La fuente confirmó, además, que las tasas de endeudamiento provincial en el exterior fue parte de la preocupación de los senadores presentes, al igual que los préstamos firmados hasta el momento, con aval federal. “En el mercado se complica”, espetó en referencia al impacto que tiene la volatilidad financiera actual frente a las expectativas de endeudamiento de los caciques provinciales, ante un escenario donde las obras federales serán recortadas, salvo las que ya están en marcha.

La cita no superó los 30 minutos. Macri estuvo acompañado por la vicepresidenta, Gabriela Michetti; el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo; Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Por el Senado estaban los representantes de todos los pelajes políticos: Luis Naidenoff, jefe del interbloque Cambiemos; y los jefes de los bloques Ángel Rozas (UCR); Humberto Schiavoni (PRO), Roberto Basualdo (Producción y Trabajo), Claudio Poggi (Avanzar San Luis), Myriam Boyadajian (MPF), Miguel Pichetto (Argentina Federal), Guillermo Pereyra (MPN), Juan Carlos Romero (Interbloque Federal), Carlos Reutemann (Santa Fe Federal), Adolfo Rodríguez Saá (PJ San Luis), Ada Iturrez de Capellini (Movimiento Cívico por Santiago), Gerardo Montenegro (Frente Popular) y Magdalena Solari (Bloque Misiones).

 

 

A la salida los senadores no hicieron declaraciones a la prensa, pero difundieron un comunicado donde cerraron filas respecto a la estrategia oficial de endeudamiento con el FMI. “El sistema político democrático argentino está comprometido con la defensa de la estabilidad financiera, sobre la base del crecimiento económico, el mantenimiento y la generación de fuentes de trabajo y la defensa de la producción nacional”, sostiene el primer párrafo del comunicado.

 

 

Para no dejar dudas al respecto, el texto agrega que “como muestra de ello y conscientes de que los procesos de inestabilidad financiera terminan perjudicando, sobre todo, a los que menos tienen y como demostración de nuestra responsabilidad institucional, presidentes de diferentes bloques del Senado nos hemos reunido hoy (lunes) con el Presidente de la Nación, Macri, para manifestarle nuestro compromiso y voluntad por defender los intereses de todos los argentinos”.

La senadora radical por Tucumán, Silvia Elías de Pérez, habló en nombre de Cambiemos, con un comunicado, donde sostuvo que "desde el oficialismo estamos convencidos de que Argentina sorteará los obstáculos que hoy aparecen en los escenarios nacional y local porque existe un programa económico serio y, además, porque el presidente Macri ha recogido muestras fuertes de apoyo de las principales potencias del mundo. No es este un momento para poner en duda las ventajas del gradualismo, que le permiten al país ir de a poco sincerando sus problemas y enfrentándolos. Para ello es imprescindible el financiamiento internacional, pero a tasas razonables y en condiciones de pago de la deuda que le permitan al país cumplir su objetivo de crecer erradicando la pobreza”, aseguró. 

 

 

La comunicación del comunicado firmado por los senadores no dice una sola palabra sobre la situación tarifaria, ni respecto al veto que ya confirmó el Ejecutivo, pero le aportó una foto de apoyo a Macri pocas horas antes del vencimiento de Letras del Banco Central (Lebac) por 670 mil millones de pesos, previsto para este martes. No es el único espaldarazo que ha buscado acumular para transitar la tercera semana de inestabilidad cambiaria, tras la estampida del billete verde durante la semana corta posterior al fin de semana largo del 1° de Mayo. 

Este lunes por la mañana recibió un llamado del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que le ratificó el apoyo de la Casa Blanca al endeudamiento con el FMI. El viernes por la tarde Macri encabezó una reunión en la residencia presidencial de Olivos con una decena de empresarios: Amancio Oneto (Molinos), Gerardo Diaz Beltrán (CAME), Miguel Acevedo (UIA), Luis Betnaza (Techint), Eduardo Eurnekian (CAC), Enrique Cristofani (Santander Rio), Alfredo Coto, Eduardo Elzstain (IRSA), Cristiano Rattazzi (FCA) y Martin Migoya (Globant). Aunque la Casa Rosada dijo lo contrario, los voceros corporativos deslizaron que el jefe del Estado les pidió que no suban los precios, pero Molinos incrementó sus valores en un 20% después del encuentro.

 

 

El jueves protagonizó una cita con algunos mandatarios peronistas, como Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan)  y Domingo Peppo (Chaco), que aportaron un tibio apoyo, luego de deslizar sus críticas a los medios, tal como lo reflejó Letra P.