X
Reunido en su encuentro Nacional, la corriente que conduce Sergio Palazzo reclamó la renovación de la cúpula de CGT, el regreso de sindicatos alejados y la incorporación de los movimientos populares.
Francisco Basualdo 15/04/2018 9:56

Los resultados del Encuentro Nacional de la Corriente Federal de los Trabajadores, que se reunió el sábado en la capital santafesina, ratificaron la hoja de ruta del espacio opositor a la conducción de la CGT, con algunas novedades. A partir de un lapidario diagnóstico sobre la situación económica del país y la evaluación de que tras las elecciones parlamentarias del año pasado el Gobierno lanzó "una ofensiva contra los sectores populares", ese sector cuestionó la inmovilidad del triunvirato cegeteista que integran Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid.

 

 

"Demandamos que el actual Consejo Directivo asuma de una vez por todas sus responsabilidades, dejando atrás roscas estériles y diálogos improductivos, adoptando decisiones que pongan límite a la agresión del Gobierno", sostienen en el documento elaborado durante el encuentro en el sindicato de Municipales de Santa Fe.

No obstante, los integrantes de la Corriente Federal plantearon que el reclamo contra la cúpula tiene como "objetivo alcanzar un funcionamiento orgánico y democrático de nuestra Confederación General del Trabajo, permitiendo la elección de un nuevo Consejo Directivo". Sin embargo, pusieron condiciones para su eventual incorporación. 

El apoyo a una nueva conducción gremial estaría dado por un pacto de unidad "en torno a un plan de acción para promover un programa concreto en defensa de las paritarias libres, un mercado interno fuerte, la protección de la producción nacional, el rechazo a los tarifazos, el resguardo del sistema solidario de salud y de un sistema previsional estatal y solidario".

 

 

Una de las novedades que planteó el documento de cierre fue la proyección sobre qué tipo de central obrera esperan. Convencidos de permanecer en la CGT, incluso con una directiva de la que se diferencian, como en la actualidad, los gremios de la Corriente Federal llamaron a ampliar la base de representación sindical incluyendo a los trabajadores informales y de la economía popular, y una presencia de peso de las regionales provinciales.

La señal es un guiño al sector interno de la CGT, encarnado por Schmid, que abogó por la incorporación de las organizaciones agrupadas por la CTEP, y le deja la puerta abierta a sindicatos de peso, como la UOM y el SMATA, que aún no definieron cómo van a jugar en la central.   

"Resulta imprescindible una convocatoria precisa que incluya la necesaria reforma estatutaria que garantice la participación activa de los representantes de las Delegaciones Regionales en el Consejo Directivo y los cuerpos deliberativos, establezca la inclusión orgánica de los trabajadores de la economía popular y la reincorporación de las organizaciones sindicales que hoy tienen la decidida voluntad de retornar a nuestra Central histórica", sentencia el documento elaborado por los gremios.

Ante la gravedad de la situación, tal como la definen, propusieron enviar un proyecto al Congreso de la Nación que declare la "emergencia nacional económica y laboral", garantice un salario mínimo universal y eliminación de las tercerizaciones, y derogue la reforma previsional, entre otros puntos.

Con críticas al triunvirato, la Corriente Federal pidió la ampliación de la CGT

Reunido en su encuentro Nacional, la corriente que conduce Sergio Palazzo reclamó la renovación de la cúpula de CGT, el regreso de sindicatos alejados y la incorporación de los movimientos populares.

Los resultados del Encuentro Nacional de la Corriente Federal de los Trabajadores, que se reunió el sábado en la capital santafesina, ratificaron la hoja de ruta del espacio opositor a la conducción de la CGT, con algunas novedades. A partir de un lapidario diagnóstico sobre la situación económica del país y la evaluación de que tras las elecciones parlamentarias del año pasado el Gobierno lanzó "una ofensiva contra los sectores populares", ese sector cuestionó la inmovilidad del triunvirato cegeteista que integran Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid.

 

 

"Demandamos que el actual Consejo Directivo asuma de una vez por todas sus responsabilidades, dejando atrás roscas estériles y diálogos improductivos, adoptando decisiones que pongan límite a la agresión del Gobierno", sostienen en el documento elaborado durante el encuentro en el sindicato de Municipales de Santa Fe.

No obstante, los integrantes de la Corriente Federal plantearon que el reclamo contra la cúpula tiene como "objetivo alcanzar un funcionamiento orgánico y democrático de nuestra Confederación General del Trabajo, permitiendo la elección de un nuevo Consejo Directivo". Sin embargo, pusieron condiciones para su eventual incorporación. 

El apoyo a una nueva conducción gremial estaría dado por un pacto de unidad "en torno a un plan de acción para promover un programa concreto en defensa de las paritarias libres, un mercado interno fuerte, la protección de la producción nacional, el rechazo a los tarifazos, el resguardo del sistema solidario de salud y de un sistema previsional estatal y solidario".

 

 

Una de las novedades que planteó el documento de cierre fue la proyección sobre qué tipo de central obrera esperan. Convencidos de permanecer en la CGT, incluso con una directiva de la que se diferencian, como en la actualidad, los gremios de la Corriente Federal llamaron a ampliar la base de representación sindical incluyendo a los trabajadores informales y de la economía popular, y una presencia de peso de las regionales provinciales.

La señal es un guiño al sector interno de la CGT, encarnado por Schmid, que abogó por la incorporación de las organizaciones agrupadas por la CTEP, y le deja la puerta abierta a sindicatos de peso, como la UOM y el SMATA, que aún no definieron cómo van a jugar en la central.   

"Resulta imprescindible una convocatoria precisa que incluya la necesaria reforma estatutaria que garantice la participación activa de los representantes de las Delegaciones Regionales en el Consejo Directivo y los cuerpos deliberativos, establezca la inclusión orgánica de los trabajadores de la economía popular y la reincorporación de las organizaciones sindicales que hoy tienen la decidida voluntad de retornar a nuestra Central histórica", sentencia el documento elaborado por los gremios.

Ante la gravedad de la situación, tal como la definen, propusieron enviar un proyecto al Congreso de la Nación que declare la "emergencia nacional económica y laboral", garantice un salario mínimo universal y eliminación de las tercerizaciones, y derogue la reforma previsional, entre otros puntos.