X
El ex presidente de Brasil, que sigue liderando las encuestas para las elecciones, volvió a desafiar al juez Sergio Moro a “probar el crimen” que alegan ha cometido.
Redacción 17/04/2018 10:28

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva escribió una carta desde la cárcel en Curitiba, donde está detenido para cumplir una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción, y aseguró estar “tranquilo”, pero “indignado” con el fallo del juez Sergio Moro.

"Estoy tranquilo, pero indignado como todo inocente que se indigna cuando vive una injusticia", dice Lula en la carta que Gleisi Hoffmann, senadora y presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), divulgó la noche del lunes.

Hoffmann explicó que recibió la misiva de manos de los abogados de Lula. "Es para que leas en nuestro campamento, en nuestra vigilia democrática", que seguidores instalaron en las inmediaciones del edificio policial en Curitiba.

 

 

"Estoy muy agradecido por la resistencia y presencia de ustedes en este acto de solidaridad. Estoy seguro de que no está lejos el día que la Justicia valdrá la pena", comienza la breve misiva.

Vale recordar que el ex mandatario, que sigue liderando las encuestas para las elecciones presidenciales, paga una condena de 12 años y un mes por lavado de dinero y corrupción pasiva.

En la carta, Lula continúa "desafiando" al equipo de la megaoperación anticorrupción Lava Jato y al juez Sergio Moro, que lo sentenció en primera instancia, "a probar el crimen que alegan he cometido".  "Continúo creyendo en la Justicia", señaló el ex mandatario de 72 años.

En tanto, los miembros del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) y del Frente Pueblo Sin Miedo invadieron este lunes por unas horas el apartamento blanco del juicio por el cual el ex presidente cumple condena.

Según la justicia brasileña, Lula habría recibido de la constructora OAS un apartamento tríplex en Guarujá, litoral de Sao Paulo, a cambio de prebendas políticas.

Los militantes de izquierda entraron al tríplex y colgaron pancartas en el balcón contra el encarcelamiento de Lula el pasado 7 de abril por corrupción y lavado de dinero.

 

 

La carta de Lula desde la cárcel: “Estoy tranquilo pero indignado”

El ex presidente de Brasil, que sigue liderando las encuestas para las elecciones, volvió a desafiar al juez Sergio Moro a “probar el crimen” que alegan ha cometido.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva escribió una carta desde la cárcel en Curitiba, donde está detenido para cumplir una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción, y aseguró estar “tranquilo”, pero “indignado” con el fallo del juez Sergio Moro.

"Estoy tranquilo, pero indignado como todo inocente que se indigna cuando vive una injusticia", dice Lula en la carta que Gleisi Hoffmann, senadora y presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), divulgó la noche del lunes.

Hoffmann explicó que recibió la misiva de manos de los abogados de Lula. "Es para que leas en nuestro campamento, en nuestra vigilia democrática", que seguidores instalaron en las inmediaciones del edificio policial en Curitiba.

 

 

"Estoy muy agradecido por la resistencia y presencia de ustedes en este acto de solidaridad. Estoy seguro de que no está lejos el día que la Justicia valdrá la pena", comienza la breve misiva.

Vale recordar que el ex mandatario, que sigue liderando las encuestas para las elecciones presidenciales, paga una condena de 12 años y un mes por lavado de dinero y corrupción pasiva.

En la carta, Lula continúa "desafiando" al equipo de la megaoperación anticorrupción Lava Jato y al juez Sergio Moro, que lo sentenció en primera instancia, "a probar el crimen que alegan he cometido".  "Continúo creyendo en la Justicia", señaló el ex mandatario de 72 años.

En tanto, los miembros del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) y del Frente Pueblo Sin Miedo invadieron este lunes por unas horas el apartamento blanco del juicio por el cual el ex presidente cumple condena.

Según la justicia brasileña, Lula habría recibido de la constructora OAS un apartamento tríplex en Guarujá, litoral de Sao Paulo, a cambio de prebendas políticas.

Los militantes de izquierda entraron al tríplex y colgaron pancartas en el balcón contra el encarcelamiento de Lula el pasado 7 de abril por corrupción y lavado de dinero.