X

Macri, a pedir de Trump: en Lima, atacó a Venezuela y condenó a Siria

Dijo que Argentina no respaldará una elección en Venezuela mientras haya "presos políticos" y que el gobierno de Maduro debe "aceptar la ayuda internacional". Acató el libreto estadounidense.
Redacción 14/04/2018 11:47

El presidente argentino, Mauricio Macri, expuso en la Cumbre de las Américas que se desarrolla en Lima, Perú y en diez minutos cumplió de forma excepcional los objetivos que trazó Estados Unidos para esta cumbre regional que tenían que ver con la condena al gobierno venezolano y la lucha contra la corrupción. En el medio, el mandatario local rechazó el uso de armas químicas, el fundamento que usó Trump para atacar a Siria este viernes por la noche. De esta manera la Casa Rosada se encolumna plenamente detrás de Estados Unidos con el objetivo de romper el proteccionismo al biodiesel y el acero. 

 

EN VIVO: PALABRAS DEL PRESIDENTE EN LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Publicado por Mauricio Macri en sábado, 14 de abril de 2018

 

"Argentina renueva su condena al uso de armas químicas, tal como ocurrió en Siria, así como la existencia de facilidades dedicadas a su fabricación y/o almacenamiento. Argentina hace un llamado a preservar la paz y seguridad internacional evitando una escalada de tensión recurriendo a los caminos del diálogo", dijo Macri al inicio de su discurso. Fue un agregado a lo que tenía planeado decir frente a sus pares del continente. La decisión de Estados Unidos de atacar objetivos sirios este viernes por la noche obligó al presidente argentino a agregar un párrafo a su discurso. Fue un párrafo de apoyo solapado a la excursión estadounidense, de Francia e Inglaterra en medio oriente. 

Pero no se redujo en eso el acompañamiento a la determinación del país gobernado por Donald Trump, ausente en la cumbre. Macri también condenó la existencia de presos políticos, sin juicio previo, en Venezuela y fue categórico contra el gobierno de Nicolás Maduro: "la argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática", dijo.

"Quiero expresar una vez más la preocupación por Venezuela y los millones de venezolanos que se han visto obligados a dejar su tierra y aquellos que diariamente sufren. Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para que el gobierno de Venezuela deje de negar la realidad y acepte la ayuda internacional para superar esta crisis humanitaria que se ha vuelto insostenible. El caso de Venezuela muestra al extremo lo que provoca un proceso de corrupción", remarcó. 

También le dio la derecha al eje estadounidense en instalar la agenda de la lucha contra la corrupción. 

Ya acostumbrado a hablar del tema en su país, Macri contó que la argentina "mejoró 21 posiciones en el índice de transparencia internacional". También le contó a la región que ahora "exigen un mayor compromiso con nuestros funcionarios", y que "estos cambios no son fáciles", porque "son muchos los que todavía apuestan por la impunidad".

El respaldo pleno de Macri hacia la gestión Trump es indiscutible. En la agenda de Macri para esta cumbre está el objetivo de surcar el proteccionismo de Estados Unidos a su mercado local. El gobierno argentino apuesta a volver a exportar biodiesel al país del norte y también colocar en aquel país acero y alumunio. Como antecedente a favor muestra la exportación de limones que tras algunas idas y vueltas logró volver a insertar en el mercado estadounidense. Además, horas antes de emprender vuelo a Lima, el gobierno argentino recibió de parte de EEUU luz verde a la exportación de carne de cerdo; un mercado que estaba congelado desde 1992. 

Antes que concluya la cumbre, Macri se reunirá bilateralmente con el vicepresidente estadounidense, Michael Pence. Esa será la oportunidad de explicitar aún más las coincidencias geopolíticas y de mercado entre ambos países. 
 


RESPUESTA DE EVO. Seguidamente al discurso de Macri, habló el líder boliviano, Evo Morales. El presidente de Bolivia fue extremadamente opuesto al discurso de Macri. Solo reconoció que la corrupción no es buena para ningún sistema, pero le puso nombre y apellido sobre por qué en esta cumbre se discute sobre este tema. Apuntó de forma directa contra Estados Unidos. 

"Usan la corrupción para intervenir en nuestros países", dijo Morales, en una coyuntura regional distinta a antiguas cumbres donde su línea era compartida por países como Ecuador, Brasil, Uruguay, Chile, Venezuela y Argentina, entre otros. Esta vez, el boliviano está solo. 

"La principal amenaza es el gobierno de Estados Unidos no tengo miedo de decirlo de frente", dijo Morales. Y, sin referirse a Macri, le respondió: "Bolivia condena categóricamente las sanciones unilaterales y las amenazas de invasión realizadas por el gobierno de los Estados Unidos en contra de Venezuela. Lamentamos profundamente que nuestro hermano Nicolás Maduro no esté sentado con nosotros producto de las presiones de Estados Unidos". 

"Bolivia ratifica su apoyo a la devolución de las Islas Malvinas a la soberanía argentina", sostuvo Morales. Sobre las Islas Malvinas y el reclamo por la soberanía, el presidente argentino no dijo nada. 

Macri, a pedir de Trump: en Lima, atacó a Venezuela y condenó a Siria

Dijo que Argentina no respaldará una elección en Venezuela mientras haya "presos políticos" y que el gobierno de Maduro debe "aceptar la ayuda internacional". Acató el libreto estadounidense. 

El presidente argentino, Mauricio Macri, expuso en la Cumbre de las Américas que se desarrolla en Lima, Perú y en diez minutos cumplió de forma excepcional los objetivos que trazó Estados Unidos para esta cumbre regional que tenían que ver con la condena al gobierno venezolano y la lucha contra la corrupción. En el medio, el mandatario local rechazó el uso de armas químicas, el fundamento que usó Trump para atacar a Siria este viernes por la noche. De esta manera la Casa Rosada se encolumna plenamente detrás de Estados Unidos con el objetivo de romper el proteccionismo al biodiesel y el acero. 

 

EN VIVO: PALABRAS DEL PRESIDENTE EN LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Publicado por Mauricio Macri en sábado, 14 de abril de 2018

 

"Argentina renueva su condena al uso de armas químicas, tal como ocurrió en Siria, así como la existencia de facilidades dedicadas a su fabricación y/o almacenamiento. Argentina hace un llamado a preservar la paz y seguridad internacional evitando una escalada de tensión recurriendo a los caminos del diálogo", dijo Macri al inicio de su discurso. Fue un agregado a lo que tenía planeado decir frente a sus pares del continente. La decisión de Estados Unidos de atacar objetivos sirios este viernes por la noche obligó al presidente argentino a agregar un párrafo a su discurso. Fue un párrafo de apoyo solapado a la excursión estadounidense, de Francia e Inglaterra en medio oriente. 

Pero no se redujo en eso el acompañamiento a la determinación del país gobernado por Donald Trump, ausente en la cumbre. Macri también condenó la existencia de presos políticos, sin juicio previo, en Venezuela y fue categórico contra el gobierno de Nicolás Maduro: "la argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática", dijo.

"Quiero expresar una vez más la preocupación por Venezuela y los millones de venezolanos que se han visto obligados a dejar su tierra y aquellos que diariamente sufren. Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para que el gobierno de Venezuela deje de negar la realidad y acepte la ayuda internacional para superar esta crisis humanitaria que se ha vuelto insostenible. El caso de Venezuela muestra al extremo lo que provoca un proceso de corrupción", remarcó. 

También le dio la derecha al eje estadounidense en instalar la agenda de la lucha contra la corrupción. 

Ya acostumbrado a hablar del tema en su país, Macri contó que la argentina "mejoró 21 posiciones en el índice de transparencia internacional". También le contó a la región que ahora "exigen un mayor compromiso con nuestros funcionarios", y que "estos cambios no son fáciles", porque "son muchos los que todavía apuestan por la impunidad".

El respaldo pleno de Macri hacia la gestión Trump es indiscutible. En la agenda de Macri para esta cumbre está el objetivo de surcar el proteccionismo de Estados Unidos a su mercado local. El gobierno argentino apuesta a volver a exportar biodiesel al país del norte y también colocar en aquel país acero y alumunio. Como antecedente a favor muestra la exportación de limones que tras algunas idas y vueltas logró volver a insertar en el mercado estadounidense. Además, horas antes de emprender vuelo a Lima, el gobierno argentino recibió de parte de EEUU luz verde a la exportación de carne de cerdo; un mercado que estaba congelado desde 1992. 

Antes que concluya la cumbre, Macri se reunirá bilateralmente con el vicepresidente estadounidense, Michael Pence. Esa será la oportunidad de explicitar aún más las coincidencias geopolíticas y de mercado entre ambos países. 
 


RESPUESTA DE EVO. Seguidamente al discurso de Macri, habló el líder boliviano, Evo Morales. El presidente de Bolivia fue extremadamente opuesto al discurso de Macri. Solo reconoció que la corrupción no es buena para ningún sistema, pero le puso nombre y apellido sobre por qué en esta cumbre se discute sobre este tema. Apuntó de forma directa contra Estados Unidos. 

"Usan la corrupción para intervenir en nuestros países", dijo Morales, en una coyuntura regional distinta a antiguas cumbres donde su línea era compartida por países como Ecuador, Brasil, Uruguay, Chile, Venezuela y Argentina, entre otros. Esta vez, el boliviano está solo. 

"La principal amenaza es el gobierno de Estados Unidos no tengo miedo de decirlo de frente", dijo Morales. Y, sin referirse a Macri, le respondió: "Bolivia condena categóricamente las sanciones unilaterales y las amenazas de invasión realizadas por el gobierno de los Estados Unidos en contra de Venezuela. Lamentamos profundamente que nuestro hermano Nicolás Maduro no esté sentado con nosotros producto de las presiones de Estados Unidos". 

"Bolivia ratifica su apoyo a la devolución de las Islas Malvinas a la soberanía argentina", sostuvo Morales. Sobre las Islas Malvinas y el reclamo por la soberanía, el presidente argentino no dijo nada.