X

Ni llorones ni carilinas: el Gobierno y la UIA sellaron la tregua sin anuncios

Sólo acordaron reactivar mesas sectoriales que, en los hechos, ya existen. Cabrera dijo que el Ejecutivo "no exige inversiones a nadie" y Acevedo, entre risas, que llevó pañuelos pero no los usó.
Por 12/03/2018 15:11

Por orden de Mauricio Macri y apenas separados por una puerta del despacho presidencial, el Gobierno con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, a la cabeza, desactivó este lunes la pelea que la misma Casa Rosada había impulsado con la UIA la semana pasada, dejando los “temas pendientes” a resolver en “mesas sectoriales” en las que participará –sin fecha aún definida- el propio Presidente.

Tras una hora de reunión en el despacho de Peña, mientras Macri recibiría del otro lado de la puerta a la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, Cabrera y Acevedo brindaron la versión oficial del encuentro que se gestó por pedido de Macri el pasado viernes, luego de los fuertes cruces públicos entre el ministro de la Producción que retrucó críticas de la UIA por el nivel de inflación, del dólar, las tasas de interés y la presión impositiva, y les reclamó que no “no sean llorones e inviertan”, a lo que Acevedo replicó que iba a asistir al encuentro con pañuelos de papel conocidos como “carilinas”.

 

 

Cabrera dio un paso atrás en las críticas a la cúpula de la UIA –sector al que en su momento como empresario perteneció el propio presidente Macri- y recapituló: “Nosotros nunca pedimos que haya más inversiones. Comprendemos que la inversión la tiene que hacer un empresario que tiene que estar convencido de que va a tener rentabilidad. Nunca le exigiríamos a nadie que haga inversiones”.

A la vez, que admitió que “las tasas de interés son altas” y reclamó que el Congreso sancione leyes “pendientes” de “financiamiento de Pymes” y de “mercado de capitales”.

Acevedo respondió con la misma moneda. Ante la pregunta de periodistas sobre si los empresarios trajeron pañuelitos de papel, respondió entre risas e ironías: “Sí, traerlos los traje, pero no los saqué. No hizo falta”.

 

 

Del encuentro realizado en el despacho del primer piso de la Casa Rosada participaron, por el Gobierno, Peña y Cabrera; y por la UIA, Acevedo y los vicepresidentes de la entidad industrial: Luis Betnaza (Techint) y Daniel Funes de Rioja (Copal).

“Macri no pasó. Esta fue una reunión muy técnica entre el jefe de Gabinete, el ministro y nosotros, vamos a ir programando reuniones sectoriales para los próximos días”, dijo Acevedo quien, a contramano de las críticas realizadas la semana pasada, esta vez elogió “el apoyo del Gobierno”.

Cabrera agregó que “antes de la reunión” estuvo con el Presidente, quien “ratificó su compromiso con la industria y pidió en particular de algunas de estas mesas donde quiere estar personalmente, pero tenemos que ponerle fecha de asistencia”.

Ambos voceros del encuentro coincidieron en relativizar la pelea por los efectos que está causando en la producción local la política oficial en cuanto al valor del dólar, el aumento de importaciones, las altas tasas de interés y la fuerte presión impositiva, reclamos hechos públicos por los industriales la semana pasada que desataron la sobreactuación del gobierno de Macri.

Desde que asumió, el Presidente pide en diversos actos oficiales un mayor nivel de inversión a los empresarios y en varias oportunidades admitió en off de récord, que no siente el apoyo que esperaba de parte del sector, pese a su origen justamente empresario.

Desde ambos lados destacaron que ahora se viene “un trabajo en conjunto” para redefinir las distintas variables y mejorar la “competitividad” tanto en la “producción para el mercado local” como para generar “exportaciones” y "recuperar mercados" internacionales.

“El dólar es sólo una parte del problema no es tanto el nivel, sino la previsibilidad que podemos llegar a tener en el tipo de cambio", dijo Acevedo y sostuvo que el valor de la divisa estadounidense "no es la causa del problema sino que es un efecto".

"Para ser competitivo se necesita del dólar, pero también de muchas otras cosas que vamos a tener que trabajar tanto desde el sector privado como del Público”, se limitó a responder Acevedo al ser consultado sobre el reclamo empresarial a una nueva política cambiaria.

Sobre el final, ante una consulta de Letra P sobre si coinciden con el índice de inflación dado a conocer por el Gobierno, Acevedo se limitó a responder: “Seguimos hablando en otro momento”.

Cabrera continuó en línea con el discurso oficial de relativizar el impacto de las importaciones en la caída de la actividad industrial local: “Estamos discutiendo con cada una de las mesas de dónde viene la demanda. El problema del comercio internacional está más focalizado en la falta de exportaciones que en las importaciones. Las importaciones en términos absolutos, están por debajo de años anteriores y tiene que ver en un 80 por ciento con el ciclo productivo. Son importaciones que hacen bien a la industria”, aseguró el ministro e insistió en explicar que “quedamos en profundizar el trabajo en conjunto y apoyarnos en temas tributarios en las provincias" ya que afirmó: "En muchos casos se pueden mejorar las tasas para mejorar la productividad”.

Consultado sobre qué les preocupa más a los empresarios, si el dólar, la necesidad de cerrar las importaciones o bajar la presión impositiva, Acevedo evitó nuevas críticas al Gobierno e insistió en darle una tregua y sellar la paz con el Gobierno: "No es ese el tema que estuvimos hablando hoy, fue más general. Fue una reunión mucho más larga de lo que había pensado, se tocaron todos los puntos francamente y vamos a tratar de trabajar más en conjunto con el Gobierno para ir viendo cómo hacemos para pasar del largo plazo, y como vamos a ir viendo la coyuntura”.

Los temas pendientes: “Coincidimos en hacer mesas de trabajo sectoriales en las que podamos ver las cadenas de valor de cada una de esas mesas trabajar desde la producción con Pymes y empresas para ver cuáles son los problemas que tenemos de cada sector y ver dónde tenemos la ventaja para seguir produciendo”, dijo el empresario.

No obstante, el presidente de la UIA admitió que entre los sectores más afectados por las importaciones son “el calzado, textiles y el papel” que ya tienen en funcionamiento las denominadas “mesas sectoriales” junto al gobierno aunque reconoció que podrían abrirse "nuevas mesas" sectoriales según sectores que lo reclamen.

Acevedo reconoció que “la industria es heterogénea” y que “tenemos sectores a los que las importaciones tocan más fuertemente que a otros”.

En una nueva vuelta atrás en la pelea, Cabrera dijo que “no hay críticas” del gobierno a los empresarios y señaló que “fue una charla larga, franca, abierta” donde “tuvimos muchísimas coincidencias para trabajar juntos para mirar hacia el futuro. La verdad es que no había un problema y sigue sin haberlo y la idea es profundizar los acuerdos sectoriales”.

“Obviamente, las inversiones las tiene que decidir cada empresario, nosotros estamos dando las condiciones para que esto ocurra y hay muchos empresarios que por distintas razones y no son exclusivamente los temas financieros, toman decisiones de invertir o no”.

Acevedo tiró más flores al gobierno de Macri al señalar que "hemos encontrado un enorme acompañamiento en el Gobierno para salir a competir en el exterior, para volver a ganar mercados, a recuperarlos” y tras criticar "el excel" del anterior secretario de Comercio kirchnerista, Guillermo Moreno, el dirigente de la UIA advirtió que “eso no se recupera de un año para el otro. Eso lleva tiempo”.

Ni llorones ni carilinas: el Gobierno y la UIA sellaron la tregua sin anuncios

Sólo acordaron reactivar mesas sectoriales que, en los hechos, ya existen. Cabrera dijo que el Ejecutivo "no exige inversiones a nadie" y Acevedo, entre risas, que llevó pañuelos pero no los usó.

Por orden de Mauricio Macri y apenas separados por una puerta del despacho presidencial, el Gobierno con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, a la cabeza, desactivó este lunes la pelea que la misma Casa Rosada había impulsado con la UIA la semana pasada, dejando los “temas pendientes” a resolver en “mesas sectoriales” en las que participará –sin fecha aún definida- el propio Presidente.

Tras una hora de reunión en el despacho de Peña, mientras Macri recibiría del otro lado de la puerta a la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, Cabrera y Acevedo brindaron la versión oficial del encuentro que se gestó por pedido de Macri el pasado viernes, luego de los fuertes cruces públicos entre el ministro de la Producción que retrucó críticas de la UIA por el nivel de inflación, del dólar, las tasas de interés y la presión impositiva, y les reclamó que no “no sean llorones e inviertan”, a lo que Acevedo replicó que iba a asistir al encuentro con pañuelos de papel conocidos como “carilinas”.

 

 

Cabrera dio un paso atrás en las críticas a la cúpula de la UIA –sector al que en su momento como empresario perteneció el propio presidente Macri- y recapituló: “Nosotros nunca pedimos que haya más inversiones. Comprendemos que la inversión la tiene que hacer un empresario que tiene que estar convencido de que va a tener rentabilidad. Nunca le exigiríamos a nadie que haga inversiones”.

A la vez, que admitió que “las tasas de interés son altas” y reclamó que el Congreso sancione leyes “pendientes” de “financiamiento de Pymes” y de “mercado de capitales”.

Acevedo respondió con la misma moneda. Ante la pregunta de periodistas sobre si los empresarios trajeron pañuelitos de papel, respondió entre risas e ironías: “Sí, traerlos los traje, pero no los saqué. No hizo falta”.

 

 

Del encuentro realizado en el despacho del primer piso de la Casa Rosada participaron, por el Gobierno, Peña y Cabrera; y por la UIA, Acevedo y los vicepresidentes de la entidad industrial: Luis Betnaza (Techint) y Daniel Funes de Rioja (Copal).

“Macri no pasó. Esta fue una reunión muy técnica entre el jefe de Gabinete, el ministro y nosotros, vamos a ir programando reuniones sectoriales para los próximos días”, dijo Acevedo quien, a contramano de las críticas realizadas la semana pasada, esta vez elogió “el apoyo del Gobierno”.

Cabrera agregó que “antes de la reunión” estuvo con el Presidente, quien “ratificó su compromiso con la industria y pidió en particular de algunas de estas mesas donde quiere estar personalmente, pero tenemos que ponerle fecha de asistencia”.

Ambos voceros del encuentro coincidieron en relativizar la pelea por los efectos que está causando en la producción local la política oficial en cuanto al valor del dólar, el aumento de importaciones, las altas tasas de interés y la fuerte presión impositiva, reclamos hechos públicos por los industriales la semana pasada que desataron la sobreactuación del gobierno de Macri.

Desde que asumió, el Presidente pide en diversos actos oficiales un mayor nivel de inversión a los empresarios y en varias oportunidades admitió en off de récord, que no siente el apoyo que esperaba de parte del sector, pese a su origen justamente empresario.

Desde ambos lados destacaron que ahora se viene “un trabajo en conjunto” para redefinir las distintas variables y mejorar la “competitividad” tanto en la “producción para el mercado local” como para generar “exportaciones” y "recuperar mercados" internacionales.

“El dólar es sólo una parte del problema no es tanto el nivel, sino la previsibilidad que podemos llegar a tener en el tipo de cambio", dijo Acevedo y sostuvo que el valor de la divisa estadounidense "no es la causa del problema sino que es un efecto".

"Para ser competitivo se necesita del dólar, pero también de muchas otras cosas que vamos a tener que trabajar tanto desde el sector privado como del Público”, se limitó a responder Acevedo al ser consultado sobre el reclamo empresarial a una nueva política cambiaria.

Sobre el final, ante una consulta de Letra P sobre si coinciden con el índice de inflación dado a conocer por el Gobierno, Acevedo se limitó a responder: “Seguimos hablando en otro momento”.

Cabrera continuó en línea con el discurso oficial de relativizar el impacto de las importaciones en la caída de la actividad industrial local: “Estamos discutiendo con cada una de las mesas de dónde viene la demanda. El problema del comercio internacional está más focalizado en la falta de exportaciones que en las importaciones. Las importaciones en términos absolutos, están por debajo de años anteriores y tiene que ver en un 80 por ciento con el ciclo productivo. Son importaciones que hacen bien a la industria”, aseguró el ministro e insistió en explicar que “quedamos en profundizar el trabajo en conjunto y apoyarnos en temas tributarios en las provincias" ya que afirmó: "En muchos casos se pueden mejorar las tasas para mejorar la productividad”.

Consultado sobre qué les preocupa más a los empresarios, si el dólar, la necesidad de cerrar las importaciones o bajar la presión impositiva, Acevedo evitó nuevas críticas al Gobierno e insistió en darle una tregua y sellar la paz con el Gobierno: "No es ese el tema que estuvimos hablando hoy, fue más general. Fue una reunión mucho más larga de lo que había pensado, se tocaron todos los puntos francamente y vamos a tratar de trabajar más en conjunto con el Gobierno para ir viendo cómo hacemos para pasar del largo plazo, y como vamos a ir viendo la coyuntura”.

Los temas pendientes: “Coincidimos en hacer mesas de trabajo sectoriales en las que podamos ver las cadenas de valor de cada una de esas mesas trabajar desde la producción con Pymes y empresas para ver cuáles son los problemas que tenemos de cada sector y ver dónde tenemos la ventaja para seguir produciendo”, dijo el empresario.

No obstante, el presidente de la UIA admitió que entre los sectores más afectados por las importaciones son “el calzado, textiles y el papel” que ya tienen en funcionamiento las denominadas “mesas sectoriales” junto al gobierno aunque reconoció que podrían abrirse "nuevas mesas" sectoriales según sectores que lo reclamen.

Acevedo reconoció que “la industria es heterogénea” y que “tenemos sectores a los que las importaciones tocan más fuertemente que a otros”.

En una nueva vuelta atrás en la pelea, Cabrera dijo que “no hay críticas” del gobierno a los empresarios y señaló que “fue una charla larga, franca, abierta” donde “tuvimos muchísimas coincidencias para trabajar juntos para mirar hacia el futuro. La verdad es que no había un problema y sigue sin haberlo y la idea es profundizar los acuerdos sectoriales”.

“Obviamente, las inversiones las tiene que decidir cada empresario, nosotros estamos dando las condiciones para que esto ocurra y hay muchos empresarios que por distintas razones y no son exclusivamente los temas financieros, toman decisiones de invertir o no”.

Acevedo tiró más flores al gobierno de Macri al señalar que "hemos encontrado un enorme acompañamiento en el Gobierno para salir a competir en el exterior, para volver a ganar mercados, a recuperarlos” y tras criticar "el excel" del anterior secretario de Comercio kirchnerista, Guillermo Moreno, el dirigente de la UIA advirtió que “eso no se recupera de un año para el otro. Eso lleva tiempo”.