X
Buscan encauzar el vínculo. En la agenda figuran el control de importaciones, el blanqueo laboral, la reducción de Ingresos Brutos y las tasas de interés para las Pymes.
Redacción 12/03/2018 8:42

Tras la orden de Mauricio Macri de bajar la tensión, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, recibirán al mediodía al titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, y los vicepresidentes Luis Betnaza (representante de Techint) y Daniel Funes de Rioja (por la Copal, la entidad que agrupa a las alimenticias). El encuentro se dará en el medio de un clima enrarecido por los cruces del Gobierno con los miembros de la entidad.

Tal como anticipó Letra P, el encuentro busca retomar el diálogo para mejorar la relación que se deterioró tras la reunión de la Junta Directiva de la UIA del 27 de febrero, donde se trataron temas como el aumento de los costos de financiación, la suba de tarifas y el peligro que significa para la industria nacional la importación de tomates al natural en latas (que entre el 2016 al 2017 pasaron de unas 50.000 a más de 29.000.000). Este fue el disparador de una sucesión de intercambios entre el Gobierno y la UIA que ahora, desde ambos bandos, se busca frenar.

"Lo que le vamos a pedir a la UIA es que nos enfoquemos en trabajar cada uno en el presente y para el futuro", señaló Cabrera a Ámbito Financiero y consideró que la responsabilidad del gobierno, según Cabrera, "será la de ocuparnos cómo venimos haciéndolo de tomar medidas y generar el marco para que las empresas sean más competitivas".

 

 

Por su parte, Acevedo sostuvo este fin de semana ante radio Continental que esperan “distender la relación, volver a los cauces normales, y ver cómo nos podemos apoyar", y consideró que se "llegó a esta situación porque ya pasamos dos años de un gobierno que vino a hacer cambios y algunos por ahí no se están realizando".

Entre las principales demandas de los industriales figuran el control de importaciones, el blanqueo laboral, la reducción de Ingresos Brutos y la baja de tasas de interés para las Pymes. Esta última es tal vez una de las mayores preocupaciones.

Los industriales comenzaron a intensificar sus críticas contra el Gobierno luego de que el ministro Cabrera les pidiera que se dejaran de "llorar", en alusión a los planteos que habían surgido desde el sector. Las declaraciones del funcionario no generaron ningún ruido dentro de la Casa Rosada. De hecho, el propio Mauricio Macri avaló los dichos del titular de Producción y acotó ante el gabinete que Guillermo Moreno "les rompió la cabeza" a muchos empresarios durante la era kirchnerista.

Desde la UIA no dudaron en mostrar su malestar con el Ejecutivo. "No nos gustan las descalificaciones", dijo José Urtubey. "No nos estamos quejando, estamos contando la realidad", planteó luego Acevedo. Por parte del Gobierno intentaron bajarle el tono al conflicto. "No hay un enfrentamiento con los empresarios", dijo Peña en un encuentro ante socios del Rotary Club de Buenos Aires.

“Este diálogo no tiene que ser para dirimir diferencias personales sino para hablar de los problemas que tenemos y, sobre todo, para hallar las soluciones para esos problemas”, señaló en las últimas horas el diputado nacional del Frente Renovador y dirigente de la UIA, José Ignacio De Mendiguren.

 

 

 

En el medio de cruces, Cabrera y Peña recibirán a la cúpula de la UIA

Buscan encauzar el vínculo. En la agenda figuran el control de importaciones, el blanqueo laboral, la reducción de Ingresos Brutos y las tasas de interés para las Pymes.

Tras la orden de Mauricio Macri de bajar la tensión, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, recibirán al mediodía al titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, y los vicepresidentes Luis Betnaza (representante de Techint) y Daniel Funes de Rioja (por la Copal, la entidad que agrupa a las alimenticias). El encuentro se dará en el medio de un clima enrarecido por los cruces del Gobierno con los miembros de la entidad.

Tal como anticipó Letra P, el encuentro busca retomar el diálogo para mejorar la relación que se deterioró tras la reunión de la Junta Directiva de la UIA del 27 de febrero, donde se trataron temas como el aumento de los costos de financiación, la suba de tarifas y el peligro que significa para la industria nacional la importación de tomates al natural en latas (que entre el 2016 al 2017 pasaron de unas 50.000 a más de 29.000.000). Este fue el disparador de una sucesión de intercambios entre el Gobierno y la UIA que ahora, desde ambos bandos, se busca frenar.

"Lo que le vamos a pedir a la UIA es que nos enfoquemos en trabajar cada uno en el presente y para el futuro", señaló Cabrera a Ámbito Financiero y consideró que la responsabilidad del gobierno, según Cabrera, "será la de ocuparnos cómo venimos haciéndolo de tomar medidas y generar el marco para que las empresas sean más competitivas".

 

 

Por su parte, Acevedo sostuvo este fin de semana ante radio Continental que esperan “distender la relación, volver a los cauces normales, y ver cómo nos podemos apoyar", y consideró que se "llegó a esta situación porque ya pasamos dos años de un gobierno que vino a hacer cambios y algunos por ahí no se están realizando".

Entre las principales demandas de los industriales figuran el control de importaciones, el blanqueo laboral, la reducción de Ingresos Brutos y la baja de tasas de interés para las Pymes. Esta última es tal vez una de las mayores preocupaciones.

Los industriales comenzaron a intensificar sus críticas contra el Gobierno luego de que el ministro Cabrera les pidiera que se dejaran de "llorar", en alusión a los planteos que habían surgido desde el sector. Las declaraciones del funcionario no generaron ningún ruido dentro de la Casa Rosada. De hecho, el propio Mauricio Macri avaló los dichos del titular de Producción y acotó ante el gabinete que Guillermo Moreno "les rompió la cabeza" a muchos empresarios durante la era kirchnerista.

Desde la UIA no dudaron en mostrar su malestar con el Ejecutivo. "No nos gustan las descalificaciones", dijo José Urtubey. "No nos estamos quejando, estamos contando la realidad", planteó luego Acevedo. Por parte del Gobierno intentaron bajarle el tono al conflicto. "No hay un enfrentamiento con los empresarios", dijo Peña en un encuentro ante socios del Rotary Club de Buenos Aires.

“Este diálogo no tiene que ser para dirimir diferencias personales sino para hablar de los problemas que tenemos y, sobre todo, para hallar las soluciones para esos problemas”, señaló en las últimas horas el diputado nacional del Frente Renovador y dirigente de la UIA, José Ignacio De Mendiguren.