X
Una reunión de autoridades, en Viedma, le dio continuidad al movimiento interno. Análisis de legisladores. Defensa del 2015 como bandera.
Por 14/03/2018 10:21

Juntos Somos Río Negro (JSRN), el partido del gobernador, Alberto Weretilneck, tuvo la segunda reunión en menos de un mes en Viedma. Con el objetivo de consolidar el plan provincialista que lo llevó al poder luego de romper con el kirchnerismo en 2013, y barrer en las elecciones al peronismo, que por entonces conducía el senador Miguel Ángel Pichetto, citó a las autoridades para delinear una agenda de trabajo de punta a punta en el extenso y diverso territorio rionegrino con el objetivo de reconquistar al electorado que supo respaldarlo. También se habló de alternativas para limar la imagen del principal opositor, el intendente de General Roca, Martín Soria, hoy líder de los sondeos en diferentes regiones de la provincia.

Militar cada uno de los distritos, impulsar locales partidarios, convocar al justicialismo desencantado, y consolidarse en las ciudades con menor llegada al electorado, fue parte del mensaje que se bajó en la reunión. Pese a que varios actores de la fuerza especulan en un acuerdo con Cambiemos, se resaltó la idea de polarizar con el PJ que Soria digita desde el Alto Valle. Un apartado especial se le dio a la elección del próximo 15 de abril en Villa Regina, luego de la destitución -respaldada por el sector peronista de Pichetto- al ex intendente Daniel Fioretti.

 

 

Tras la derrota de agosto pasado, Juntos entró en ebullición. Buena parte de sus figuras se manifestaron disconformes, aunque se llamaron a silencio. Por lo bajo, reconocían el golpe certero por el abandono de Weretilneck y que les iba a ser “muy difícil” recomponer la relación con el electorado que lo supo acompañar. Es así, que pese al notable sistema personalista que el mandatario impregnó, un sector reaviva la arenga para sostener las bases y la instalación de un candidato propio que saldrá de un tridente muy cercano al Ejecutivo.

MAYO. La idea de provincializar la elección a Gobernador, como en 2015, para mayo del año que entra (por lo menos se habla, por ahora, de esa fecha), obliga a Juntos a tener un candidato instalado que pueda competir mano a mano con Soria. El diputado provincial Adrián Casadei fue uno de los que se refirió a la charla de este lunes, a la que se presentaron el intendente de San Carlos de Bariloche, Gustavo Gennuso; la ministra de Educación y prosecretaria, Mónica Silva; los legisladores Facundo López, Marta Milesi, Alejandro Palmieri, Silvia Morales; el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo; el titular de Obras Públicas, Carlos Valeri, y el dirigente Matías Rulli, entre otros.

“Nosotros vamos a seducir el electorado rionegrino, con nuestras ideas y gestión. Tenemos un muy buen Gobierno. Todos tenemos ideas de la no violencia, del consenso. Habrá peronistas, radicales, socialistas, ambientalistas. Juntos, es abarcativo”, advirtió el legislador Casadei (JSRN) en diálogo con el programa Nada Personal de radio La Puntual, de Viedma. La definición encuadra en las arengas que se escucharon para reflotar el partido. Igualmente, actores de la fuerza entienden que los puntos flojos (y determinantes) deben solucionarse. “Este es un equipo con personas y conceptos para mostrar. Estamos ofreciendo experiencia y perspectiva al futuro. La gente podría elegir por quienes proponen y los que, en todo caso, serían un salto al vacío”, sostuvo el ministro Di Giácomo.    

En la segunda quincena de abril, en el Alto Valle, se afianzará la propuesta netamente rionegrina. “No queremos mezclar con cuestiones de orden nacional”, repitió Di Giácomo. “Queremos que nuestros adversarios jueguen con esa situación. Vamos solos y en elecciones separadas”, insistió. De estos encuentros, y ante la insistencia que el candidato albertista surja de los equipos que rodean al Ejecutivo, comenzará a instalarse a casi un año de la fecha que se maneja. “Me gustaría que el candidato sea de General Roca”, reiteró a Radio Show de esa ciudad.

NOMBRES. Entre la danza de candidatos, se encuentra el diputado Palmieri. Roquense de una familia tradicional, integró el Gabinete de Carlos Soria en los 21 días de mandato. Alejado del PJ rionegrino, se encuadró en la estructura de Weretilneck hasta transformarse en un actor clave del partido y formar parte de la danza de "potables" (así lo describió un asesor de Weretilneck) para la candidatura de 2019. Fue ministro de Economía y hoy jefe de bloque en la Legislatura. Su vocación familiar es uno de los impedimentos que encuentra, aunque si su apellido emerge entre los principales, estaría dispuesto a dar el paso que la fuerza pide. Palmieri, quien evita pronunciarse y juega al misterio, resalta constantemente la necesidad de las credenciales que otorga una buena gestión para que Juntos llegue con aire a lo que será la pelea final por la provincia. Como buen militante, respalda la idea de locales abiertos toda la semana y la organización de la juventud de JSRN para formar nuevos cuadros. El vicegobernador, Pedro Pesatti, otro de los que se anotaron en la sucesión, muestra cierta independencia y hasta se fotografía con Soria.

 

Soria y Pesatti, dos viejos conocidos.

 

El último fin de semana, en la Sociedad Rural de Roca, se mostró distendido junto al titular del PJ rionegrino. Fuentes ligadas al intendente peronista le explicaron a Letra P que la charla fue amena, “hablaron de la realidad provincial, se mostraron algunas encuestas”, aunque no pasó de eso: una imagen. Igual, Pesatti defiende en cada oportunidad el aura de Juntos en su canal de Telegram, el medio que eligió para llegar a buena parte de la prensa. "Me siento capacitado", reiteró este miércoles.

El barilochense Gennuso, quizás el más opacado de los que figuran en la nomina por la compleja realidad de su Municipio, intenta afianzar un posible proyecto electoral que traspase la región andina. En noviembre del año pasado le había dicho a Letra P, cuando recibió a este medio en el Centro Cívico de Bariloche, en tiempos de revuelo social tras el asesinato del joven Rafael Nahuel, que "no estaba en su agenda", pero, tras organizar un encuentro en Dina Huapi, en el que se escuchó un discurso estimulante, demostró intenciones de anotarse por el cargo mayor de Río Negro.

CAMBIEMOS. El oficialismo nacional ya tiene dos candidatos. Si bien ninguno rechazó un acuerdo con JSRN, el diputado Sergio Wisky (PRO) y el intendente de Viedma, José Luis Foulkes, manifestaron su intención de competir. Foulkes, a finales del 2017, admitió "víable" la alianza con Weretilneck porque "todas las representaciones políticas tienen la posibilidad (de alianzas)". 

 

 

El partido de Weretilneck intenta revitalizarse y limar la imagen de Soria

Una reunión de autoridades, en Viedma, le dio continuidad al movimiento interno. Análisis de legisladores. Defensa del 2015 como bandera.

Juntos Somos Río Negro (JSRN), el partido del gobernador, Alberto Weretilneck, tuvo la segunda reunión en menos de un mes en Viedma. Con el objetivo de consolidar el plan provincialista que lo llevó al poder luego de romper con el kirchnerismo en 2013, y barrer en las elecciones al peronismo, que por entonces conducía el senador Miguel Ángel Pichetto, citó a las autoridades para delinear una agenda de trabajo de punta a punta en el extenso y diverso territorio rionegrino con el objetivo de reconquistar al electorado que supo respaldarlo. También se habló de alternativas para limar la imagen del principal opositor, el intendente de General Roca, Martín Soria, hoy líder de los sondeos en diferentes regiones de la provincia.

Militar cada uno de los distritos, impulsar locales partidarios, convocar al justicialismo desencantado, y consolidarse en las ciudades con menor llegada al electorado, fue parte del mensaje que se bajó en la reunión. Pese a que varios actores de la fuerza especulan en un acuerdo con Cambiemos, se resaltó la idea de polarizar con el PJ que Soria digita desde el Alto Valle. Un apartado especial se le dio a la elección del próximo 15 de abril en Villa Regina, luego de la destitución -respaldada por el sector peronista de Pichetto- al ex intendente Daniel Fioretti.

 

 

Tras la derrota de agosto pasado, Juntos entró en ebullición. Buena parte de sus figuras se manifestaron disconformes, aunque se llamaron a silencio. Por lo bajo, reconocían el golpe certero por el abandono de Weretilneck y que les iba a ser “muy difícil” recomponer la relación con el electorado que lo supo acompañar. Es así, que pese al notable sistema personalista que el mandatario impregnó, un sector reaviva la arenga para sostener las bases y la instalación de un candidato propio que saldrá de un tridente muy cercano al Ejecutivo.

MAYO. La idea de provincializar la elección a Gobernador, como en 2015, para mayo del año que entra (por lo menos se habla, por ahora, de esa fecha), obliga a Juntos a tener un candidato instalado que pueda competir mano a mano con Soria. El diputado provincial Adrián Casadei fue uno de los que se refirió a la charla de este lunes, a la que se presentaron el intendente de San Carlos de Bariloche, Gustavo Gennuso; la ministra de Educación y prosecretaria, Mónica Silva; los legisladores Facundo López, Marta Milesi, Alejandro Palmieri, Silvia Morales; el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo; el titular de Obras Públicas, Carlos Valeri, y el dirigente Matías Rulli, entre otros.

“Nosotros vamos a seducir el electorado rionegrino, con nuestras ideas y gestión. Tenemos un muy buen Gobierno. Todos tenemos ideas de la no violencia, del consenso. Habrá peronistas, radicales, socialistas, ambientalistas. Juntos, es abarcativo”, advirtió el legislador Casadei (JSRN) en diálogo con el programa Nada Personal de radio La Puntual, de Viedma. La definición encuadra en las arengas que se escucharon para reflotar el partido. Igualmente, actores de la fuerza entienden que los puntos flojos (y determinantes) deben solucionarse. “Este es un equipo con personas y conceptos para mostrar. Estamos ofreciendo experiencia y perspectiva al futuro. La gente podría elegir por quienes proponen y los que, en todo caso, serían un salto al vacío”, sostuvo el ministro Di Giácomo.    

En la segunda quincena de abril, en el Alto Valle, se afianzará la propuesta netamente rionegrina. “No queremos mezclar con cuestiones de orden nacional”, repitió Di Giácomo. “Queremos que nuestros adversarios jueguen con esa situación. Vamos solos y en elecciones separadas”, insistió. De estos encuentros, y ante la insistencia que el candidato albertista surja de los equipos que rodean al Ejecutivo, comenzará a instalarse a casi un año de la fecha que se maneja. “Me gustaría que el candidato sea de General Roca”, reiteró a Radio Show de esa ciudad.

NOMBRES. Entre la danza de candidatos, se encuentra el diputado Palmieri. Roquense de una familia tradicional, integró el Gabinete de Carlos Soria en los 21 días de mandato. Alejado del PJ rionegrino, se encuadró en la estructura de Weretilneck hasta transformarse en un actor clave del partido y formar parte de la danza de "potables" (así lo describió un asesor de Weretilneck) para la candidatura de 2019. Fue ministro de Economía y hoy jefe de bloque en la Legislatura. Su vocación familiar es uno de los impedimentos que encuentra, aunque si su apellido emerge entre los principales, estaría dispuesto a dar el paso que la fuerza pide. Palmieri, quien evita pronunciarse y juega al misterio, resalta constantemente la necesidad de las credenciales que otorga una buena gestión para que Juntos llegue con aire a lo que será la pelea final por la provincia. Como buen militante, respalda la idea de locales abiertos toda la semana y la organización de la juventud de JSRN para formar nuevos cuadros. El vicegobernador, Pedro Pesatti, otro de los que se anotaron en la sucesión, muestra cierta independencia y hasta se fotografía con Soria.

 

Soria y Pesatti, dos viejos conocidos.

 

El último fin de semana, en la Sociedad Rural de Roca, se mostró distendido junto al titular del PJ rionegrino. Fuentes ligadas al intendente peronista le explicaron a Letra P que la charla fue amena, “hablaron de la realidad provincial, se mostraron algunas encuestas”, aunque no pasó de eso: una imagen. Igual, Pesatti defiende en cada oportunidad el aura de Juntos en su canal de Telegram, el medio que eligió para llegar a buena parte de la prensa. "Me siento capacitado", reiteró este miércoles.

El barilochense Gennuso, quizás el más opacado de los que figuran en la nomina por la compleja realidad de su Municipio, intenta afianzar un posible proyecto electoral que traspase la región andina. En noviembre del año pasado le había dicho a Letra P, cuando recibió a este medio en el Centro Cívico de Bariloche, en tiempos de revuelo social tras el asesinato del joven Rafael Nahuel, que "no estaba en su agenda", pero, tras organizar un encuentro en Dina Huapi, en el que se escuchó un discurso estimulante, demostró intenciones de anotarse por el cargo mayor de Río Negro.

CAMBIEMOS. El oficialismo nacional ya tiene dos candidatos. Si bien ninguno rechazó un acuerdo con JSRN, el diputado Sergio Wisky (PRO) y el intendente de Viedma, José Luis Foulkes, manifestaron su intención de competir. Foulkes, a finales del 2017, admitió "víable" la alianza con Weretilneck porque "todas las representaciones políticas tienen la posibilidad (de alianzas)".