X
Se la planteará al vicepresidente Mike Pence. Acero, aluminio y biodiésel, en la agenda. Los otros temas, Venezuela y corrupción.
Por 12/04/2018 13:58

El presidente Mauricio Macri llegará a la VIII Cumbre de las Américas que se desarrollará a partir de este viernes a la tarde en Lima, Perú, con la mira puesta en la reunión bilateral que mantendrá con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, en la que planteará la “preocupación” del Gobierno por las recientes medidas proteccionistas de la Casa Blanca y su interés en lograr avances en la apertura "pendiente" del mercado norteamericano a productos argentinos. Además, otro foco prioritario será la situación en Venezuela.

Macri ratificará ante Pence la postura de “multilateralismo” y “mercados abiertos” de la Argentina y le pedirá “avanzar”, tras el acuerdo por los limones, en las negociaciones para destrabar definitivamente el ingreso a Estados Unidos del acero y el aluminio, además del biodiésel.

Según admitieron a Letra P fuentes de Cancillería, el Gobierno argentino volverá a plantear a Pence el reclamo para convertir en permanente la excepción, anuncida por Donald Trump de modo provisorio, en los nuevos aranceles para el acero y al aluminio argentinos, El beneficio que vence en mayo.

Fuentes cercanas a Macri, confirmaron que el Presidente partirá rumbo a Lima este viernes a las 14 acompañado por una pequeña comitiva que incluirá a su esposa, la primera dama Juliana Awada, el canciller Jorge Faurie, el ministro de Producción Francisco Cabrera, el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo y el vocero Iván Pavslovsky, entre otros.  

Macri y Awada comenzarán la actividad oficial en el Gran Teatro Nacional, donde se llevará a cabo el acto inaugural de la Cumbre, y participará en el Palacio de Gobierno de la cena que ofrecerá el presidente de Perú, Martín Vizcarra, a todos los mandatarios que asistirán a la Cumbre que se desarrollará durante dos días, hasta el sábado inclusive, y que tendrá como tema principal "la gobernabilidad democrática frente a la corrupción".

La reunión se producirá en medio del clima de incertidumbre regional por el encarcelamiento de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, así como por la crisis política y social de Venezuela, a la que Macri y el resto de los presidentes harán especial mención, rechazando las elecciones convocadas por Nicolás Maduro. Este finalmente no asistirá al encuentro.

Este sábado, durante la sesión plenaria de la Cumbre que se realizará en el Centro de Convenciones de Lima, será el momento de la exposición de la delegación argentina. Macri destacará los avances en las investigaciones judiciales por casos de corrupción en el país, que involucran a ex funcionarios kirchneristas y a empresarios, pero a las que no escapan funcionarios propios, como los involucrados en investigaciones por presunta evasión o lavado de dinero a través de cuentas y sociedades offshore.

Entre los Jefes de Estado que comprometieron su presencia para las actividades de este viernes y sábado se encuentran Michel Temer (Brasil), Tabaré Vázquez (Uruguay), Horacio Cartes (Paraguay), Lenín Moreno (Ecuador), Enrique Peña Nieto (México), Evo Morales (Bolivia) y Raúl Castro (Cuba).

La Cumbre de las Américas es un foro que se celebra cada tres años, en el que los mandatarios discuten y definen una "agenda regional" para tratar los temas más urgentes. En esta oportunidad abordará "el compromiso de los gobernantes contra la corrupción", se informó oficialmente.

 

 

Tras la decisión Trump de no asistir a la cumbre en medio de la escalada con Rusia por el reciente ataque con armas químicas en Siria, Macri tuvo que rearmar su agenda peruana y sus colaboradores preparan otras reuniones bilaterales con diversos mandatarios y jefes de Gobierno americanos y europeos, con el objetivo de afianzar las expectativas para cerrar próximamente el acuerdo de libre comercio Unión Europea-Mercosur.

Entre los encuentros que mantendrá el Presidente en Lima, además de Pence, se esperan reuniones con el senador cubano-estadounidense Marco Rubio, con el primer ministro de Canadá Justin Trudeau, con quien se vio por última vez en el Foro Económico de Davos, Suiza, en enero pasado y a quien recibió en Casa Rosada en noviembre de 2016.

Macri podría además, concretar otras bilaterales con los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, a quien recibirá en Buenos Aires los días 25 y 26 de este mes, y con los jefes de Estado de Colombia Juan Manuel Santos, y México, Enrique Peña Nieto, entre otros de sus colegas con quienes siente mayor afinidad.

Sin embargo, el Presidente no asistiría a la ceremonia formal de traspaso de la Presidencia pro tempore de la UNASUR, que está en manos de Argentina y deberá pasar a Bolivia, acto que quedaría en manos de los cancilleres.

Se trata de un gesto que refleja la escasa importancia que le asigna el Gobierno argentino a ese bloque regional que tuvo su auge entre 2005 y 2011, impulsado por el eje político que integraron Néstor y Cristina Kirchner (Argentina), Hugo Chávez y Nicolás Maduro (Venezuela) , Evo Morales  y Rafael Correa (Ecuador), entre otros de los cuestionados por los actuales mandatarios de la región como impulsores del “populismo”.

Macri lleva a la Cumbre de Lima la inquietud por el proteccionismo de EE.UU.

Se la planteará al vicepresidente Mike Pence. Acero, aluminio y biodiésel, en la agenda. Los otros temas, Venezuela y corrupción. 

El presidente Mauricio Macri llegará a la VIII Cumbre de las Américas que se desarrollará a partir de este viernes a la tarde en Lima, Perú, con la mira puesta en la reunión bilateral que mantendrá con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, en la que planteará la “preocupación” del Gobierno por las recientes medidas proteccionistas de la Casa Blanca y su interés en lograr avances en la apertura "pendiente" del mercado norteamericano a productos argentinos. Además, otro foco prioritario será la situación en Venezuela.

Macri ratificará ante Pence la postura de “multilateralismo” y “mercados abiertos” de la Argentina y le pedirá “avanzar”, tras el acuerdo por los limones, en las negociaciones para destrabar definitivamente el ingreso a Estados Unidos del acero y el aluminio, además del biodiésel.

Según admitieron a Letra P fuentes de Cancillería, el Gobierno argentino volverá a plantear a Pence el reclamo para convertir en permanente la excepción, anuncida por Donald Trump de modo provisorio, en los nuevos aranceles para el acero y al aluminio argentinos, El beneficio que vence en mayo.

Fuentes cercanas a Macri, confirmaron que el Presidente partirá rumbo a Lima este viernes a las 14 acompañado por una pequeña comitiva que incluirá a su esposa, la primera dama Juliana Awada, el canciller Jorge Faurie, el ministro de Producción Francisco Cabrera, el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo y el vocero Iván Pavslovsky, entre otros.  

Macri y Awada comenzarán la actividad oficial en el Gran Teatro Nacional, donde se llevará a cabo el acto inaugural de la Cumbre, y participará en el Palacio de Gobierno de la cena que ofrecerá el presidente de Perú, Martín Vizcarra, a todos los mandatarios que asistirán a la Cumbre que se desarrollará durante dos días, hasta el sábado inclusive, y que tendrá como tema principal "la gobernabilidad democrática frente a la corrupción".

La reunión se producirá en medio del clima de incertidumbre regional por el encarcelamiento de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, así como por la crisis política y social de Venezuela, a la que Macri y el resto de los presidentes harán especial mención, rechazando las elecciones convocadas por Nicolás Maduro. Este finalmente no asistirá al encuentro.

Este sábado, durante la sesión plenaria de la Cumbre que se realizará en el Centro de Convenciones de Lima, será el momento de la exposición de la delegación argentina. Macri destacará los avances en las investigaciones judiciales por casos de corrupción en el país, que involucran a ex funcionarios kirchneristas y a empresarios, pero a las que no escapan funcionarios propios, como los involucrados en investigaciones por presunta evasión o lavado de dinero a través de cuentas y sociedades offshore.

Entre los Jefes de Estado que comprometieron su presencia para las actividades de este viernes y sábado se encuentran Michel Temer (Brasil), Tabaré Vázquez (Uruguay), Horacio Cartes (Paraguay), Lenín Moreno (Ecuador), Enrique Peña Nieto (México), Evo Morales (Bolivia) y Raúl Castro (Cuba).

La Cumbre de las Américas es un foro que se celebra cada tres años, en el que los mandatarios discuten y definen una "agenda regional" para tratar los temas más urgentes. En esta oportunidad abordará "el compromiso de los gobernantes contra la corrupción", se informó oficialmente.

 

 

Tras la decisión Trump de no asistir a la cumbre en medio de la escalada con Rusia por el reciente ataque con armas químicas en Siria, Macri tuvo que rearmar su agenda peruana y sus colaboradores preparan otras reuniones bilaterales con diversos mandatarios y jefes de Gobierno americanos y europeos, con el objetivo de afianzar las expectativas para cerrar próximamente el acuerdo de libre comercio Unión Europea-Mercosur.

Entre los encuentros que mantendrá el Presidente en Lima, además de Pence, se esperan reuniones con el senador cubano-estadounidense Marco Rubio, con el primer ministro de Canadá Justin Trudeau, con quien se vio por última vez en el Foro Económico de Davos, Suiza, en enero pasado y a quien recibió en Casa Rosada en noviembre de 2016.

Macri podría además, concretar otras bilaterales con los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, a quien recibirá en Buenos Aires los días 25 y 26 de este mes, y con los jefes de Estado de Colombia Juan Manuel Santos, y México, Enrique Peña Nieto, entre otros de sus colegas con quienes siente mayor afinidad.

Sin embargo, el Presidente no asistiría a la ceremonia formal de traspaso de la Presidencia pro tempore de la UNASUR, que está en manos de Argentina y deberá pasar a Bolivia, acto que quedaría en manos de los cancilleres.

Se trata de un gesto que refleja la escasa importancia que le asigna el Gobierno argentino a ese bloque regional que tuvo su auge entre 2005 y 2011, impulsado por el eje político que integraron Néstor y Cristina Kirchner (Argentina), Hugo Chávez y Nicolás Maduro (Venezuela) , Evo Morales  y Rafael Correa (Ecuador), entre otros de los cuestionados por los actuales mandatarios de la región como impulsores del “populismo”.