X
Los gremios reclaman que revean las modificaciones en la oferta secundaria. Aseguran que las nuevas disposiciones provocarán deserción. El ejecutivo da poca información y se temen cesantías docentes.
Por 13/03/2018 17:48

La decisión del gobierno de María Eugenia Vidal de dar de baja los bachilleratos de adultos deja a los mayores de 18 años con una oferta educativa muy exigua en comparación a la que hasta ahora transitaban. La falta de información y la compleja reorganización del sistema de educación secundaria exponen a la gestión del ministro Gabriel Sánchez Zinny.

Sin la paritaria resuelta, la Dirección General de Educación y Cultura bonaerense avanzó, como se ha indicado, con nuevas modificaciones en la estructura educativa de la provincia de Buenos Aires. En este caso en los denominados Bachilleratos de Adultos de la provincia de Buenos Aires; decisión que no es aislada sino que se acopla al plan de ajuste diseñado por la administración que comanda Vidal y que busca impactar en todas las áreas de Gobierno.

 

 

La aplicación de las nuevas resoluciones educativas es tan compleja como la forma en que la administración vidalista comunica las modificaciones en la gestión. Sin claridad sobre los actos de gobierno, las hipótesis y las versiones se ponen a la orden del día; provocando la circulación de comunicados, aclaraciones y declaraciones que buscan echar luz sobre decisiones mal planteadas.

El lunes, luego de que se difundieran dos comunicados de la Dirección General de Cultura y Educación -en el que se intentaban desglosar resoluciones sobre la reorganización de la oferta formativa para mayores y menores de 18 años que quieren retomar sus estudios-, el subsecretario de Educación, Sergio Siciliano, quiso llevar tranquilidad a la comunidad al asegurar que se trataba de “una medida pedagógica” y que “no había cierre de la oferta educativa para adultos que están cursando”.

En rigor, los bachilleratos seguirán funcionando para quienes transiten segundo y tercer año, aunque habrá que ver su destino en dos años cuando estos alumnos concluyan los ciclos. También es cierto que no se clausura la oferta educativa para adultos, pero la reorganización la achica.

 

En distintos puntos de la provincia se desarrollaron abrazos a los Bachilleratos. (Foto: AG La Plata)

La nueva disposición determina que a partir de ahora los Bachilleratos de Adultos nuclearán sólo a los estudiantes menores de 18 años, es decir entre 15 y 17. Estos alumnos no cursarán como lo hacían habitualmente sino que, siempre que la matricula sea entre 15 y 20, podrán participar del programa Aulas de Aceleración, una estrategia para completar el ciclo básico donde los estudiante son nivelados para que ingresen al ciclo superior (4ºaño) de cualquier escuela.

Esta reorganización veda la posibilidad de inscripción a las personas mayores de 18 años. Aquellos adultos que requieran finalizar o iniciar sus estudios secundarios deberán concretarlos bajo las diferentes ofertas educativas dependientes de la Dirección de Educación de Adultos, oferta que varía según el distrito y que, por lo general, es semipresencial, característica que ha cultivado muchas críticas.  

Los cambios impulsados por el ministerio que conduce Sánchez Zinny provocaron el rechazo en la comunidad por el impacto que la medida tendrá en la comunidad educativa. Desde distintos distritos denuncian que el nuevo sistema es expulsivo, teniendo en cuenta no sólo que provocará el cese laboral de muchos docentes, sino el alejamiento de posibles alumnos.  

 

En distintos puntos de la provincia se desarrollaron abrazos a los Bachilleratos. (Foto: AG La Plata)

En La Plata, desde Suteba, detallaron a Letra P que cerraron 21 servicios para adultos dependientes de la Dirección de Secundaria, “la mayoría ubicados en la periferia”, aseguraron. En estas instituciones sólo se recibirán a alumnos de entre 15 y 17 años que serán incluidos en el programa Aula de Aceleración.

En tanto, toda la población que eventualmente se repartía en los servicios que fueron bajados, ahora será destinada en los cuatro servicios que dependían de la Dirección de Adultos. “Quien esté interesado en estudiar tiene que acercase a la denominada las Bocas Únicas Distritales (BUD), que en La Plata funciona en la  escuela de 48 entre 9 y 10, inscribirse ahí y esperar que le designen uno de los cuatro servicios”, indicaron.

“Mucha gente de la periferia no se va a acercar al centro de la ciudad. La mayoría no completó sus estudios por distintos problemas y si en vez de ayudar el sistema le pone más trabas, es muy improbable que continúen”, remarcaron desde el sindicato y anticiparon que la medida dejará un 60% del plantel docente cesante.

En Chivilcoy la resolución no será aplicada. Según explicó el secretario de organización de Suteba, Martín Barrionuevo, tras una reunión en la Jefatura Distrital “se dio marcha atrás a la medida”.

“No se habían creado los CENS (Centros Educativos de Nivel Secundario) por lo que no está garantizado el lugar para estudiar. Entonces no se va a innovar hasta que no se garantice un CENS”, señaló el dirigente y en línea con su par platense señaló que el avance de las modificaciones pone en riesgo fuentes laborales. “Pretenden pasarlos al Fines, que es un plan de terminalidad, en que no se garantiza la inclusión de todo el plantel”, dijo.

 

NO AL CIERRE DEL BACHILLERATO DE ADULTOS. Por pedido del FUD de General Villegas, nos reunimos esta mañana con...

Posted by UDEB Villegas on martes, 13 de marzo de 2018

 

En General Villegas, donde el viernes pasado hicieron una importante convocatoria en rechazo a la medida, Jesús Pascual, profesor y dirigente de la Unión de Educadores Bonaerenses, señaló que en aquella ciudad se dispuso la “apertura de un curso con años de aceleración para jóvenes entre 15 y 17 para que ingresen a ciclo superior de cualquier escuela y no se permitió la inscripción de adultos, que fueron derivados al CENS”.

En esa línea, detalló que en este distrito del noroeste bonaerense el “CENS es lunes, martes y miércoles de 19 a 21 y no contiene a la población que va buscando otra oferta distinta a la CENS”, indicó y aseguró que “si no inscribís a alumnos, dentro de dos años se cierra el bachiller”.

Consultado sobre el plantel docente, indicó “este año quedarán sin cargo solo algunos docentes de la modalidad de primer año, pero el año que viene ya los docentes de segundo quedarían en disponibilidad y luego los de tercero”. Agregó que “no hay posibilidad de reacomodarlos en CENS, porque unos son de la rama de secundaria y otro de adultos; y a nivel vacante el distrito está cerrado porque hubo muchas titularizaciones en los últimos años”.

En Laprida, como en muchos otros distritos del interior, “toda aquella persona mayor de edad que deseé terminar sus estudios secundarios tendrá como única opción el Plan FINES. De más está decir todas las consecuencias que esto trae”, señalaron desde Suteba Laprida en un comunicado.

Entre otros puntos reclaman que se reflexione atendiendo “la disminución de las posibilidades de terminalidad del secundario” que esto implicaría y agregaron que “el estudiante tiene el derecho a elegir dónde cursar”.

Bachilleratos de adultos: la reforma de Vidal que genera caos en educación

Los gremios reclaman que revean las modificaciones en la oferta secundaria. Aseguran que las nuevas disposiciones provocarán deserción. El ejecutivo da poca información y se temen cesantías docentes.

La decisión del gobierno de María Eugenia Vidal de dar de baja los bachilleratos de adultos deja a los mayores de 18 años con una oferta educativa muy exigua en comparación a la que hasta ahora transitaban. La falta de información y la compleja reorganización del sistema de educación secundaria exponen a la gestión del ministro Gabriel Sánchez Zinny.

Sin la paritaria resuelta, la Dirección General de Educación y Cultura bonaerense avanzó, como se ha indicado, con nuevas modificaciones en la estructura educativa de la provincia de Buenos Aires. En este caso en los denominados Bachilleratos de Adultos de la provincia de Buenos Aires; decisión que no es aislada sino que se acopla al plan de ajuste diseñado por la administración que comanda Vidal y que busca impactar en todas las áreas de Gobierno.

 

 

La aplicación de las nuevas resoluciones educativas es tan compleja como la forma en que la administración vidalista comunica las modificaciones en la gestión. Sin claridad sobre los actos de gobierno, las hipótesis y las versiones se ponen a la orden del día; provocando la circulación de comunicados, aclaraciones y declaraciones que buscan echar luz sobre decisiones mal planteadas.

El lunes, luego de que se difundieran dos comunicados de la Dirección General de Cultura y Educación -en el que se intentaban desglosar resoluciones sobre la reorganización de la oferta formativa para mayores y menores de 18 años que quieren retomar sus estudios-, el subsecretario de Educación, Sergio Siciliano, quiso llevar tranquilidad a la comunidad al asegurar que se trataba de “una medida pedagógica” y que “no había cierre de la oferta educativa para adultos que están cursando”.

En rigor, los bachilleratos seguirán funcionando para quienes transiten segundo y tercer año, aunque habrá que ver su destino en dos años cuando estos alumnos concluyan los ciclos. También es cierto que no se clausura la oferta educativa para adultos, pero la reorganización la achica.

 

En distintos puntos de la provincia se desarrollaron abrazos a los Bachilleratos. (Foto: AG La Plata)

La nueva disposición determina que a partir de ahora los Bachilleratos de Adultos nuclearán sólo a los estudiantes menores de 18 años, es decir entre 15 y 17. Estos alumnos no cursarán como lo hacían habitualmente sino que, siempre que la matricula sea entre 15 y 20, podrán participar del programa Aulas de Aceleración, una estrategia para completar el ciclo básico donde los estudiante son nivelados para que ingresen al ciclo superior (4ºaño) de cualquier escuela.

Esta reorganización veda la posibilidad de inscripción a las personas mayores de 18 años. Aquellos adultos que requieran finalizar o iniciar sus estudios secundarios deberán concretarlos bajo las diferentes ofertas educativas dependientes de la Dirección de Educación de Adultos, oferta que varía según el distrito y que, por lo general, es semipresencial, característica que ha cultivado muchas críticas.  

Los cambios impulsados por el ministerio que conduce Sánchez Zinny provocaron el rechazo en la comunidad por el impacto que la medida tendrá en la comunidad educativa. Desde distintos distritos denuncian que el nuevo sistema es expulsivo, teniendo en cuenta no sólo que provocará el cese laboral de muchos docentes, sino el alejamiento de posibles alumnos.  

 

En distintos puntos de la provincia se desarrollaron abrazos a los Bachilleratos. (Foto: AG La Plata)

En La Plata, desde Suteba, detallaron a Letra P que cerraron 21 servicios para adultos dependientes de la Dirección de Secundaria, “la mayoría ubicados en la periferia”, aseguraron. En estas instituciones sólo se recibirán a alumnos de entre 15 y 17 años que serán incluidos en el programa Aula de Aceleración.

En tanto, toda la población que eventualmente se repartía en los servicios que fueron bajados, ahora será destinada en los cuatro servicios que dependían de la Dirección de Adultos. “Quien esté interesado en estudiar tiene que acercase a la denominada las Bocas Únicas Distritales (BUD), que en La Plata funciona en la  escuela de 48 entre 9 y 10, inscribirse ahí y esperar que le designen uno de los cuatro servicios”, indicaron.

“Mucha gente de la periferia no se va a acercar al centro de la ciudad. La mayoría no completó sus estudios por distintos problemas y si en vez de ayudar el sistema le pone más trabas, es muy improbable que continúen”, remarcaron desde el sindicato y anticiparon que la medida dejará un 60% del plantel docente cesante.

En Chivilcoy la resolución no será aplicada. Según explicó el secretario de organización de Suteba, Martín Barrionuevo, tras una reunión en la Jefatura Distrital “se dio marcha atrás a la medida”.

“No se habían creado los CENS (Centros Educativos de Nivel Secundario) por lo que no está garantizado el lugar para estudiar. Entonces no se va a innovar hasta que no se garantice un CENS”, señaló el dirigente y en línea con su par platense señaló que el avance de las modificaciones pone en riesgo fuentes laborales. “Pretenden pasarlos al Fines, que es un plan de terminalidad, en que no se garantiza la inclusión de todo el plantel”, dijo.

 

NO AL CIERRE DEL BACHILLERATO DE ADULTOS. Por pedido del FUD de General Villegas, nos reunimos esta mañana con...

Posted by UDEB Villegas on martes, 13 de marzo de 2018

 

En General Villegas, donde el viernes pasado hicieron una importante convocatoria en rechazo a la medida, Jesús Pascual, profesor y dirigente de la Unión de Educadores Bonaerenses, señaló que en aquella ciudad se dispuso la “apertura de un curso con años de aceleración para jóvenes entre 15 y 17 para que ingresen a ciclo superior de cualquier escuela y no se permitió la inscripción de adultos, que fueron derivados al CENS”.

En esa línea, detalló que en este distrito del noroeste bonaerense el “CENS es lunes, martes y miércoles de 19 a 21 y no contiene a la población que va buscando otra oferta distinta a la CENS”, indicó y aseguró que “si no inscribís a alumnos, dentro de dos años se cierra el bachiller”.

Consultado sobre el plantel docente, indicó “este año quedarán sin cargo solo algunos docentes de la modalidad de primer año, pero el año que viene ya los docentes de segundo quedarían en disponibilidad y luego los de tercero”. Agregó que “no hay posibilidad de reacomodarlos en CENS, porque unos son de la rama de secundaria y otro de adultos; y a nivel vacante el distrito está cerrado porque hubo muchas titularizaciones en los últimos años”.

En Laprida, como en muchos otros distritos del interior, “toda aquella persona mayor de edad que deseé terminar sus estudios secundarios tendrá como única opción el Plan FINES. De más está decir todas las consecuencias que esto trae”, señalaron desde Suteba Laprida en un comunicado.

Entre otros puntos reclaman que se reflexione atendiendo “la disminución de las posibilidades de terminalidad del secundario” que esto implicaría y agregaron que “el estudiante tiene el derecho a elegir dónde cursar”.