X
Es el primer municipio que delega en una universidad la verificación de los parámetros nutricionales del servicio de comedor escolar. Se busca mejorar la alimentación de los alumnos.
Redacción 13/03/2018 13:42

En el marco de la transferencia de gestión del Servicio Alimentario Escolar de la órbita de los Consejos Escolares a las administraciones municipales, en Quilmes se puso en marcha la asistencia de 260 establecimientos contando con el monitoreo de la alimentación de los alumnos de una universidad pública. Así quedó establecido tras el convenido de colaboración sellado entre el intendente Martiniano Molina y las autoridades de la Universidad Nacional de La Plata, tendiente  

Cumpliendo con el mandato dispuesto por la gobernadora María Eugenia Vidal de hacerse cargo de la administración de los SAE, el municipio de Quilmes avanzó en su aplicación poniendo en marcha un programa tendiente a controlar la calidad alimentaria del servicio.

La participación de una universidad para monitorear cómo se alimentan los chicos es la principal novedad que ofrecerá la Municipalidad de Quilmes al hacerse cargo del control y administración del Servicio Alimentario Escolar (SAE), por el que se contempla una cobertura nutricional a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social en 260 establecimientos educacionales del distrito.

 

 

El intendente Martiniano Molina, acompañado por  la coordinadora general del Gabinete Social, Viviana Wilches, selló este lunes un convenio de colaboración en la sede de la UNLP con su presidente, Raúl Aníbal Perdomo, y el decano de la Facultad de Ciencias Económicas, Martín Pérez Armengol, para  que en un próximo paso ésta unidad académica se encargue del monitoreo de un proceso que busca mejorar la calidad alimenticia de los niños y adolescentes que son asistidos por este programa en el distrito, constituyéndose en el primer partido bonaerense que delega en una universidad el monitoreo del SAE.

“La Universidad de La Plata nos va a ser de muchísima utilidad para llevarles a los chicos la alimentación que les corresponde, a la que se comprometieron las empresas a cumplir. Ya empezamos a ver los cambios. Estamos muy felices y agradecidos al decano de la Universidad y a todo su equipo que con la humildad y la solidaridad que lo caracteriza nos está ayudando en esta etapa”, expuso Martiniano Molina.

Para el año 2018, en el Municipio de Quilmes el SAE se implementará en 260 establecimientos educativos, y alcanzará a 83.727 raciones diarias: 61.620 para escuelas primarias y 22.107 en escuelas secundarias.

La UNLP tendrá varios aspectos para verificar. Entre ellos estará el control de los alimentos que llegan a las escuelas a través de diferentes proveedores y que se cumpla con el aporte calórico y nutricional requerido de acuerdo a las distintas edades escolares, entre otros. Pero también procurará que los alumnos respeten ciertos hábitos, por caso que se alimenten sentados.

“Este trabajo les va a dar más tranquilidad a los directores, a las maestras y a los padres, pero sobre todo le dará dignidad a la mesa de los niños cuando coman en las escuelas”, puntualizó el jefe comunal.

MEJORAR LA NUTRICIÓN. Para la implementación del nuevo esquema del SAE, habrá una Unidad Ejecutora que incluirá a diversas áreas del Ejecutivo: Desarrollo Social, Salud, Educación y Legal y Técnica.

En esta etapa, desde el Municipio se elaboró un menú en base a una alimentación saludable, a cargo de profesionales idóneos para este fin, quienes estuvieron en coordinación con personal del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense.

En esta instancia, se incorporan más proteínas en cada comida, equilibrando con verduras y frutas para alcanzar la recomendación de vitaminas y minerales de la población infantil. A su vez, se desplaza la cantidad de alimentos ricos en féculas, que anteriormente abundaban en las preparaciones, y como estrategia fue eliminar el pan blanco de la mesa, ya que no aportaban nutrientes significativos

Además, se sumará mayor cantidad y variedad de lácteos en desayuno y merienda, lo que permite asegurarse la ingesta de calcio, tan importante en la edad de crecimiento. Y se eliminarán alimentos que eran de consumo habitual y que no aportaban nutrientes, como el alfajor o la gelatina entre los postres, y fueron reemplazados por otros bajo contenido en azúcar simples, como barras de cereal, turrón o alfajores de maicena. Otra novedad es que se agregan panes integrales en sandwiches.

Asimismo, se contemplarán casos con cuadros excepcionales, que requieren de una dieta diferencial, como son los casos de los alumnos celíacos o los intolerantes a la lactosa, entre otros. A su vez, también habrá un menu diferente para las instituciones de educación especial.

De esta forma, se garantizará una buena nutrición para los alumnos de las 260 escuelas de Quilmes, tanto en su modalidad “Comedor” como así también en el denominado “Desayuno, Merienda Completa” (DMC).

 

 

CAMBIO DE BASE EN LA PROVINCIA. El traspaso del SAE de los Consejos Escolares a los municipios fue definido por la gobernadora Vidal en 2016. En un primer paso, hubo una prueba piloto en 14 municipios: Tres de Febrero, Lanús, Vicente López, Junín, Hurlingham, Escobar, Almirante Brown, San Isidro, José C. Paz, Pilar, Ezeiza, La Plata, Morón y Pinamar.

Se encuentra comprendido por dos programas. Primaria, que incluye escuelas primarias, jardines de infantes, jardines maternales, escuelas especiales y centros de educación complementaria. Y Adolescente, que comprende secundaria básica, escuelas media, técnica y agrarian, entre otras.

A fines de resguardar los fondos públicos comprometidos, el decreto marco establece “un control específico que contempla la ejecución de estrictas auditorías periódicas por parte del Ministerio de Desarrollo Social y de los Municipios, así como también deberes de colaboración y de información entre las partes a los fines de optimizar la gestión Estatal”.

Quilmes hizo un convenio con la UNLP para que monitoree la calidad del SAE

Es el primer municipio que delega en una universidad la verificación de los parámetros nutricionales del servicio de comedor escolar. Se busca mejorar la alimentación de los alumnos.

En el marco de la transferencia de gestión del Servicio Alimentario Escolar de la órbita de los Consejos Escolares a las administraciones municipales, en Quilmes se puso en marcha la asistencia de 260 establecimientos contando con el monitoreo de la alimentación de los alumnos de una universidad pública. Así quedó establecido tras el convenido de colaboración sellado entre el intendente Martiniano Molina y las autoridades de la Universidad Nacional de La Plata, tendiente  

Cumpliendo con el mandato dispuesto por la gobernadora María Eugenia Vidal de hacerse cargo de la administración de los SAE, el municipio de Quilmes avanzó en su aplicación poniendo en marcha un programa tendiente a controlar la calidad alimentaria del servicio.

La participación de una universidad para monitorear cómo se alimentan los chicos es la principal novedad que ofrecerá la Municipalidad de Quilmes al hacerse cargo del control y administración del Servicio Alimentario Escolar (SAE), por el que se contempla una cobertura nutricional a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social en 260 establecimientos educacionales del distrito.

 

 

El intendente Martiniano Molina, acompañado por  la coordinadora general del Gabinete Social, Viviana Wilches, selló este lunes un convenio de colaboración en la sede de la UNLP con su presidente, Raúl Aníbal Perdomo, y el decano de la Facultad de Ciencias Económicas, Martín Pérez Armengol, para  que en un próximo paso ésta unidad académica se encargue del monitoreo de un proceso que busca mejorar la calidad alimenticia de los niños y adolescentes que son asistidos por este programa en el distrito, constituyéndose en el primer partido bonaerense que delega en una universidad el monitoreo del SAE.

“La Universidad de La Plata nos va a ser de muchísima utilidad para llevarles a los chicos la alimentación que les corresponde, a la que se comprometieron las empresas a cumplir. Ya empezamos a ver los cambios. Estamos muy felices y agradecidos al decano de la Universidad y a todo su equipo que con la humildad y la solidaridad que lo caracteriza nos está ayudando en esta etapa”, expuso Martiniano Molina.

Para el año 2018, en el Municipio de Quilmes el SAE se implementará en 260 establecimientos educativos, y alcanzará a 83.727 raciones diarias: 61.620 para escuelas primarias y 22.107 en escuelas secundarias.

La UNLP tendrá varios aspectos para verificar. Entre ellos estará el control de los alimentos que llegan a las escuelas a través de diferentes proveedores y que se cumpla con el aporte calórico y nutricional requerido de acuerdo a las distintas edades escolares, entre otros. Pero también procurará que los alumnos respeten ciertos hábitos, por caso que se alimenten sentados.

“Este trabajo les va a dar más tranquilidad a los directores, a las maestras y a los padres, pero sobre todo le dará dignidad a la mesa de los niños cuando coman en las escuelas”, puntualizó el jefe comunal.

MEJORAR LA NUTRICIÓN. Para la implementación del nuevo esquema del SAE, habrá una Unidad Ejecutora que incluirá a diversas áreas del Ejecutivo: Desarrollo Social, Salud, Educación y Legal y Técnica.

En esta etapa, desde el Municipio se elaboró un menú en base a una alimentación saludable, a cargo de profesionales idóneos para este fin, quienes estuvieron en coordinación con personal del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense.

En esta instancia, se incorporan más proteínas en cada comida, equilibrando con verduras y frutas para alcanzar la recomendación de vitaminas y minerales de la población infantil. A su vez, se desplaza la cantidad de alimentos ricos en féculas, que anteriormente abundaban en las preparaciones, y como estrategia fue eliminar el pan blanco de la mesa, ya que no aportaban nutrientes significativos

Además, se sumará mayor cantidad y variedad de lácteos en desayuno y merienda, lo que permite asegurarse la ingesta de calcio, tan importante en la edad de crecimiento. Y se eliminarán alimentos que eran de consumo habitual y que no aportaban nutrientes, como el alfajor o la gelatina entre los postres, y fueron reemplazados por otros bajo contenido en azúcar simples, como barras de cereal, turrón o alfajores de maicena. Otra novedad es que se agregan panes integrales en sandwiches.

Asimismo, se contemplarán casos con cuadros excepcionales, que requieren de una dieta diferencial, como son los casos de los alumnos celíacos o los intolerantes a la lactosa, entre otros. A su vez, también habrá un menu diferente para las instituciones de educación especial.

De esta forma, se garantizará una buena nutrición para los alumnos de las 260 escuelas de Quilmes, tanto en su modalidad “Comedor” como así también en el denominado “Desayuno, Merienda Completa” (DMC).

 

 

CAMBIO DE BASE EN LA PROVINCIA. El traspaso del SAE de los Consejos Escolares a los municipios fue definido por la gobernadora Vidal en 2016. En un primer paso, hubo una prueba piloto en 14 municipios: Tres de Febrero, Lanús, Vicente López, Junín, Hurlingham, Escobar, Almirante Brown, San Isidro, José C. Paz, Pilar, Ezeiza, La Plata, Morón y Pinamar.

Se encuentra comprendido por dos programas. Primaria, que incluye escuelas primarias, jardines de infantes, jardines maternales, escuelas especiales y centros de educación complementaria. Y Adolescente, que comprende secundaria básica, escuelas media, técnica y agrarian, entre otras.

A fines de resguardar los fondos públicos comprometidos, el decreto marco establece “un control específico que contempla la ejecución de estrictas auditorías periódicas por parte del Ministerio de Desarrollo Social y de los Municipios, así como también deberes de colaboración y de información entre las partes a los fines de optimizar la gestión Estatal”.